SIN SE­XO

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

SAho­ra lo más co­ol es no te­ner se­xo, al me­nos du­ran­te un tiem­po. Una mo­da que se ha ex­ten­di­do en­tre los jó­ve­nes ja­po­ne­ses que pre­fie­ren las re­la­cio­nes vir­tua­les, so­bre to­do por­que con­si­de­ran que el amor es un obs­tácu­lo en sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les. diez años en el mis­mo pues­to de trabajo y ha­cien­do lo mis­mo o en­con­trar­se des­mo­ti­va­do. Tam­bién des­ta­ca el de­seo de de­di­car un tiem­po a am­pliar su for­ma­ción para em­pren­der en el fu­tu­ro cer­cano nue­vos rum­bos.

En el trabajo, co­mo en otros te­mas de la vi­da, ha­cer un pa­rén­te­sis e ir­se para re­gre­sar con más ener­gía es siem­pre sano, y lo más pro­ba­ble es que a su re­gre­so des­cu­bra que to­do se man­tie­ne co­mo en la má­qui­na del tiem­po, sal­vo uno mis­mo, por­que us­ted sí que ha­brá cam­bia­do. La con­ta­mi­na­ción se ha con­ver­ti­do en el ca­ba­llo de ba­ta­lla del si­glo XXI. Con más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial con­cen­tra­da en las ciu­da­des, mi­llo­nes de vi­das es­tán en pe­li­gro por la ne­fas­ta ca­li­dad del ai­re. Ter­mi­nar con la con­ta­mi­na­ción es, ac­tual­men­te, una ne­ce­si­dad. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca pro­vo­ca ca­da año 3,7 mi­llo­nes de de­fun­cio­nes pre­ma­tu­ras. Es­to sig­ni­fi­ca que es el de­to­nan­te de más muer­tes que las cau­sa­das por el si­da y la ma­la­ria jun­tas. Por ello, ha si­do con­si­de­ra­da co­mo uno de los ma­yo­res re­tos de la sa­lud pú­bli­ca.

Se ha de­mos­tra­do que exis­te un víncu­lo di­rec­to en­tre la po­lu­ción y las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res. In­clu­so se han pro­ba­do sus efec­tos da­ñi­nos du­ran­te el em­ba­ra­zo, la in­fan­cia y, más tar­de, su re­la­ción con tras­tor­nos del sue­ño, aler­gias, tu­mo­res e ic­tus ce­re­bra­les. Sin em­bar­go, es la pri­me­ra vez que un es­tu­dio re­ve­la que las mi­nús­cu­las par­tí­cu­las mag­né­ti­cas pro­ce­den­tes del ai­re con­ta­mi­na­do se abren hue­co en el ce­re­bro.

Un equi­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Lan­cas­ter en Reino Uni­do ha de­tec­ta­do la abun­dan­te pre­sen­cia de na­no­par­tí­cu­las tó­xi­cas en el te­ji­do ce­re­bral de en­fer­mos de Alz­hei­mer que vi­ven en ciu­da­des al­ta­men­te con­ta­mi­na­das. Para la in­ves­ti­ga­ción, se re­co­gie­ron mues­tras de te­ji­do ce­re­bral de 37 per­so­nas fa­lle­ci­das en­tre los 3 y los 92 años que ha­bían re­si­di­do en Man­ches­ter y Ciu­dad

Hay em­pre­sas que dan fa­ci­li­da­des para to­mar­se un pa­rén­te­sis la­bo­ral man­te­nien­do par­te del sa­la­rio y co­ti­zan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.