El yo de Hitch­cock

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Por en­ci­ma de su obra fíl­mi­ca, una de las más sus­tan­cia­les y crea­ti­vas de la his­to­ria del ci­ne, la gen­te co­no­ce a Al­fred Hitch­cock por su ego. Grue­so y gran­dio­so, iró­ni­ca­men­te re­di­cho de voz, su vo­ca­ción ego­cén­tri­ca se mos­tra­ba a la me­nor oca­sión: al pre­sen­tar am­pu­lo­sa­men­te la se­rie te­le­vi­si­va de sus his­to­rias de mie­do (372 epi­so­dios), en la in­fa­li­ble apa­ri­ción per­so­nal, a ve­ces re­cón­di­ta, en ca­da uno de sus lar­go­me­tra­jes, en el ta­len­to para ven­der­se él jun­to a su pro­duc­to, y en el man­do fé­rreo que ejer­cía so­bre sus ac­to­res y su equi­po ar­tís­ti­co, apro­ve­chan­do que el éxi­to co­mer­cial de la ma­yor par­te de sus tí­tu­los le da­ba car­ta blan­ca en Holly­wood.

De to­do eso y de otros par­ti­cu­la­res se ocu­pa la su­ges­ti­va y muy bien con­ce­bi­da ex­po­si­ción Hitch­cock, más allá del sus­pen­se, co­mi­sa­ria­da por el ci­neas­ta y pro­fe­sor Pa­blo Llor­ca, abier­ta en el es­pa­cio Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca de Ma­drid (has­ta el 15 de fe­bre­ro de 2017). Di­vi­di­da en cin­co sec­cio­nes, el vi­si­tan­te ten­drá oca­sión de des­cu­brir no po­cos de los en­tre­si­jos de la la­bor del ci­neas­ta ame­ri­cano na­ci­do en In­gla­te­rra: tru­cos del ilu­sio­nis­mo ge­nial que hi­zo me­mo­ra­bles tan­tas de sus pe­lí­cu­las, así co­mo frag­men­tos, di­bu­jos, car­te­les, story­boards y un ri­co ma­te­rial co­la­te­ral, co­mo el trabajo de na­rra­ción fo­to­grá­fi­ca que Hitch­cock ideó, por en­car­go de la re­vis­ta Li­fe, para ha­cer cau­te­lo­sos a los ame­ri­ca­nos en mi­tad de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro tam­bién hay sus­pen­se, y mie­do para los mie­do­sos, co­mo en la re­crea­ción de la se­cuen­cia de la du­cha de Psi­co­sis, en la que po­de­mos ver la es­ce­na tal co­mo la con­ci­bió ori­gi­nal­men­te el di­rec­tor, sin so­ni­do ex­terno, y a con­ti­nua­ción con la co­no­ci­da par­ti­tu­ra de Ber­nard Herrmann, que su­po con­ven­cer al maes­tro de la ne­ce­si­dad de esa elec­tri­zan­te mú­si­ca.

IE­xi­gen­te, cui­da­do­so has­ta ex­tre­mos ma­niá­ti­cos en los ves­tua­rios y los de­co­ra­dos, es­te hu­mo­ris­ta de lo te­ne­bro­so fue uno de los for­ma­lis­tas más ex­qui­si­tos que ha ha­bi­do, sin de­jar por ello de fas­ci­nar sen­so­rial­men­te. Su ca­rre­ra em­pe­zó en el ci­ne mu­do bri­tá­ni­co y aca­bó en 1976 con La tra­ma, que no está en­tre sus me­jo­res tí­tu­los. La ex­po­si­ción, sin pre­ten­der abar­car sus más de cin­cuen­ta años de ac­ti­vi­dad, con­si­gue re­ve­lar­nos sus ob­se­sio­nes y re­sal­tar su po­de­ro­so in­flu­jo en el ar­te, el ci­ne y el pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo, en un ar­co muy am­plio que al­can­za des­de los li­bros de los fi­ló­so­fos Eu­ge­nio Trías y Sla­voj Zi­zek has­ta la ins­ta­la­ción del ar­tis­ta cen­troeu­ro­peo Jeff De­solm, que, a par­tir de La ven­ta­na in­dis­cre­ta, cie­rra sor­pren­den­te­men­te el re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.