JUAN MA­YOR­GA

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - HER­NAN­DO F. CALLEJA DRA­MA­TUR­GO

Más de trein­ta obras tea­tra­les en su ha­ber y has­ta cua­tro pue­den coin­ci­dir en los es­ce­na­rios de Ma­drid es­ta tem­po­ra­da. No es un ré­cord, pe­ro sí un signo de la pa­sión tea­tral de es­te fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co.

En­tre­vis­tar a al­guien que ha es­cri­to El ar­te de la en­tre­vis­ta es sa­lir en des­ven­ta­ja.

La en­tre­vis­ta es un ar­te en el que se crea una si­tua­ción de su­yo con­flic­ti­va y, por tan­to, tea­tral. En esa obra in­ten­té ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des dra­má­ti­cas de un dis­po­si­ti­vo por el cual uno pre­gun­ta y otro res­pon­de y to­do que­da es­cri­to, tan­to más cuan­do la en­tre­vis­ta se realiza ante una cá­ma­ra, que ano­ta el tex­to y el ges­to. La obra ha­bla tam­bién de un tiem­po en que to­dos lle­va­mos en el bol­si­llo cá­ma­ras que nos con­vier­ten en ac­to­res.

En Rei­kia­vik par­te, co­mo en otras obras su­yas, de un he­cho co­no­ci­do, en es­te ca­so la par­ti­da de aje­drez en­tre el so­vié­ti­co Bo­ris Spas­ki y el es­ta­dou­ni­den­se Bobby Fis­cher, que apor­ta una nue­va vi­sión de la Gue­rra Fría.

Yo que­ría ex­plo­rar ese en­fren­ta­mien­to des­de que era pe­que­ño. Los pe­rió­di­cos nos traían no­ti­cias de es­tos tipos, que pa­sa­ron de re­pre­sen­tar a los dos gran­des blo­ques a que­dar en el os­tra­cis­mo. Ob­ser­vé en un par­que dos ju­ga­do­res uni­dos y se­pa­ra­dos por un ta­ble­ro de aje­drez y so­ñé que ju­ga­ban a vi­vir las vi­das de Fis­cher y Spas­ki y que ese jue­go les per­mi­tía in­da­gar so­bre sus pro­pias vi­das. Ahí na­cie­ron mis per­so­na­jes Bai­lén y Wa­ter­loo, que, co­mo sus nom­bres in­di­can, vi­ven en la bo­rro­sa fron­te­ra en­tre la de­rro­ta y la vic­to­ria. En se plan­tea una es­pe­cie de re­sis­ten­cia pa­si­va contra el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, un po­co cí­ni­ca, ya que se pro­po­ne la exis­ten­cia de una lo­gia o sin­di­ca­to de im­pro­duc­ti­vi­dad den­tro de una em­pre­sa, con la cer­te­za de que no va a con­se­guir nun­ca su ob­je­ti­vo. En Fa­mé­li­ca co­mo en Rei­kia­vik apa­re­ce una cues­tión re­cu­rren­te en mi obra: ha­cer tea­tro para so­bre­vi­vir. En es­te ca­so, los per­so­na­jes se en­mas­ca­ran para ha­cer co­mo que tra­ba­jan, sin tra­ba­jar,

Fa­mé­li­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.