Cua­drar el círcu­lo

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

En tiem­pos de am­bi­güe­dad cal­cu­la­da, en los que los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos y agen­tes so­cia­les di­cen lo que con­vie­ne a sus in­tere­ses tác­ti­cos, se agra­de­ce que al­guno de ellos ex­pon­ga sus opi­nio­nes sin me­dias tin­tas. Ha­ce unos días par­ti­ci­pé en un en­cuen­tro pri­va­do en el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios; una or­ga­ni­za­ción de 215 so­cios, di­rec­ti­vos en ejer­ci­cio de em­pre­sas que re­pre­sen­tan el 16% del PIB, de to­dos los sec­to­res y au­to­no­mías, sos­te­ni­dos so­lo por sus pro­pias apor­ta­cio­nes, sin sub­ven­ción ex­ter­na al­gu­na; en re­su­men, con pa­rá­me­tros dis­tin­tos a los de la CEOE. Ade­más de di­cha di­fe­ren­cia, han crea­do 27 gru­pos de trabajo per­ma­nen­tes que pro­du­cen in­for­mes ela­bo­ra­dos por ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les, cu­yos re­sul­ta­dos tie­nen gran re­per­cu­sión en la vi­da po­lí­ti­ca. Tras es­te preám­bu­lo acla­ra­to­rio, se­pan lo que pien­san in­flu­yen­tes em­pre­sa­rios es­pa­ño­les so­bre al­gu­nas cues­tio­nes.

Con­si­de­ran, cu­rio­sa­men­te, que la so­cie­dad es­pa­ño­la avan­za a pe­sar de la ma­la ca­li­dad de su cla­se po­lí­ti­ca, que ha em­peo­ra­do no­ta­ble­men­te en las úl­ti­mas legislaturas. La es­ca­sa re­mu­ne­ra­ción, el des­pres­ti­gio so­cial, las in­com­pa­ti­bi­li­da­des y los obs­tácu­los para ejer­cer su pro­fe­sión tras aban­do­nar el car­go, han ale­ja­do a los me­jo­res del ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca. Por eso au­men­ta la desafec­ción ciu­da­da­na. El Go­bierno del PP ha ac­tua­do con tor­pe­za. En vez de mos­trar­se pre­po­ten­te, de­be­ría cam­biar de rum­bo y ser ge­ne­ro­so a la ho­ra de pe­dir apo­yos para la in­ves­ti­du­ra. El PSOE está muy to­ca­do. El par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra tie­ne de­ma­sia­das si­mi­li­tu­des con el PP, pe­ro ca­re­ce de su ex­pe­rien­cia. Y a Po­de­mos le cues­ta in­te­grar­se en las ins­ti­tu­cio­nes. Mi con­clu­sión es que apues­tan

Iy Es­pa­ña está le­jos de di­chas prác­ti­cas.

El cre­cien­te in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán lo ana­li­zan con ac­ti­tud to­le­ran­te. Tras con­si­de­rar que el Es­ta­do ha he­cho de­ja­ción de fun­cio­nes res­pec­to a Ca­ta­lu­ña, creen que aún es tiem­po de re­con­du­cir el pro­ce­so, re­cu­pe­rar afec­tos, reivin­di­car la de­fen­sa del ca­ta­lán co­mo idio­ma de to­dos los es­pa­ño­les, ace­le­rar trans­fe­ren­cias con de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes y con tiem­pos li­mi­ta­dos y po­si­bi­li­tar un re­fe­rén­dum le­gal den­tro de la ade­cua­da re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Na­da de lo an­te­rior, sin em­bar­go, se­rá po­si­ble sin que to­dos los par­ti­dos del ar­co par­la­men­ta­rio se pon­gan de acuer­do para fir­mar el pac­to por la edu­ca­ción, que es la ma­dre de to­das las ba­ta­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.