La de­mo­cra­cia im­pre­vi­si­ble

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - FER­NAN­DO SA­VA­TER

Hay dos as­pec­tos de la de­mo­cra­cia que sue­len dis­gus­tar in­clu­so a los más sin­ce­ros de­mó­cra­tas. Por una par­te, los ciu­da­da­nos, a la ho­ra de vo­tar, son de­ma­sia­do in­fluen­cia­bles por los po­lí­ti­cos me­nos re­co­men­da­bles y más de­ma­gó­gi­cos, que los ma­ni­pu­lan en la di­rec­ción me­nos sen­sa­ta; por otra, los an­te­di­chos vo­tan­tes se mues­tran inase­qui­bles a los es­fuer­zos me­jor or­ques­ta­dos y fi­nan­cia­dos de quie­nes tra­tan de en­cau­zar sus elec­cio­nes por el buen ca­mino. O sea, los ciu­da­da­nos son a me­nu­do ma­lea­bles cuan­do me­nos con­ven­dría que lo fue­sen y en cam­bio des­con­cer­tan­te­men­te re­bel­des cuan­do se­ría acon­se­ja­ble su do­ci­li­dad a quie­nes más sa­ben. Ello, cla­ro está, dan­do por su­pues­to que no­so­tros los que así juz­ga­mos sí que sa­be­mos quié­nes son in­de­sea­bles de­ma­go­gos y qué es lo que con­vie­ne al pue­blo su­pues­ta­men­te so­be­rano...

Sue­len ser los referendos el ti­po de co­mi­cio que más se pres­ta a re­sul­ta­dos que desafían la pa­cien­cia de los ciu­da­da­nos de me­jor sen­ti­do co­mún, co­mo us­ted y yo, es­ti­ma­do lec­tor. Ya el bre­xit avi­só que pue­den pa­sar más co­sas en las ur­nas de las que nues­tra fi­lo­so­fía co­no­ce. Pe­ro el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum so­bre el acuer­do de paz en Co­lom­bia ha si­do aún más sor­pren­den­te. Si de al­go se puede acu­sar a la cam­pa­ña a fa­vor del Sí es de un ex­ce­so de ce­lo. Su pro­pa­gan­da se des­ple­gó con apa­bu­llan­te de­rro­che fi­nan­cie­ro en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sien­do apo­ya­da por las más des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des co­lom­bia­nas y ex­tran­je­ras, in­clu­so re­for­za­da a ve­ces con pro­me­sas ve­na­les o in­ti­mi­da­cio­nes po­co di­si­mu­la­das. En Es­pa­ña, un vo­cin­gle­ro se per­mi­tió ame­na­zar con el os­tra­cis­mo a un ju­ga­dor de fút­bol co­lom­biano si no apo­ya­ba pú­bli­ca­men­te el Sí, mien­tras di­vi­día a los vo­tan­tes en hi­jos de la luz –los del Sí– y re­pre­sen­tan­tes del po­der de las ti­nie­blas, los otros. Has­ta la pre­gun­ta mis­ma en la pa­pe­le­ta de vo­to era ses­ga­da e in­cluía el apo­yo a la paz co­mo par­te del con­te­ni­do del Sí, dan­do a en­ten­der que los que pre­fi­rie­sen vo­tar No pre­fe­rían que si­guie­se la efu­sión de san­gre. Y sin em­bar­go...

Pues la gen­te se abs­tu­vo, in­clu­so en ma­yor pro­por­ción de la ya muy gran­de que se te­mía. ¿Des­con­cier­to, in­de­ci­sión, o re­pug­nan­cia ante un plan­tea­mien­to en el que na­da es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te cla­ro?¿Mie­do al triun­fo de cual­quie­ra de las par­tes? To­das las en­cues­tas pro­nos­ti­ca­ban la vic­to­ria del Sí pe­ro fi­nal­men­te ga­nó el No por un es­tre­cho mar­gen. So­lo un sec­ta­ris­mo lu­ná­ti­co puede creer que eso de­mues­tra que la ma­yo­ría no quie­re la paz: lo que pi­den es un acuer­do me­jor. De las ex­ce­si­vas con­ce­sio­nes del que se pro­po­nía no so­lo ha­bló Ál­va­ro Uri­be y otras fi­gu­ras po­lí­ti­cas, sino or­ga­ni­za­cio­nes na­da be­li­cis­tas co­mo Hu­man Rights Watch. Y sin du­da el No­bel de la Paz al pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos hu­bie­ra si­do más equi­li­bra­do y po­pu­lar si lo hu­bie­ra com­par­ti­do no con el si­nies­tro

sino con sus an­te­ce­so­res An­drés Pas­tra­na y Uri­be, in­dis­pen­sa­bles en ir des­bro­zan­do el ca­mino ha­cia un acuer­do jus­to... que aún no ha lle­ga­do. Lo cier­to es que, sea para me­jor o para peor se­gún cri­te­rio de ca­da cual, la de­mo­cra­cia siem­pre al­ber­ga una glo­rio­sa in­cer­ti­dum­bre, co­mo de­ci­mos los hí­pi­cos de las ca­rre­ras de ca­ba­llos.

SUE­LEN SER LOS REFERENDOS EL TI­PO DE CO­MI­CIO QUE MÁS SE PRES­TA A RE­SUL­TA­DOS QUE DESAFÍAN LA PA­CIEN­CIA DE LOS CIU­DA­DA­NOS DE ME­JOR SEN­TI­DO CO­MÚN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.