Ja­vier Fer­nán­dez re­pa­sa y ac­tua­li­za a Schum­pe­ter

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS

El rey Fe­li­pe VI ce­le­bra­rá una nue­va ronda de con­sul­tas los días 24 y 25 de oc­tu­bre para ex­plo­rar si hay un can­di­da­to via­ble a la pre­si­den­cia del Go­bierno. En la vie­ja tra­di­ción de apu­rar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, to­do in­di­ca que Ma­riano Ra­joy se­rá in­ves­ti­do jus­to cuan­do es­té a pun­to de ex­pi­rar el pla­zo le­gal para evi­tar la con­vo­ca­to­ria de unas ter­ce­ras elec­cio­nes en un año. Hay ejem­plos re­cien­tes que, sin du­da, pa­sa­rán a for­mar par­te de la tra­di­ción. Car­les Puig­de­mont fue ele­gi­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, tras un tri­ple sal­to mor­tal de la CUP que le ofre­ció so­lo los vo­tos im­pres­cin­di­bles, cuan­do ape­nas fal­ta­ban ho­ras para que hu­bie­ra que con­vo­car otros co­mi­cios en Ca­ta­lu­ña. Ar­tur Mas se que­dó por el ca­mino en el úl­ti­mo mo­men­to, pe­ro esa es otra his­to­ria. Al­gu­nos quie­ren in­vo­car ese pre­ce­den­te, pe­ro las cir­cuns­tan­cias no son muy di­fe­ren­tes. Aho­ra es el PSOE que di­ri­ge la ges­to­ra que en­ca­be­za Ja­vier Fer­nán­dez el que tie­ne que en­con­trar una fór­mu­la para que Ra­joy sea in­ves­ti­do y, al mis­mo tiem­po, ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de un par­ti­do his­tó­ri­co y que es el que más años ha go­ber­na­do Es­pa­ña des­de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

El as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez, un po­lí­ti­co ve­te­rano, tem­pla­do y cur­ti­do, vi­ve en su piel lo que, ya en 1923, na­da me­nos que John May­nard Key­nes des­cri­bió co­mo el “di­le­ma del so­cia­lis­mo mo­derno”, “que tie­ne dos ca­be­zas y co­ra­zo­nes –co­mo re­cuer­da aho­ra Ma­nuel Cont­he– que es­tán siem­pre en gue­rra en­tre sí. Uno desea ar­dien­te­men­te ha­cer co­sas por­que son eco­nó­mi­ca­men­te sen­sa­tas. El otro desea con el mis­mo ar­dor ha­cer co­sas que sa­be que son in­sen­sa­tas”. Ca­si cien años des­pués, la re­fle­xión de Key- nes ator­men­ta a los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les, que aho­ra lu­chan por su su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca, aco­sa­dos por un Po­de­mos en don­de Pa­blo Igle­sias anun­cia que vol­ve­rá a des­ple­gar to­da su ar­ti­lle­ría más po­pu­lis­ta. El lí­der po­de­mi­ta tam­bién se jue­ga su fu­tu­ro y se­rá im­pla­ca­ble. Ma­drid, co­mo en tan­tas oca­sio­nes, de­ci­di­rá el fu­tu­ro de Po­de­mos y es en don­de los par­ti­da­rios de Igle­sias y los de Íñi­go Erre­jón di­ri­mi­rán sus di­fe­ren­cias, y el ganador puede llevarse el pre­mio gor­do. Mien­tras tan­to, con un Go­bierno mi­no­ri­ta­rio de Ra­joy en el ho­ri­zon­te, “el po­lí­ti­co de la co­le­ta” no du­da­rá en uti­li­zar el re­cur­so de la mo­vi­li­za­ción ca­lle­je­ra, to­do lo or­de­na­da que sea ne­ce­sa­ria, ca­si al mis­mo tiem­po que, en un equi­li­brio dia­léc­ti­co es­pec­ta­cu­lar, su­gie­re que cuan­do lle­gue al po­der de­ja­rá de ser po­pu­lis­ta. Qui­zá por eso, el ase­sor de Hi­llary Clin­ton, el gran­ca­na­rio Juan Ver­de, pue­da de­cir que “el fe­nó­meno Trump no está le­jos de lo que pa­sa en Fran­cia con Le Pen o en Es­pa­ña con Po­de­mos”.

“¿Puede so­bre­vi­vir el capitalismo? No, no creo que pue­da”. Así co­mien­za el ca­pí­tu­lo más fa­mo­so de Capitalismo, so­cia­lis­mo y de­mo­cra­cia, obra pu­bli­ca­da por pri­me­ra vez en Lon­dres en 1942, una de las obras se­ñe­ras de otro de los gran­des eco­no­mis­tas del si­glo XX, Jo­seph A. Schum­pe­ter y re­cu­pe­ra­do por mu­chos tras la gran cri­sis ini­cia­da en 2008. Ca­si 75 años des­pués, el capitalismo, a pe­sar de to­do, ha so­bre­vi­vi­do, qui­zá gra­cias a lo que el au­tor aus­tria­co lla­ma­ba en aquel li­bro “la des­truc­ción crea­ti­va” que le per­mi­te re­vo­lu­cio­nar y ra­cio­na­li­zar to­do lo que se po­ne en su ca­mino, es­pe­cial­men­te las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les ob­so­le­tas.

JA­VIER FER­NÁN­DEZ DE­BE­RÍA SER EL EN­CAR­GA­DO DE AC­TI­VAR “LA DES­TRUC­CIÓN CREA­TI­VA” EN EL PSOE QUE PER­MI­TA SU SU­PER­VI­VEN­CIA, LO MIS­MO QUE HI­ZO FE­LI­PE GONZÁLEZ EN SU­RES­NES. AN­TES NO LE QUE­DA MÁS RE­ME­DIO QUE TRA­GAR CON LA IN­VES­TI­DU­RA DE RA­JOY, QUIEN TAM­BIÉN ES­TA­RÁ OBLI­GA­DO A FA­CI­LI­TAR, POR AHO­RA, UN CIER­TO RE­SUR­GIR SO­CIA­LIS­TA

Ja­vier Fer­nán­dez, al fren­te de la ges­to­ra del PSOE, ha te­ni­do –y tie­ne– que en­fren­tar­se a la mis­ma pre­gun­ta schum­pe­te­ria­na: “¿Puede so­bre­vi­vir el PSOE?”. To­dos los que as­pi­ran a ocu­par su lu­gar, es de­cir, la iz­quier­da más ex­tre­ma o po­pu­lis­ta, tra­ba­ja para des­truir al PSOE que, co­mo el capitalismo de Schum­pe­ter, una y otra vez ha em­plea­do su pro­pia des­truc­ción crea­ti­va para so­bre­vi­vir. Es lo que hi­zo Fe­li­pe González en Su­res­nes y es el re­to que de­be­rá aco­me­ter el fu­tu­ro lí­der de los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les, a par­tir del día des­pués de la do­lo­ro­sa –para el PSOE– in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy que, sin em­bar­go, es la úni­ca ga­ran­tía de su su­per­vi­ven­cia. “La reali­dad es com­ple­ja y al­guien tie­ne que ha­cer­se car­go de ella”, ha di­cho Fer­nán­dez al mis­mo tiem­po que ini­cia­ba un diá­lo­go de ad­ver­sa­rio cor­dial con Ma­riano Ra­joy.

El lí­der del PP que, si na­da des­ca­rri­la a úl­ti­ma ho­ra, es­ta­rá al fren­te del Go­bierno más mi­no­ri­ta­rio des­de la re­ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia, tam­bién sa­be que de­be po­ner lo que es­té en su mano para con­so­li­dar al PSOE co­mo opo­si­ción. Tras el dra­má­ti­co fi­nal, por aho­ra, de Pe­dro Sán­chez co­mo je­fe de los so­cia­lis­tas, en el PP y en el en­torno de Ra­joy hu­bo vo­ces que que­rían apro­ve­char al má­xi­mo la de­bi­li­dad de su his­tó­ri­co ri­val y for­zar unas ter­ce­ras elec­cio­nes en las que, en teo­ría, ob­ten­drían un re­sul­ta­do me­jor. Al fi­nal, por los mo­ti­vos que sean –in­clu­so por­que no po­dían jus­ti­fi­car esos co­mi­cios–, pa­re­ce que se im­pu­sie­ron los par­ti­da­rios de go­ber­nar en mi­no­ría y per­mi­tir, eso sí, po­co a po­co, que el PSOE cu­re sus he­ri­das y, ade­más, en­tre to­dos, ce­rrar el pa­so a Po­de­mos, un gru­po que as­pi­ra­ba a to­do de re­pen­te y al que se le puede ha­cer de­ma­sia­do lar­ga la es­pe­ra a las puer­tas del po­der. To­do eso sig­ni­fi­ca, cla­ro, que el PSOE ha­ga de tri­pas co­ra­zón y per­mi­ta el Go­bierno de un Ra­joy que, a su vez, de­be­ría fa­ci­li­tar la re­com­po­si­ción de los so­cia­lis­tas si ac­ti­van su pro­pia “des­truc­ción crea­ti­va”. Por eso Ja­vier Fer­nán­dez re­pa­sa y ac­tua­li­za a Schum­pe­ter, en un país con un fu­tu­ro PP ca­da vez más so­cial­de­mó­cra­ta.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.