El in­có­mo­do te­rri­to­rio so­cia­lis­ta del mal me­nor

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Pe­dro Sán­chez, el de­fe­nes­tra­do lí­der del PSOE, ten­drá que de­ci­dir si man­tie­ne su “no es no, se­ñor Ra­joy” o se avie­ne al prag­ma­tis­mo de la co­mi­sión ges­to­ra que le ha su­ce­di­do y, en aras de la teo­ría del mal me­nor, se abs­tie­ne pa­ra el que je­fe del PP vuel­va a ser in­ves­ti­do o, sim­ple­men­te, un ca­ta­rro ví­ri­co por ejem­plo le im­pi­de acu­dir al Con­gre­so de los Dipu­tados el día que se ce­le­bre esa vo­ta­ción. De­ci­da lo que de­ci­da, se­rá muy com­pli­ca­do pa­ra él y pa­ra los ca­da vez me­nos fie­les que le que­dan y que la ca­ren­cia de po­der re­du­ci­rá ca­da vez más. Sán­chez, co­mo ex­pli­ca al­guien que lo co­no­ce bien, to­da­vía no es to­tal­men­te cons­cien­te de que no vol­ve­rá a ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Di­mi­tió obli­ga­do por el caos y el es­pec­tácu­lo del an­te­rior Co­mi­té Fe­de­ral, pe­ro es­pe­ra­ba vol­ver, de la mano de mi­li­tan­tes y pri­ma­rias. En aquel mo­men­to, cla­ro, no re­cor­dó el con­se­jo de Wins­ton Chur­chill de que “es­tan­do en la ci­ma to­do es más fá­cil” y aho­ra él ya no lo es­tá. En Es­pa­ña, an­tes lo ha­bía di­cho el Con­de Du­que de Oli­va­res: “Al que ven­ce, se le per­do­nan los más gra­ves de­fec­tos y al que fra­ca­sa, se le nie­gan has­ta las vir­tu­des más no­to­rias”.

Pe­dro Sán­chez, a la vuel­ta de su via­je de des­co­ne­xión y oxi­ge­na­ción por Es­ta­dos Uni­dos, qui­zá ya ha em­pe­za­do a com­pren­der cuál es su nue­va con­di­ción. So­ñó con pre­si­dir el Go­bierno aun­que fue­ra de cier­to re­bo­te y, si no, apos­ta­ba por nue­vas elec­cio­nes y, tras ellas, re­or­ga­ni­zar el PSOE con tiem­po des­de una opo­si­ción fe­roz a Ma­riano Ra­joy. Ju­gó sus ba­zas, con el hán­di­cap de que eran dé­bi­les y de que al­guno de sus com­pa­ñe­ros erró con tor­pe­za, y per­dió. Aho­ra, su tiem­po em­pie­za a ser pa­sa­do. La po­lí­ti­ca no es du­ra, es im­pla­ca­ble, in­clu­so más que los ne­go­cios. Al­gu­nos de los más afa­ma­dos ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros to­da­vía tie­nen que apren­der mu­cho de los po­lí­ti­cos.

Ja­vier Fer­nán­dez, in­ge­nie­ro de mi­nas, ve­te­rano mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, cur­ti­do en mil y una re­frie­gas par­ti­dis­tas, tie­ne una cier­ta ha­bi­li­dad, acom­pa­ña­da de con­tun­den­cia, pa­ra re­su­mir y des­cri­bir las si­tua­cio­nes. Ha acu­ña­do la ex­pre­sión “el te­rri­to­rio del mal me­nor” pa­ra in­ten­tar con­ven­cer a unos y a otros de que hay un “mal su­pe­rior” al de per­mi­tir que Ma­riano Ra­joy sea in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno. Fer­nán­dez, con ex­pe­rien­cia in­ter­na en el PSOE, mu­cha mano iz­quier­da y sin le­van­tar la voz, ha avan­za­do po­co a po­co en el con­ven­ci­mien­to de unos y otros pa­ra desatas­car la si­tua­ción po­lí­ti­ca y to­le­rar que Ra­joy si­ga en La Mon­cloa. Aquel “no es no”, aplau­di­do por tan­tos, co­men­zó a de­jar de ser­lo co­mo “un mal me­nor” y has­ta el irre­duc­ti­ble Mi­quel Ice­ta –qui­zá uno de los san­chis­tas más acre­di­ta­dos–, que por mo­ti­vos de po­lí­ti­ca ca­ta­la­na ni tan si­quie­ra pue­de apun­tar­se a la abs­ten­ción, en­ten­de­ría que pue­da ha­ber otros en el PSOE que pue­dan ele­gir esa op­ción y pa­sar pá­gi­na. Otros des­ta­ca­dos, has­ta aho­ra, in­con­di­cio­na­les de Sán­chez em­pe­za­ron a fla­quear en sus con­vic­cio­nes del “no” des­de el pa­sa­do fin de se­ma­na.

El aho­ra je­fe tem­po­ral del PSOE tie­ne pri­sa por desatas­car la si­tua­ción. Pri­me­ro, por­que los pla­zos cons­ti­tu­cio­na­les apre­mian pa­ra im­pe­dir las ter­ce­ras elec­cio­nes, que la gran ma­yo­ría de so­cia­lis­tas –sal­vo qui­zá Pe­dro Sán­chez y Mar­ga­ri­ta Ro­bles– creen que se­rían ca­tas­tró­fi­cas pa­ra el par­ti­do. Se­gun­do, por­que cuan­to an­tes se des­pe­je el em­bro­llo ac­tual, los

PE­DRO SÁN­CHEZ, A LA VUEL­TA DE SU VIA­JE DE OXI­GE­NA­CIÓN, EM­PIE­ZA A COM­PRO­BAR QUE “EN LA CI­MA TO­DO ES MÁS FÁ­CIL”, CO­MO DE­CÍA CHUR­CHILL, MIEN­TRAS CON­TEM­PLA CÓ­MO NU­ME­RO­SOS DE SUS FIE­LES, A PE­SAR DE TO­DO, AVAN­ZAN POR EL IN­CÓ­MO­DO TE­RRI­TO­RIO DEL MAL ME­NOR HA­CIA AL­GO QUE PER­MI­TA LA IN­VES­TI­DU­RA DE RA­JOY

so­cia­lis­tas po­drán dar los pri­me­ros pa­sos pa­ra la re­or­ga­ni­za­ción y aban­do­nar el muy in­có­mo­do “te­rri­to­rio del mal me­nor”. Ja­vier Fer­nán­dez no va a im­pul­sar un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del par­ti­do ur­gen­te­men­te, pe­ro tam­po­co en­tra en sus pla­nes di­la­tar­lo y se ace­le­ra­ría en el pri­mer tri­mes­tre del pró­xi­mo año, una vez que la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na de las cal­de­ras so­cia­lis­tas ha­ya des­cen­di­do.

El PSOE, en cual­quier ca­so, al día si­guien­te de la pre­vi­si­ble in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, vol­ve­rá a te­ner en­ci­ma de la me­sa la pa­ta­ta ca­lien­te de fa­ci­li­tar, por ac­ción o por omi­sión, los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2017 que, so­bre to­do las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias de Bru­se­las, re­cla­ma­rán, más allá de la ac­tual pró­rro­ga téc­ni­ca. Es cier­to que, una vez re­con­fir­ma­do en La Mon­cloa, Ra­joy pue­de te­ner a su al­can­ce otros re­sor­tes que le per­mi­ti­rían avan­zar con esas cuen­tas. A pe­sar de to­do, al PSOE, en unos días, se le vol­ve­ría a plan­tear la dis­yun­ti­va de mi­rar ha­cia otro la­do otra vez y, en es­ta oca­sión, con asun­tos con­cre­tos en­ci­ma de la me­sa. La si­tua­ción, sin em­bar­go, no es la mis­ma que en el ca­so de la in­ves­ti­du­ra, por­que en una ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria los so­cia­lis­tas pue­den arran­car con­ce­sio­nes con­cre­tas del Go­bierno y pre­sen­tar­las co­mo un éxi­to pro­pio. La op­ción de un blo­queo pre­su­pues­ta­rio, ade­más de pro­lon­gar la tra­ve­sía del PSOE por el “te­rri­to­rio del mal me­nor”, pue­de con­du­cir tam­bién a unas ter­ce­ras elec­cio­nes que, en es­ta oca­sión, se­rían pro­ba­ble­men­te en ju­nio y no es­tá cla­ro que el par­ti­do que aho­ra in­ten­ta or­de­nar Ja­vier Fer­nán­dez es­té lis­to en ese mo­men­to pa­ra acu­dir a las ur­nas. Jo­sé Blan­co, el que fue­ra mano de­re­cha de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y que, más allá de las críticas que re­ci­be, siem­pre tu­vo un ol­fa­to po­lí­ti­co tan es­pec­ta­cu­lar co­mo na­tu­ral, ha da­do pis­tas im­por­tan­tes al ex­pli­car que con “la abs­ten­ción cons­trui­mos el PSOE del fu­tu­ro” y el ob­je­ti­vo no es ser el pri­mer par­ti­do de la opo­si­ción, sino del país. Al fin y al ca­bo, y Ja­vier Fer­nán­dez lo sa­be, to­do se re­du­ce a en­con­trar el ca­mino de sa­li­da del “te­rri­to­rio del mal me­nor”.

director.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.