Sán­chez, el hom­bre que se cre­yó el Corbyn es­pa­ñol

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

El día de re­fle­xión de las elec­cio­nes ga­lle­gas y vascas, en la Fies­ta de la Ro­sa en Pi­ne­da de Ga­vá (Bar­ce­lo­na), an­te el es­ta­lli­do de la ofen­si­va de los ba­ro­nes re­gio­na­les con­tra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE Pe­dro Sán­chez, que aca­ba­ba de pro­po­ner un Gobierno im­po­si­ble con Po­de­mos, Ciu­da­da­nos y si era pre­ci­so con los na­cio­na­lis­tas, el lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta, dio un gri­to que, di­cen, con­mo­vió a quie­nes asis­tían al acto par­ti­da­rio: “Pe­dro, ¡man­ten­te fir­me! ¡Lí­bra­nos de Ra­joy y del PP! ¡Lí­bra­nos, por Dios, lí­bra­nos de ellos! ¡Es­ta­mos a tu la­do, es­ta­mos con­ti­go! ¡Aguan­ta, re­sis­te las pre­sio­nes! ¡In­ten­ta for­mar una ma­yo­ría pro­gre­sis­ta y de cam­bio! ¡Es­pa­ña no pue­de per­mi­tir­se cua­tro años más de PP!”.

Pro­ba­ble­men­te, eso era lo úni­co agra­da­ble que Sán­chez oyó ese sá­ba­do, aun­que di­cen que ese día una de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes era co­no­cer al mi­nu­to el fu­tu­ro del lí­der laborista bri­tá­ni­co Je­remy Corbyn, que, pe­se a que 172 dipu­tados (una ma­yo­ría aplas­tan­te de su gru­po) habían exi­gi­do su di­mi­sión por su (se­gún ellos) fal­ta de con­vic­ción en la lu­cha con­tra el bre­xit, ha­bía aguan­ta­do: “Re­sis­ti­ré, ni me voy, ni ti­ro la toa­lla. Me vol­ve­ré a pre­sen­tar”, fue la res­pues­ta al cer­co de su par­ti­do.

Corbyn, ese di­no­sau­rio de iz­quier­da pa­ra al­gu­nos y Me­sías re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra otros, con­si­de­ra­do co­mo el ver­da­de­ro re­pre­sen­tan­te de los de aba­jo, que a sus 67 años no ha re­nun­cia­do a su iz­quier­dis­mo y ha vo­ta­do cien­tos de ve­ces en con­tra del cri­te­rio del la­bo­ris­mo, es el per­so­na­je que más ad­mi­ra Sán­chez. Des­de ha­ce me­ses Corbyn es su re­fe­ren­cia, aun­que si hu­bie­ra que bus­car, ideo­ló­gi­ca­men­te, a un Corbyn en el PSOE ha­bría que ha­cer­lo en Gra­na­da, don­de vi­ve el ca­te­drá­ti­co Jo­sé Antonio Pé­rez Tapias, un hom­bre de iz­quier­das que de­fien­de ade­más el de­re­cho a de­ci­dir, par­ti­da­rio de un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir en­tre mo­nar­quía o re­pú­bli­ca y, en te­mas eco­nó­mi­cos, más cer­cano a Iz­quier­da Uni­da que al PSOE.

Pe­ro quien real­men­te ad­mi­ra a Corbyn es Sán­chez por­que mu­cho de lo que le es­tá pa­san­do a él ya le ha pa­sa­do al lí­der laborista bri­tá­ni­co. Le ad­mi­ra por su te­na­ci­dad, su re­sis­ten­cia, su lu­cha con­tra los que le cri­ti­ca­ban y que­rían que di­mi­tie­ra co­mo lí­der del par­ti­do y que ti­ra­ra la toa­lla. Se ne­gó, re­sis­tió y, en unas pri­ma­rias, fren­te al mo­de­ra­do Owen Smith, ga­nó por 313.209 vo­tos, 60.000 más que los ob­te­ni­dos cuan­do fue ele­gi­do lí­der laborista por pri­me­ra vez en 2015. Corbyn se im­po­nía a Smith al lo­grar el 61,8% de los vo­tos fren­te al 38,2% de su ri­val, 100.000 vo­tos de di­fe­ren­cia.

Se­gún los que di­cen co­no­cer bien al PSOE y a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, hay al­gu­nas si­mi­li­tu­des en­tre los dos par­ti­dos, el mo­men­to po­lí­ti­co que es­tán vi­vien­do e, in­clu­so, en­tre sus lí­de­res a pe­sar de la edad, la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de ca­da uno y has­ta de su pre­sen­cia fí­si­ca. Di­cen que, sin la cri­sis eco­nó­mi­ca y sus con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras sobre los des­fa­vo­re­ci­dos y sobre la cla­se me­dia, sin la pér­di­da de po­der del vie­jo apa­ra­to, sin el mis­mo des­con­cier­to y di­vi­sión in­ter­na por los que atra­vie­san los dos par­ti­dos, no se hu­bie­ran pro­du­ci­do los fe­nó­me­nos Corbyn y Sán­chez. En lo que no coin­ci­den es en la ba­ta­lla san­grien­ta en­tre las dos fac­cio­nes del PSOE, san­chis­tas y crí­ti­cos, y en el es­pec­tácu­lo que han da­do la se­ma­na pa­sa­da en el Co­mi­té Fe­de­ral, con in­sul­tos, des­ca­li­fi­ca­cio­nes, mo­vi­li­za­cio-

AL DI­MI­TI­DO SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DEL PSOE LE HU­BIE­RA GUS­TA­DO RE­SIS­TIR, CO­MO HA HE­CHO EL LÍ­DER LABORISTA BRI­TÁ­NI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.