“Con su ejem­plo de su­pera­ción, los ni­ños nos ani­man a se­guir tra­ba­jan­do”

Tiempo - - VIVIR - Por

Re­gi­na Bui­tra­go

Al­deas In­fan­ti­les SOS es una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal, pri­va­da, de ayu­da a la in­fan­cia, sin áni­mo de lu­cro e in­de­pen­dien­te de to­da orien­ta­ción po­lí­ti­ca con pre­sen­cia en 134 paí­ses. ¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra us­te­des es­te pre­mio? Es un pre­mio de los ni­ños y de los jóvenes de Al­deas In­fan­ti­les que, con su ejem­plo de su­pera­ción per­so­nal, nos es­ti­mu­lan a se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que ca­da día es­tén me­jor. Así co­mo un re­co­no­ci­mien­to a los tra­ba­ja­do­res, so­cios, em­pre­sas y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que nos ayu­dan a desa­rro­llar nues­tros pro­gra­mas. ¿En qué se di­fe­ren­cian del res­to de las ONG que hay de­di­ca­das a los ni­ños en el mun­do y en Es­pa­ña? No­so­tros ha­ce 50 años que em­pe­za­mos a tra­ba­jar en Es­pa­ña, y en­tre 17 y 20 años que co­men­za­mos a fi­nan­ciar el pro­yec­to en paí­ses em­po­bre­ci­dos de Cen­troa­mé­ri­ca y de Áfri­ca. Yo creo que eso es un dis­tin­ti­vo. A la ho­ra de tra­ba­jar te­ne­mos una me­to­do­lo­gía sen­ci­lla de un mo­de­lo fa­mi­liar: una al­dea, un gru­pi­to de ca­sas don­de los ni­ños vi­ven y tra­ba­jan ca­da uno en su pro­pio ho­gar con sus her­ma­nos y se ayu­dan unos a otros. ¿Cuá­les son los ni­ños más des­pro­te­gi­dos del mun­do? Los ni­ños de Si­ria lo son en un gra­do al­tí­si­mo. An­tes de la gue­rra te­nía­mos una al­dea en Ale­po y otra en Da­mas­co. En Ale­po hu­bo que tras­la­dar a los chi­cos por el pe­li­gro y aho­ra mis­mo te­ne­mos pro­fe­sio­na­les y vo­lun­ta­rios tra­ba­jan­do allí con los huér­fa­nos de la gue­rra y otros que han su­fri­do con­se­cuen­cias trau­má­ti­cas. Ade­más, apar­te del re­par­to de ali­men­tos y ro­pa, he­mos crea­do los lla­ma­dos “es­pa­cios se­gu­ros”. ¿Dónde en­cuen­tran us­te­des las ma­yo­res tra­bas pa­ra tra­ba­jar? Hay paí­ses que por su ré­gi­men po­lí­ti­co no per­mi­ten que ha­ya Al­deas In­fan­ti­les, co­mo Cu­ba. Yo es­toy de acuer­do en que el Es­ta­do sea res­pon­sa­ble de cui­dar a la in­fan­cia, pe­ro don­de no lle­ga el Es­ta­do tie­ne que lle­gar la so­cie­dad ci­vil. Y al fi­nal, un or­ga­nis­mo so­cial es la or­ga­ni­za­ción ci­vil que se or­ga­ni­za y tra­ta de tra­ba­jar un te­ma so­cial. Par­ti­ci­pa­ron en un es­tu­dio jun­to con la Fe­de­ra­ción de la Pren­sa (FAPE) sobre la pro­tec­ción de la ima­gen del me­nor en los me­dios... In­ten­ta­mos sen­si­bi­li­zar de ma­ne­ra pru­den­te a los me­dios de comunicación pa­ra que, a la ho­ra de tra­tar una in­for­ma­ción sobre la in­fan­cia des­fa­vo­re­ci­da, sean muy sen­si­bles, y pa­ra ello la FAPE es un alia­do ex­tra­or­di­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.