EL PRI­MER OS­CAR ES­PA­ÑOL FUE PARA JUAN DE LA CIER­VA, QUE IN­VEN­TÓ UN ES­TA­BI­LI­ZA­DOR ÓP­TI­CO

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

sus ro­man­ces y por su ma­tri­mo­nio con el gran di­rec­tor Ant­hony Mann. Pos­te­rior­men­te Sa­ri­ta re­gre­sa­ría a Es­pa­ña, don­de pro­si­guió su ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca con el es­ta­tus de una gran es­tre­lla.

Otro gran ac­tor es­pa­ñol con pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal que per­vi­ve en la memoria de aque­llos que su­pe­ran la trein­te­na fue Fer­nan­do Rey. Reali­zó va­rias in­ter­ven­cio­nes en el ci­ne es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro su con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va lle­ga­ba en 1971 con su per­ver­sa in­ter­pre­ta­ción del mal­va­do en French Con­nec­tion. Contra el im­pe­rio de la dro­ga, don­de da­ba ré­pli­ca a Ge­ne Hack­man, una de las fi­gu­ras del star sys­tem. Aho­ra bien, muy po­cos de los vi­vos re­cor­da­rán a las gran­des fi­gu­ras es­pa­ño­las en Holly­wood de un pa­sa­do más re­mo­to. Con el fi­nal del ci­ne mu­do, los es­tu­dios ca­li­for­nia­nos co­men­za­ron a cam­biar su es­tra­te­gia co­mer­cial. El ci­ne sin pa­la­bras con­se­guía una pro­yec­ción mun­dial, pe­ro la lle­ga­da del so­no­ro, an­tes de la in­ven­ción del do­bla­je y de los sub­tí­tu­los, hi­zo re­plan­tear­se el mo­de­lo de pro­duc­ción de pe­lí­cu­las. Los di­rec­ti­vos de las gran­des com­pa­ñías de­ci­die­ron ro­dar cin­tas en di­ver­sos idio­mas para no per­der su cuo­ta de mer­ca­do en los paí­ses de ha­bla no in­gle­sa.

Con es­ta de­ci­sión, un gran nú­me­ro de ac­to­res es­pa­ño­les –y tam­bién al­gu­nos di­rec­to­res y guio­nis­tas– des­em­bar­ca­ron en las pro­duc­to­ras es­ta­dou­ni­den­ses. Aun­que ese no fue el ca­so del gran An­to­nio Moreno (1887-1967), ac­tor ma­dri­le­ño que emi­gró a EEUU muy jo­ven e hi­zo su pri­mer lar­go­me­tra­je en 1913. Con­si­de­ra­do un sex-sym­bol mas­cu­lino y por quien se acu­ñó el tér­mino de la­tin lo­ver, se con­ver­tía en una gran es­tre­lla del ci­ne mu­do. Fue par­te­nai­re de gran­des ac­tri­ces, co­mo Gre­ta Gar­bo, Glo­ria Swan­son, Po­la Ne­gri, Cla­ra Bow y Ma­rion Da­vies.

Ya con el so­no­ro lle­ga­ba Con­chi­ta Mon­te­ne­gro (1911-2007). In­ter­pre­tó a la pri­me­ra Con­cha Pé­rez de La mu­jer y el pe­le­le, per­so­na­je que lue­go lle­va­ría a la pan­ta­lla Mar­le­ne Die­trich en The De­vil is a Wo­man (1935), de Jo­sef von Stern­berg. La Me­tro Goldwyn Ma­yer la lle­va­ría a Holly­wood en 1930, don­de la do­nos­tia­rra triun­fó a lo lar­go de una ex­ten­sa fil­mo­gra­fía. El ma­llor­quín For­tu­nio Bo­na­no­va (1895-1969), can­tan­te de ópe­ra, tu­vo su pri­me­ra pre­sen­cia en la pan­ta­lla con Don Juan (1924). Es­tu­vo pre­sen­te en ca­si se­sen­ta pe­lí­cu­las, al­gu­nas de ellas, au­tén­ti­cas jo­yas de la his­to­ria del ci­ne, co­mo Ciu­da­dano Ka­ne, San­gre y are­na, El cis­ne ne­gro, ¿Por quién do­blan las cam­pa­nas? o Per­di­ción.

El des­em­bar­co.

Otra gran ac­triz es­pa­ño­la, Ca­ta­li­na Bár­ce­na (1891-1978), pro­ve­nien­te del tea­tro, fue con­tra­ta­da por la Fox en los años 30, en un ca­so si­mi­lar al de Ro­si­ta Díaz Jimeno (1911-1986), lla­ma­da en es­te ca­so por la Paramount, don­de reali­zó de­ce­nas de pe­lí­cu­las.

Va­len­tín Pa­re­ra (1895-1986) sí lle­gó para las pro­duc­cio­nes en es­pa­ñol ex­clu­si­va­men­te, a par­tir de 1930, al igual que Ju­lio Pe­ña (1912-1972), ac­tor de ci­ne y tea­tro, que em­pe­zó su ca­rre­ra en 1930 con Do­ña men­ti­ras y has­ta me­dia­dos de los años trein­ta se de­di­có a ac­tuar en pro­duc­cio­nes ame­ri­ca­nas ha­bla­das en es­pa­ñol.

So­le­dad Ji­mé­nez (1874-1966) em­pe­zó su ca­rre­ra en Holly­wood a fi­na­les de los años vein­te del pa­sa­do si­glo,

Juan Car­los Fres­na­di­llo ro­dó la se­cue­la de 28 días des­pués: 28 se­ma­nas des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.