Las dos ca­ras de Francisco Co­rrea

El pre­sun­to ca­be­ci­lla de la trama Gürtel, po­de­ro­so y te­mi­do en su día, se mos­tró con mo­dos sua­ves y ar­gu­men­tos se­duc­to­res en su pri­me­ra in­ter­ven­ción en el jui­cio que se ce­le­bra en Ma­drid. Le du­ra­ron po­co.

Tiempo - - ACTUALIDAD -

no es so­lo eso. Pe­ñas, que le co­no­ce bien, cree que el pre­sun­to ca­be­ci­lla de la trama Gürtel tie­ne “al­te­ra­da la no­ción de la reali­dad”. En su dis­cur­so, se­ña­la Pe­ñas, se des­ti­la “un po­co de in­cons­cien­cia”.

La ce­na.

Qui­zá eso fue lo que hi­zo ca­paz a Co­rrea de ha­cer­le una bro­ma a Jo­sé Luis Pe­ñas en una de las oca­sio­nes en las que se cru­za­ron en los pa­si­llos de la Au­dien­cia Na­cio­nal du­ran­te la ce­le­bra­ción del jui­cio.

Co­rrea sa­lu­dó al hom­bre que le ha lle­va­do a la cár­cel con un pí­ca­ro “Pe­ñi­taaaas”, a lo que es­te le re­pli­có de igual mo­do: “Co­rreí­taaa”. Con cier­ta sor­na, Francisco Co­rrea le con­tes­tó con un “¡a ver si al­gún día me in­vi­tas a ce­nar!”. A Pe­ñas, lo pri­me­ro que se le pa­só por la cabeza fue “ten­dré que usar otra vez una gra­ba­do­ra”.

El pa­pel que in­ter­pre­tó Co­rrea en su pri­me­ra apa­ri­ción en el jui­cio del ca­so cam­bió cuan­do le llegó el turno de pre­gun­tas al abo­ga­do de Luis Bár­ce­nas, el ex­te­so­re­ro del Par­ti­do Po­pu­lar. Ahí “sal­tó aquel Pa­co man­dón, fal­tón, que man­da ha­cer ca­llar a sus abo­ga­dos y al que el juez le tie­ne que ad­ver­tir que, si no se le pre­gun­ta, no de­be ha­blar”.

“Con más de 60 años de edad, no es fá­cil cam­biar. Aun­que ha in­ten­ta­do du­ran­te dos días ser el ha­la­ga­dor, el ven­de­dor, que es lo que tam­bién era an­tes”. Pe­ro ese ros­tro des­apa­re­ció cuan­do las de­fen­sas del res­to de acu­sa­dos em­pe­za­ron a rea­li­zar­le pre­gun­tas in­có­mo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.