APREN­DER UN IDIO­MA

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

SC­re­ce el nú­me­ro de es­tu­dian­tes y li­cen­cia­dos es­pa­ño­les que se to­man un año sa­bá­ti­co para apren­der idio­mas. Los des­ti­nos más de­man­da­dos son los de ha­bla in­gle­sa. Tam­bién lo ha­cen al­gu­nos adul­tos que pre­ten­den man­te­ner así su pues­to de trabajo o que buscan te­ner nue­vas opor­tu­ni­da­des y ne­ce­si­tan re­for­zar los idio­mas. ¿Quién no ha so­ña­do al­gu­na vez con to­mar­se un pe­rio­do de des­can­so y de­di­car­se a lo que real­men­te le gus­ta? Un año sa­bá­ti­co es la me­jor al­ter­na­ti­va ante un cam­bio de rum­bo en la vi­da. Pe­ro para los tra­ba­ja­do­res, ¿qué di­ce la ley en es­te te­ma? La le­gis­la­ción es­pa­ño­la no cuen­ta con una nor­ma con­cre­ta que lo re­gla­men­te, pe­ro sí que exis­te la po­si­bi­li­dad de aco­ger­se a las ex­ce­den­cias que se es­ta­ble­cen en el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. Se­gún es­te, el tra­ba­ja­dor que ten­ga al me­nos un año de an­ti­güe­dad en la em­pre­sa puede so­li­ci­tar una ex­ce­den-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.