MUN­DO

El re­cha­zo a los acuer­dos en­tre la gue­rri­lla de las FARC y el Gobierno de Co­lom­bia ex­pre­sa­do en el re­fe­rén­dum no cie­rra la puer­ta a la es­pe­ran­za. To­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos han mos­tra­do su dis­po­si­ción a se­guir tra­ba­jan­do por la paz.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El re­cha­zo a los acuer­dos en­tre las FARC y el Gobierno de Co­lom­bia no cie­rra la puer­ta a la es­pe­ran­za.

El pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre la lu­mi­no­sa ciu­dad co­lo­nial de Car­ta­ge­na de In­dias era una fies­ta que des­pren­día op­ti­mis­mo y es­pe­ran­za por to­dos los cos­ta­dos. La oca­sión lo me­re­cía, des­pués de 52 años de gue­rra, el pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, y el je­fe de la gue­rri­lla de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC), Ti­mo­chen­ko, iban a fir­mar los acuer­dos de paz lo­gra­dos des­pués de cua­tro años de du­ras ne­go­cia­cio­nes en La Ha­ba­na. Era la ce­le­bra­ción de la paz y el acto se ro­deó de unas li­tur­gias so­lem­ní­si­mas. Los acuer­dos es­ta­ban plas­ma­dos en un do­cu- men­to de 297 pá­gi­nas don­de se re­gu­la­ba mi­nu­cio­sa­men­te la des­mo­vi­li­za­ción de la gue­rri­lla, la en­tre­ga de las ar­mas y la in­te­gra­ción de los gue­rri­lle­ros en la so­cie­dad ci­vil y en la ac­ción po­lí­ti­ca. No era un acuer­do per­fec­to de­cía el pre­si­den­te San­tos, pe­ro era el me­jor de los po­si­bles ya que las ideas no se iban a de­fen­der con dis­pa­ros sino con pa­la­bras.

Im­por­tan­tes man­da­ta­rios del pla­ne­ta, em­pe­zan­do por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, acu­die­ron a apo­yar un acto que abría el país a un fu­tu­ro de paz, el rey emé­ri­to Juan Car­los I re­pre­sen­tó a Es­pa­ña. Fue emo­cio­nan­te y al­ta­men­te sim­bó­li­co ver a Ti­mo­chen­ko y a San­tos fir­mar con un bo­lí­gra­fo, una ba­la con­ver­ti­da en bo­lí­gra­fo. Des­de que a fi­na­les de agos­to se anun­ció el acuer­do con­tó con un apoyo in­con­di­cio­nal de la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal. La en­ca­lle­ci­da y si­nies­tra gue­rra de­ja atrás 260.000 muer­tos, 45.000 des­apa­re­ci­dos y ca­si sie­te mi­llo­nes de des­pla­za­dos. Pa­ra la pues­ta en mar­cha del acuer­do so­lo fal­ta­ba un de­ta­lle, pe­ro el más im­por­tan­te de to­dos: que pa­sa­ra el ri­to del re­fe­rén­dum, un re­fe­rén­dum al que no es­ta­ba obli­ga­do, pe­ro el pre­si­den­te San­tos que­ría te­ner el apoyo de la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos. Na­die du­da­ba que el Sí iba a ga­nar, por eso se ce­le­bró la paz con an­te­la­ción en Car­ta­ge­na. Las en­cues­tas da­ban una vic­to­ria có­mo­da al Sí por cin­co pun­tos de ven­ta­ja co­mo mí­ni­mo.

Aban­de­ra­do del No.

El expresidente Uri­be, el aban­de­ra­do del No, arre­ció su cam­pa­ña car­gan­do con­tra las desor­bi­ta­das con­ce­sio­nes he­chas a la gue­rri­lla y el men­sa­je ca­ló en los ciu­da­da­nos. “Nos pa­re­ce bá­si­co que en nom­bre de la paz no se que­bran­ten los va­lo­res fun­da­men­ta­les”, de­cía. La gue­rri­lla se com­pro­me­tía a des­mo­vi­li­zar­se y a en­tre­gar las ar­mas en los pró­xi­mos seis me­ses. La ve­ri­fi­ca­ción de la en­tre­ga y la sus­pen­sión de las ac­ti­vi­da­des bé­li­cas co­rre­ría a car­go de una mi­sión de Naciones Uni­das, apro­ba­da uná­ni­me­men­te por el Consejo de Se­gu­ri­dad. A cam­bio, los gue­rri­lle­ros po­drían in­cor­po­rar­se a la vi­da ci­vil y a la po­lí­ti­ca. Y aquí es­ta­ba el pun­to más dé­bil, el ajus­te de cuen­tas con la Jus­ti­cia. Ni los lí­de­res de las FARC ni sus com­ba­tien­tes que hu­bie­ran co­me­ti­do crí­me­nes de nar­co­trá­fi­co o le­sa hu­ma­ni­dad se li­bra­rían de las con­de­nas si ren­dían cuen­tas an­te un tribunal de la paz crea­do ad hoc

don­de con­fe­sa­ran sus crí­me­nes y apor­ta­ran in­for­ma­ción de có­mo ocu­rrie­ron las ma­sa­cres. En es­tos ca­sos se­rían con­de­na­dos a pe­nas al­ter­na­ti­vas co­mo la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras o la re­ti­ra­da de las mi­nas que habían pues­to. En ca­so de que no acu­die­ran a tes­ti­fi­car en es­te tribunal po­drían ser juz­ga­dos en un tribunal or­di­na­rio y ser con­de­na­dos has­ta a 20 años de prisión en una cár­cel tra­di­cio­nal. En la ver­tien­te po­lí­ti­ca, el mo­vi­mien­to o par­ti­do que se for­ma­se tras la en­tre­ga de las ar­mas has­ta las elec­cio­nes del año 2018 ten­dría ga­ran­ti­za­da la pre­sen­cia en el Con­gre­so de Re­pre­sen­tan­tes con voz pe­ro sin vo­to, y en las dos le­gis­la­tu­ras has­ta el 2026 es­ta­rían pre­sen­tes un mí­ni­mo de cin­co es­ca­ños en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Ele­va­da abs­ten­ción.

Uri­be pu­so de re­lie­ve es­tos pri­vi­le­gios y la ciu­da­da­nía en­ten­dió que eran ex­ce­si­vos. La ma­la ima­gen de la gue­rri­lla con­tri­bu­yó a que los vo­tan­tes asu­mie­ran sus te­sis. El re­sul­ta­do, ya se sa­be, fue muy ajus­ta­do, ven­ció el No por unas dé­ci­mas: 50,2% de los vo­tos fren­te al 49,78% del Sí. En realidad, ven­cie­ron los abs­ten­cio­nis­tas, que su­ma­ron el 62%. La ex­pri­sio­ne­ra de las FARC y ex­can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de Co­lom­bia, In­grid Be­tan­court, se pre­gun­ta­ba en vís­pe­ras del re­fe­rén­dum: ¿ha­béis vis­to al­gún país que pre­gun­te a sus ha­bi­tan­tes si quie­ren vi­vir en paz? Des­pués no com­pren­dió los re­sul­ta­dos.

La Igle­sia ca­tó­li­ca, tan im­pli­ca­da en las cau­sas de la paz, es­pe­cial­men­te en el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co, en es­ta oca­sión se man­tu­vo dis­tan­te en re­la­ción con el re­fe­rén­dum. Un pre­sa­gio del re­sul­ta­do. El pre­si­den­te San­tos cae­rá de la lis­ta de los candidatos al No­bel de la Paz. Uri­be de­cía y si­gue di­cien­do que la paz es ilu­sio­nan­te, pe­ro los tex­tos de La Ha­ba­na son de­cep­cio­nan­tes.

En un pri­mer mo­men­to, al co­no­cer los re­sul­ta­dos, pen­sa­mos que la paz en Co­lom­bia se la lle­va­ba el vien­to, pe­ro hay que con­fe­sar que las dis­tin­tas par­tes han reac­cio­na­do bien y to­dos di­cen que se­gui­rán lu­chan­do pa­ra alar­gar el si­len­cio de los fu­si­les y las pis­to­las. San­tos ha di­cho que no se rin­de, que se­gui­rá lu­chan­do y Uri­be ha lla­ma­do a la for­ma­ción de un pac­to po­lí­ti­co pa­ra en­con­trar nue­vos ca­mi­nos a la paz. Por su par­te, Ti­mo­chen­ko ha mos­tra­do su vo­lun­tad de no pro­lon­gar el con­flic­to.

Los acuer­dos han con­ta­do con el apoyo de la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal

Partidarios del Sí a los acuer­dos de paz se ma­ni­fies­tan fren­te al Con­gre­so de los Re­pre­sen­tan­tes, en Bo­go­tá, tras co­no­cer los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.