ENTREVISTA

JO­SÉ ANTONIO PERÉZ TAPIAS

Tiempo - - SUMARIO - Luis Cal­vo POR lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Fer­mín Ro­drí­guez FO­TOS:

En pleno fra­gor de la ba­ta­lla so­cia­lis­ta, cuan­do Pe­dro Sán­chez pu­so las ur­nas de la dis­cor­dia en el Co­mi­té Fe­de­ral, Jo­sé Antonio Pé­rez Tapias de­ci­dió aban­do­nar la reunión. A pe­sar de de­fen­der las te­sis del ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral, el ges­to le hi­zo com­pren­der que ya no ha­bía es­pa­cio pa­ra el diá­lo­go en el cón­cla­ve so­cia­lis­ta. Los días, re­co­no­ce, han en­fria­do los áni­mos, pe­ro no han con­se­gui­do di­luir el re­gus­to a naufragio con el que se fue ese sá­ba­do de la se­de de la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid.

¿Cuál es la si­tua­ción del PSOE tras el es­pec­tácu­lo del Co­mi­té Fe­de­ral? Fue, efec­ti­va­men­te, un es­pec­tácu­lo. Y se pue­den aña­dir ca­li­fi­ca­ti­vos: bo­chor­no­so, la­men­ta­ble, et­cé­te­ra. Des­pués de eso, la si­tua­ción es su­ma­men­te de­li­ca­da. Cuan­do aban­do­né el Co­mi­té Fe­de­ral ya ha­blé de un Par­ti­do So­cia­lis­ta ro­to y aho­ra lo veo per­di­do, des­orien­ta­do y, si no se re­com­po­ne, sin pro­yec­ción. Pue­de aca­bar con­de­na­do a la irre­le­van­cia, su­frir es­ci­sio­nes irre­pa­ra­bles... es un mo­men­to su­ma­men­te di­fí­cil. Y eso no ha­ce más que sub­ra­yar la irres­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes nos han me­ti­do en una si­tua­ción co­mo es­ta.

Los crí­ti­cos di­cen que no era un de­ba­te ideo­ló­gi­co, sino sobre un li­de­raz­go fu­nes­to y aca­ba­do. No es­toy de acuer­do. Es una ex­pli­ca­ción su­ma­men­te su­per­fi­cial. Es ver­dad que el li­de­raz­go de Pe­dro Sán­chez es­ta­ba cues­tio­na­do y te­nía pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to in­terno. La comunicación no era flui­da en­tre los dis­tin­tos ni­ve­les. To­do eso era pú­bli­co, pe­ro no se pue­de se­pa­rar lo or­gá­ni­co de lo po­lí­ti­co co­mo si no tu­vie­ran na­da que ver. El de­to­nan­te fue la po­si­bi­li­dad de que fra­gua­ra un pac­to par­la­men­ta­rio que die­se a luz un Gobierno al­ter­na­ti­vo con Uni­dos Po­de­mos y los na­cio­na­lis­mos. Esa po­si­bi­li­dad desató la ira de un sec­tor que se opo­nía ex­plí­ci­ta­men­te a ello.

¿Por qué par­te del PSOE se nie­ga a ese ti­po de Gobierno? La re­be­lión an­ti­de­mo­crá­ti­ca de los miem­bros de la Eje­cu­ti­va que di­mi­tie­ron pa­ra for­zar el ce­se del se­cre­ta­rio ge­ne­ral fue una con­ju­ra ba­jo coar­ta­da es­pa­ño­lis­ta. Se pu­so de for­ma in­sis­ten­te Es­pa­ña por de­lan­te con el uso de ex­pre­sio­nes gran­di­lo­cuen­tes que con­tra­po­nían el bien del país con el del par­ti­do. En el fon­do, lo que hay es una po­si­ción que no es cohe­ren­te con nues­tra pro­pues­ta de re­for­ma fe­de­ra­lis­ta de la Cons­ti­tu­ción. Se cie­rra al re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to de las na­cio­na­li­da­des que evi­den­te­men­te exis­ten en el Es­ta­do es­pa­ñol co­mo for­ma de re­sol­ver esa cues­tión y tra­tar de cohe­sio­nar más el Es­ta­do.

Pe­ro al­gu­nos ba­ro­nes ha­cen ex­ten­si­vo ese re­cha­zo a Po­de­mos. Sí, hay sec­to­res tam­bién muy rea­cios a cual­quier pac­to con Uni­dos Po­de­mos. Es ver­dad que en las eta­pas an­te­rio­res se co­me­tie­ron ex­ce­sos ver­ba­les y ges­tua­les, sobre to­do en­tre las elec­cio­nes de di­ciem­bre y ju­nio, que com­pli­ca­ron el pac­to. Pe­ro el PSOE tam­bién pu­so con­di­cio­nes que de he­cho su­po­nían el blo­queo de esa vía. Al­gu­nos po­de­res me­diá­ti­cos, eco­nó­mi­cos o em­pre­sa­ria­les se opo­nían y pre­sio­na­ron al PSOE res­pec­to a plan­tea­mien­tos en torno al cues­tio­na­mien­to de las po­lí­ti­cas eu­ro­peas o en torno a po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas o so­cia­les, don­de el acer­ca­mien­to se­ría fá­cil. De ahí que Pe­dro Sán­chez se echa­ra en ma­nos de Ciu­da­da­nos.

¿Cree que la ac­tual ges­to­ra es­tá caminando ha­cia la abs­ten­ción? El par­ti­do, ba­jo la di­rec­ción de su ges­to­ra, quie­re jus­ti­fi­car lo que has­ta aho­ra se ha­bía re­cha­za­do con mu­cho én­fa­sis: esa abs­ten­ción que per­mi­ti­ría un Gobierno del PP aun­que fue­se de for­ma pa­si­va. Has­ta aho­ra el No a Ra­joy de al­gu­nos di­ri­gen­tes era una po­si­ción me­ra­men­te tac­ti­cis­ta, pa­ra ga­nar tiem­po y car­gar el pe­so de la de­ci­sión úl­ti­ma al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Cuan­do él in­ten­tó una sa­li­da por otro la­do, la si­tua­ción se blo­queó. El pro­ble­ma es que aho­ra tie­nen que dar­le la vuel­ta de for­ma muy des­ca­ra­da a los mis­mos ar­gu­men­tos que con tan­ta fuer­za de­fen­dían has­ta aho­ra. Pa­ra ello ape­la­rán al sen­ti­do de Es­ta­do, pe­ro tam­bién a la ca­tás­tro­fe que unas ter­ce­ras elec­cio­nes po­dían su­po­ner en la po­si­ción de de­bi­li­dad del PSOE. La pa­ra­do­ja es que esa de­bi­li­dad ha­ce que el PSOE no pue­da ne­go­ciar esa abs­ten­ción, sino que es el PP el que pon­drá con­di­cio­nes si que­re­mos evi­tar nue­vos co­mi­cios.

¿Cree que el PP lo va a po­ner di­fí­cil? Ra­joy sa­be que pa­ra evi­tar elec­cio­nes el PSOE ne­ce­si­ta una abs­ten­ción que pue­da de­fen­der an­te la opi­nión pú­bli­ca. Si fue­ra posible, in­clu­so que otros,

co­mo el PNV, le re­sol­vie­ran la pa­pe­le­ta. Es un plan­tea­mien­to ab­sur­do, de una no­ta­ble co­bar­día po­lí­ti­ca y un cier­to pa­ra­si­tis­mo. Esa vía ade­más no re­suel­ve la si­tua­ción. Yo des­de lue­go se­gui­ré de­fen­dien­do el No a un Gobierno del Par­ti­do Po­pu­lar.

¿Pe­di­rá una con­sul­ta a la mi­li­tan­cia si la ges­to­ra abo­ga por la abs­ten­ción? Sí, ya lo he he­cho en otras oca­sio­nes. Cuan­do Pe­dro Sán­chez pro­pu­so un con­gre­so or­di­na­rio, yo pen­sa­ba que la con­sul­ta po­día ser una sa­li­da me­jor. Eso ha­bría da­do le­gi­ti­mi­dad a los ór­ga­nos del par­ti­do pa­ra lle­var su de­ci­sión has­ta el fi­nal. Aho­ra la si­tua­ción es más di­fí­cil. El pre­si­den­te de la ges­to­ra no es muy favorable a con­sul­tar a los mi­li­tan­tes, pe­ro es que la ges­to­ra no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar una de­ci­sión de ese ti­po. En los re­gla­men­tos, la ges­to­ra es­tá pen­sa­da pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes in­ter­nas de una agru­pa­ción o fe­de­ra­ción a tra­vés de un con­gre­so. Su com­pe­ten­cia es ges­tio­nar la cri­sis, no to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de es­te ca­li­bre. Por ho­nes­ti­dad po­lí­ti­ca, la ges­to­ra de­be con­vo­car a la mi­li­tan­cia pa­ra to­mar esa de­ci­sión.

¿Hay ries­go de que el PSC u otras fe­de­ra­cio­nes se nie­guen a aca­tar­la? Una abs­ten­ción pa­ra que go­bier­ne Ma­riano Ra­joy lo que ha­ce es anun­ciar nue­vas po­si­cio­nes in­mo­vi­lis­tas del Eje­cu­ti­vo en cues­tio­nes te­rri­to­ria­les, con plan­tea­mien­tos muy cen­tra­lis­tas, más si ca­be por el apoyo de Ciu­da­da­nos en es­tos te­mas. En Ca­ta­lu­ña eso su­pon­drá más blo­queos, más obs­truc­cio­nes, que se rom­pan de­fi­ni­ti­va­men­te los diá­lo­gos con quien, nos gus­te o no, tie­ne una re­pre­sen­ta­ción le­gí­ti­ma en el Par­la­men­to ca­ta­lán y na­cio­nal. Cuan­to más PP hay en Es­pa­ña, más in­de­pen­den­tis­mo se crea en Ca­ta­lu­ña. An­te esa si­tua­ción, el PSC se que­da en una po­si­ción muy di­fí­cil, de par­ti­do, pe­ro tam­bién ins­ti­tu­cio­nal. Tie­nen ra­zo­nes pa­ra ne­gar­se a ese ti­po de de­ci­sio­nes. Los crí­ti­cos pro­po­nen a Su­sa­na Díaz pa­ra co­ser el par­ti­do. ¿Qué le pa­re­ce? No com­par­to esa opi­nión. Su­sa­na Díaz es quien ha pro­vo­ca­do el des­co­si­do. Pre­sen­tar­se, jun­to a otras per­so­nas, co­mo quie­nes pue­den co­ser o re­men­dar el par­ti­do no es creí­ble. Es cier­to que hu­bo erro­res de Pe­dro Sán­chez, pe­ro la ma­nio­bra de aco­so y de­rri­bo al se­cre­ta­rio ge­ne­ral que se or­ques­tó con­su­man­do las pre­sio­nes que ve­nían des­de ha­ce mu­cho ha si­do tre­men­da. Pre­sio­nes que ve­nían de fue­ra, pe­ro que han en­con­tra­do den­tro del par­ti­do los ins­tru­men­tos pa­ra ac­tuar. Di­ri­gen­tes de cier­tas fe­de­ra­cio­nes, co­mo Su­sa­na Díaz, Gui­ller­mo Fer­nán­dez Vara o Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge, yo creo que no en­tien­den, vis­to su com­por­ta­mien­to irres­pon­sa­ble, pri­me­ro lo que se jue­ga el PSOE en el fu­tu­ro in­me­dia­to pe­ro tam­po­co lo que ocu­rre en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. Bus­can so­lu­cio­nes mi­ran­do al pa­sa­do, a un mo­de­lo de par­ti­do o un pa­ra­dig­ma po­lí­ti­co di­fe­ren­te, que año­ra las ma­yo­rías ab­so­lu­tas e ig­no­ra la plu­ra­li­dad que hoy hay en las iz­quier­das. Las so­lu­cio­nes del pa­sa­do ya no fun­cio­nan. Su ope­ra­ción se ha zan­ja­do con tan­to éxi­to co­mo da­ño al par­ti­do. ¿Apo­ya­ría a Pe­dro Sán­chez pa­ra que re­cu­pe­ra­ra el li­de­raz­go? Ten­drán que ha­blar an­tes to­dos los pro­ta­go­nis­tas. Su­sa­na Díaz, aun­que lo ha da­do a en­ten­der, aún no ha ex­pli­ci­ta­do que se va­ya a pre­sen­tar. Va lle­gan­do el mo­men­to, y sus­cri­bo las pa­la­bras de Jo­sep Bo­rrell, en el que hay que de­fi­nir­se y no hur­tar a la mi­li­tan­cia las de­ci­sio­nes. Y to­do eso em­pie­za por la posible abs­ten­ción. Sí o no. No se pue­de na­dar y guar­dar la ro­pa. Y ya pues­tos, que acla­re esa posible dis­po­si­ción o no a pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias. Hay mu­chos ojos pues­tos en ella. Al­gu­nos pen­san­do en las ven­ta­jas, pe­ro otros tam­bién en los in­con­ve­nien­tes. Es­pa­ña no es An­da­lu­cía. Y si allí los re­sul­ta­dos ya no son los his­tó­ri­cos, qui­zá hay que ser cau­to en el res­to del país.

Sán­chez sí se ha pos­tu­la­do ya. Sí, pe­ro ten­drá que ha­cer su pro­ce­so de re­fle­xión. Si lo ha­ce, des­de lue­go ten­drá que pre­sen­tar pro­pues­tas más cla­ras y po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas más ela­bo­ra­das que las que ha de­fen­di­do has­ta aho­ra si quie­re con­ci­tar ad­he­sio­nes.

¿Cuán­do de­be ce­le­brar­se el con­gre­so pen­dien­te? Las ges­to­ras es­tán pen­sa­das pa­ra re­sol­ver en el me­nor tiem­po posible la si­tua­ción crea­da. Su fun­ción es in­te­ri­na. El con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio de­be con­vo­car­se lo an­tes posible. El tiem­po no cu­ra las co­sas.

¿Te­me una hui­da de los mi­li­tan­tes más pro­gre­sis­tas? Ya se es­tá dan­do. No so­lo por los acon­te­ci­mien­tos del sá­ba­do, que es ver­dad que han pro­vo­ca­do que al­gu­nos mi­li­tan­tes no vean ya nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que el par­ti­do se re­con­duz­ca en tér­mi­nos de de­mo­cra­cia in­ter­na. La de­ri­va que el par­ti­do pue­de to­mar ha­cia la de­re­cha em­pu­ja­do por la abs­ten­ción a un Gobierno del PP pue­de aca­bar em­pu­jan­do a mu­chos mi­li­tan­tes fue­ra del par­ti­do.

“LOS MI­LI­TAN­TES DE­BEN DE­CI­DIR SOBRE LA ABS­TEN­CIÓN” “EL COM­POR­TA­MIEN­TO DE DÍAZ O VARA HA SI­DO IRRES­PON­SA­BLE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.