Pa­sean­do con Whit­man

Tiempo - - VIVIR - JUAN BO­LEA

El poe­ta Walt Whit­man pa­só el ve­rano de 1864 en hos­pi­ta­les de cam­pa­ña.

Acu­día a sus tien­das pa­ra con­so­lar a los sol­da­dos he­ri­dos en las batallas con­tra el Sur. Por las ca­lles de Wa­shing­ton so­lía cru­zar­se con el pre­si­den­te Lin­coln, a ca­ba­llo sobre una mon­tu­ra gris, ves­ti­do de ne­gro y pro­te­gi­do por un des­ta­ca­men­to de ca­ba­lle­ría con los sa­bles des­en­vai­na­dos.

En­tre los he­ri­dos, la pre­sen­cia del poe­ta era muy va­lo­ra­da. Le pe­dían que les con­ta­ra his­to­rias y es­cri­bie­se car­tas a sus fa­mi­lias. Whit­man lle­va­ba una ga­vi­lla de cuen­tos cé­le­bres, otros de su co­se­cha, al­ma­na­ques y una Bi­blia, pues a me­nu­do los mo­ri­bun­dos le so­li­ci­ta­ban el consuelo de una lec­tu­ra sa­gra­da.

Por las no­ches, al re­gre­sar a ca­sa, des­pués de ver su­frir y mo­rir a los hé­roes (tam­bién reír, tam­bién sal­var­se), Whit­man re­gis­tra­ba sus im­pre­sio­nes y char­las con los sol­da­dos, las ampu­tacio­nes y ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas, los ges­tos de gran­de­za y de­rro­ta, el des­tino, la de­bi­li­dad y el va­lor de aque­lla ge­ne­ra­ción de nor­te­ame­ri­ca­nos que la Gue­rra de Se­ce­sión ha­bía par­ti­do en dos, co­mo al Nor­te y al Sur.

Los apun­tes li­te­ra­rios de Whit­man, tra­du­ci­dos por la edi­to­rial Ca­pi­tán Swing (Pers­pec­ti­vas de­mo­crá­ti­cas y otros es­cri­tos), son so­brios, ma­jes­tuo­sos, y con­tie­nen, co­mo el res­to de la obra del au­tor de Ho­jas de hier­ba, ele­men­tos esen­cia­les de su épo­ca. Whit­man can­ta a su jo­ven de­mo­cra­cia, y a los jóvenes nor­te­ame­ri­ca­nos, con pu­re­za e inocen­cia, es­for­zán­do­se por orien­tar el to­rren­te de to­da esa san­gre ilu­sio­na­da ha­cia el ho­ri­zon­te de una na­ción más jus­ta y ge­ne­ro­sa, los Es­ta­dos Uni­dos de América. En la des­crip­ción de sus prin­ci­pios éti­cos, for­ta­le­za mo­ral y be­lle­zas pai­sa­jís­ti­cas el poe­ta des­plie­ga su fas­ci­nan­te ar­bo­res­cen­cia ver­bal, im­preg­na­da de sol, vien­to y na­tu­ra­le­za, un me­ta­fó­ri­co ca­rrua­je que nos trans­por­ta por Ala­ba­ma o Vir­gi­nia con ve­lo­ces y chis­pean­tes ad­je­ti­vos, co­mo ca­ba­llos de ti­ro, y al pes­can­te, el pa­triar­ca.

Gracias a su visión poé­ti­ca, Whit­man pa­só del po­zo del feu­da­lis­mo eu­ro­peo al ma­nan­tial de­mo­crá­ti­co, de Edim­bur­go y Pa­rís a Las Ro­co­sas, los gran­des ríos, los Gran­des La­gos. Sus pa­la­bras flo­tan, sus fra­ses per­du­ran y en es­te li­bro

EL POE­TA IMPREGNA SUS ES­CRI­TOS SOBRE LA GUE­RRA DE SE­CE­SIÓN DE SOL Y VIEN­TO

Iel al­ma de la na­ción aflo­ra. Via­ja­mos por un mun­do ur­bano y ru­ral, in­dus­trial y mís­ti­co, bé­li­co y pa­cí­fi­co que él nos in­vi­ta a ver con una mi­ra­da nue­va y don­de el erran­te can­tor, án­gel caí­do o pro­fe­ta, irá en­con­tran­do a otros per­so­na­jes irre­pe­ti­bles. Ed­gar Allan Poe, con quien man­tu­vo una entrevista en su des­pa­cho de Broad­way (“Es­tu­vo muy cor­dial, muy tran­qui­lo, y su apa­rien­cia per­so­nal y ro­pas eran cui­da­das. Muy ama­ble y hu­mano, pe­ro al­go ven­ci­do, qui­zá un po­co fa­ti­ga­do”, anotó Whit­man). O co­mo el fa­bu­lo­so Jon Ja­cob As­tor, que se des­pla­za­ba por Nue­va York en tri­neo, ves­ti­do de pie­les, no en vano era el ma­yor im­por­ta­dor del Ár­ti­co...

Le­gen­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.