En la Po­lo­nia ju­día ha­cer “el via­je a Bue­nos Ai­res” sig­ni­fi­ca­ba en­trar en la pros­ti­tu­ción

Tiempo - - VIVIR -

don­de les obli­gan a vi­vir en Po­lo­nia y Ucra­nia. Sus ha­bi­tan­tes no so­lo hu­yen de la po­bre­za, sino tam­bién de los po­gro­mos que pa­de­cen los ju­díos en Ru­sia.

Pa­ra es­ta gen­te la lle­ga­da al sh­tetl de un asea­do emi­gran­te que di­ce bus­car una es­po­sa pa­ra lle­vár­se­la a la Ar­gen­ti­na es co­mo si se abrie­ra la puer­ta del cie­lo. Las fa­mi­lias entregan a sus hi­jas más jóvenes y bo­ni­tas, in­clu­so ni­ñas de 12 o 13 años, por­que cual­quier des­tino es me­jor que el pre­sen­te del sh­tetl. En Bue­nos Ai­res el asea­do emi­gran­te cum­ple: el ra­bino lo ca­sa con la chi­ca en la si­na­go­ga. A con­ti­nua­ción la subas­ta en La Pa­ri­sien o el Ho­tel Pa­les­ti­na –dos ne­go­cios ju­díos– ese es el mo­dus ope­ran­di de los ca­fis­hios, los pro­xe­ne­tas ju­díos, siem­pre ca­sa­dos con sus pu­pi­las.

“No hay un so­lo po­la­co de Bue­nos Ai­res que no ten­ga cin­co o seis mu­je­res”, es­cri­be en 1927 el pe­rio­dis­ta Al­bert Lon­dres (“po­la­co” es el ju­dío de Po­lo­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.