Las vips ama­dri­nan un ca­sino sin ju­gar

Nu­me­ro­sos ros­tros co­no­ci­dos asis­tie­ron a la inau­gu­ra­ción del Gran Ca­sino La Man­cha, en la lo­ca­li­dad to­le­da­na de Illes­cas. Los fa­mo­sos evi­ta­ron acer­car­se a las me­sas de jue­go y las má­qui­nas tra­ga­pe­rras.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Des­con­cer­tan­te y pa­ra­dó­ji­co: pa­re­ció con­duc­ta ve­ja­to­ria a los in­con­di­cio­na­les del jue­go. Des­preo­cu­pa­ción y po­co in­te­rés. Pe­ro nin­gu­na de las po­pu­la­res ama­dri­na­do­ras se acer­có al jue­go. Ni una mi­ra­da a las ru­le­tas ates­ta­das de chi­nos ha­bi­túes. De lar­go pa­sa­ron por las me­sas de black-jack, y aca­so bus­can­do dis­tan­cia en la ten­ta­do­ra pro­xi­mi­dad ni ro­za­ron las tra­ga­pe­rras.

Mu­cho rin­go­rran­go pe­ro es­ca­sa co­la­bo­ra­ción pres­ta­ron las dis­pa­res gua­pas la no­che inau­gu­ral del ca­sino de Cas­ti­llaLa Man­cha, don­de los car­te­les anun­cia­do­res ofre­cen la pri­me­ra sor­pre­sa pa­ra quie­nes des­co­no­cen la zo­na don­de se asien­ta. Pre­go­nan el lo­cal unien­do cas­te­llano y chino. Lo nun­ca vis­to, aten­ta­men­te se­gui­do por mu­je­río pro­di­gan­do co­llar­ci­tos per­la­dos. Un clá­si­co co­mo ves­tir ne­gru­ras, al­go re­pe­ti­do en las par­tí­ci­pes en es­te ama­dri­na­mien­to –su­pon­go que bien co­bra­do– co­lec­ti­vo di­ri­gi­do por Te­re­sa Vie­jo. Tal pleno orien­tal se en­tre­gó ob­se­sio­na­do y fre­né­ti­co sobre las mu­lli­das y pi­so­tea­das al­fom­bras en pleno co­ra­zón cas­te­llano. Ima­gi­na­ron una nue­va in­va­sión, es­ta­ban no­ve­le­ros. Se tra­ta de Co­bo Vi­llal­ba, más que arra­bal ma­dri­le­ño don­de asien­ta su tra­pi­cheo a ve­ces per­se­gui­do la ca­da vez más nu­tri­da co­lo­nia asiá­ti­ca.

Ano­to el por­te de las ma­dri­nas, des­de Car­men Mar­tí­nez-Bor­diú con ges­to ca­si som­no­lien­to –los cámaras se que­jan de que siem­pre sa­le con los oja­zos en­tre­ce­rra­dos–, pa­san­do de que su abue­lo Fran­co abo­mi­na­se del jue­go y has­ta lo prohi­bió. So­lo his­to­ria su­pe­ra­da en quien fue la nie­tí­si­ma, igual que pa­ra la du­que­sa de Al­ba el re­cién ca­sa­do Luis Mar­tí­nez de Iru­jo, nue­vo du­que de Alia­ga.

Fuen­te de curiosidades.

Des­cu­bier­to y re­tra­ta­do pe­rio­dís­ti­ca­men­te cuan­do por­tó el fé­re­tro de tan cas­ti­za no­ble, un da­ño in­su­pe­ra­ble pa­ra “los del co­ra­zón”. Fue in­ce­san­te fuen­te de curiosidades, des­plan­tes y ges­tos afec­tuo­sos que no qui­ta­ron par­te del pa­tri­mo­nio. Su viu­do fal­tó, y era pre­vis­to, co­mo la au­sen­cia de Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va cuan­do su ex Ca­ye­tano se ca­só a la fuer­za obli­ga­do por ma­mi vien­do dos nie­tos sin re­co­no­cer. Con 38 años es el pri­mer des­cen­dien­te que ma­ri­da en Li­ria tras fa­lle­cer Ca­ye­ta­na. No lo hi­zo ín­ti­ma­men­te pe­ro sí en familia unién­do­se a Bár­ba­ra Mir­jan, nue­va no­via de Ca­ye­tano, que tra­ba­ja en Ch­ris­tie’s y cu­yo abue­lo fue un gran me­ce­nas na­va­rro. No es ha­bi­tual del cuo­re, con eso que­da di­cho to­do, don­de los hi­jos Abas­cal han si­do chus­ca ven­ta­ni­lla asis­tien­do a bo­dón fa­mi­liar don­de fa­lló ma­má y des­ta­can más que los con­tra­yen­tes. Un real­ce im­per­do­na­ble ya con­ver­ti­do en chas­ca­rri­llo bur­lón en los sa­lo­nes so­cia­les.

No tie­nen el rui­do­so bu­lli­cio ca­si­ne­ro que re­to­mo. Vuel­vo a Car­men de mi­ra­da no sé si tris­te, año­ran­te o sim­ple­men­te can­sa­da. Na­da que ver con el en­tu­sias­mo de es­pal­da des­nu­da mos­tra­do por Jun­cal Ri­ve­ro, ya cin­cuen­to­na sin pa­re­cer­lo. Im­pre­sio­na su fi­na es­tam­pa co­mo la be-

Ós­car Hi­ga­res Ivon­ne Re­yes

Ama­lia Bono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.