Co­rrup­tos y ro­ba­ga­lli­nas

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Si nos ate­ne­mos a los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, si­gue vi­gen­te la fra­se que pro­nun­ció el pre­si­den­te del Tribunal Su­pre­mo, Car­los Les­mes, sobre la ac­tual Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal que es­tá “pen­sa­da pa­ra el ro­ba­ga­lli­nas, no pa­ra el gran de­frau­da­dor”, lo cual su­po­ne una tra­ba en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Ex­pon­dré los he­chos a los que me re­fie­ro. Lar­bi el Mou­den, un ma­rro­quí que lle­va más de 20 años en Es­pa­ña, ca­sa­do con una es­pa­ño­la, con un hi­jo, em­pleo fi­jo, sin an­te­ce­den­tes pe­na­les, fue con­de­na­do por la jue­za a dos años y cua­tro me­ses de cár­cel por ro­bar un mó­vil va­lo­ra­do en 120 eu­ros.

Lar­bi lle­va en la cár­cel des­de abril y aún no ha re­ci­bi­do res­pues­ta a la pe­ti­ción de ter­cer gra­do. Su abo­ga­do di­ce que exis­ten prue­bas a fa­vor de su inocen­cia y pi­de un in­dul­to an­te un ca­so tan in­só­li­to. Qui­zá lo ha­ya con­se­gui­do cuan­do se pu­bli­quen es­tas lí­neas.

Si el an­te­rior es un ca­so em­ble­má­ti­co de ro­ba­ga­lli­nas, los si­guien­tes afec­tan a gran­des de­frau­da­do­res que, a tra­vés de ar­gu­cias le­ga­les y téc­ni­cas di­la­to­rias, retrasan o in­clu­so evi­tan su en­tra­da en prisión, a pe­sar de que es­tán acu­sa­dos de de­li­tos enor­me­men­te más gra­ves que ro­bar un mó­vil. El pre­sun­to ca­be­ci­lla de la Gür­tel, Fran­cis­co Co­rrea, ne­go­ció con la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción ofre­cer in­for­ma­ción sen­si­ble a cam­bio de una re­duc­ción de la pe­ti­ción de con­de­na. No lo logró en su mo­men­to y aho­ra vuel­ve a la car­ga con otra pe­ti­ción: que le de­jen ac­ce­der a los 22 mi­llo­nes que tie­ne en sus cuen­tas blo­quea­das en Sui­za pa­ra re­pa­rar el da­ño cau­sa­do e in­ten­tar, de nue­vo, re­du­cir la pre­vi­si­ble con­de­na.

Otro in­tere­sa­do co­la­bo­ra­dor con la Jus­ti­cia es el “yon­qui del di­ne­ro”, Mar­cos Be­na­vent, que tam­bién se ha aco­gi­do a otra fi­gu­ra ju­rí­di­ca, a cam­bio de im­pli­car a los que se re­par­tían las co­mi­sio­nes del 3% en los des­pa­chos del Ayun­ta­mien­to y de la Dipu­tación de Va­len­cia, se­gún su tes­ti­mo­nio, con el co­no­ci­mien­to del ac­tual pre­si­den­te del par­ti­do y del Gobierno en fun­cio­nes.

Mi­guel Ble­sa es otro de los que pre­ten­de be­ne­fi­ciar­se de la le­ga­li­dad vi­gen­te y, pa­ra sua­vi­zar la posible con­de­na, de­ci­de re­pa­rar el da­ño y re­in­te­gra 436.688 eu­ros que se gas­tó con

SI RO­BAR A MA­NOS LLE­NAS SA­LE TAN BA­RA­TO PUE­DE ANIMAR A OTROS A DE­LIN­QUIR

su tar­je­ta black. Pe­ti­ción a la que ac­ce­de Fer­nan­do An­dreu, juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal que in­ves­ti­ga el ca­so Ban­kia. Evi­to ex­ten­der­me con más ca­sos por fal­ta de es­pa­cio.

Es­tá bien que los pre­sun­tos co­rrup­tos co­la­bo­ren con la Jus­ti­cia, con­fie­sen y de­la­ten a sus com­pa­ñe­ros de fe­cho­rías, re­pa­ren par­cial­men­te el da­ño cau­sa­do, de­vuel­van el di­ne­ro que fue mal­ver­sa­do, que se aco­jan a los be­ne­fi­cios de la ley, pe­ro no a un cos­te tan ba­jo.

Es in­jus­to que les sir­va de ate­nuan­te li­mi­tar­se a de­vol­ver, sin mul­ta ni in­tere­ses, so­lo las can­ti­da­des que ro­ba­ron. La ley de­be­ría ser más es­tric­ta. Por­que si ro­bar a ma­nos lle­nas sa­le tan ba­ra­to pue­de animar a otros es­ta­fa­do­res a de­lin­quir.

I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.