El co­ra­je de Nuria Es­pert

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

En­tre to­dos los ga­lar­do­na­dos es­te año con el pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias, qui­sie­ra ha­cer mi par­ti­cu­lar ho­me­na­je a Nuria Es­pert (Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat, 1935), no so­lo por ser una de las gran­des ac­tri­ces es­pa­ño­las de to­dos los tiem­pos o, en pa­la­bras del ju­ra­do, una de “las per­so­na­li­da­des más so­bre­sa­lien­tes y pro­lí­fi­cas del pa­no­ra­ma in­ter­pre­ta­ti­vo que ha tras­cen­di­do to­dos los gé­ne­ros es­cé­ni­cos”; tam­bién por su in­só­li­to ejem­plo de pre­co­ci­dad, for­ta­le­za y ener­gía. No ocul­to mi ad­mi­ra­ción por es­ta mujer, hi­ja de ac­to­res, que em­pe­zó a tra­ba­jar en la com­pa­ñía del tea­tro Ro­mea a los 12 años, a los 19 triun­fó en el pa­pel de Me­dea, a la mis­ma edad se ca­só con un hom­bre in­te­li­gen­te y ra­ro que acep­tó que­dar­se en un se­gun­do plano pa­ra ayu­dar a que Nuria cum­plie­ra sus sue­ños, a los 20 tu­vo a su pri­me­ra hi­ja y com­pa­ñía pro­pia y fue abue­la a los 40. Su intensa vi­da fa­mi­liar no le im­pi­dió lle­var una vi­da de ar­tis­ta nó­ma­da y es­tre­nar en los me­jo­res tea­tros del mun­do a Sha­kes­pea­re, Lo­pe de Vega, Cal­de­rón de la Bar­ca, Ber­tolt Brecht, Gar­cía Lor­ca, Al­bee, Sar­tre, Ge­net, Mi­ller... obras clá­si­cas, con­tem­po­rá­neas, van­guar­dis­tas, ópe­ras o mo­nó­lo­gos que in­ter­pre­ta­ba o di­ri­gía dán­do­lo to­do, in­clu­so más de lo que po­día. Y ese es­fuer­zo per­ma­nen­te, al lí­mi­te de sus po­si­bi­li­da­des, al­gu­nas ve­ces le pa­só fac­tu­ra, pe­ro fue ca­paz de su­pe­rar las ma­las ra­chas y man­te­ner­se ac­ti­va y lle­na de pro­yec­tos has­ta el día de hoy. A lo lar­go de sus fruc­tí­fe­ros 81 años ja­más le he es­cu­cha­do una que­ja o un re­pro­che per­so­nal; to­do lo con­tra­rio, se con­si­de­ra una pri­vi­le­gia­da del des­tino, una mujer afor­tu­na­da que ha te­ni­do el ta­len­to de atra­par la suer­te ca­da vez que pa­sa­ba a su la­do. So­lo tu­vo mie­do de res­que­bra­jar­se cuan­do mu­rió Armando Mo­reno, su ma­ri­do, el amor de su vi­da, la per­so­na sin la que ja­más ha­bía da­do un pa­so. Tras en­tre­vis­tar­la va­rias ve­ces, me im­pac­tó es­pe­cial­men­te cuan­do se que­dó viu­da y la vi llo­rar des­con­so­la­da­men­te. To­da­vía se emo­cio­na cuan­do se lo re­cuer­do y, sin em­bar­go, a fuer­za de co­ra­je, tam­bién fue ca­paz de le­van­tar­se.

Más allá de su ta­len­to ar­tís­ti­co, de los premios y de­más re­co­no­ci­mien­tos que

A LO LAR­GO DE SUS FRUC­TÍ­FE­ROS 81 AÑOS JA­MÁS LE HE ES­CU­CHA­DO UNA QUE­JA

Iha ido acu­mu­lan­do a lo lar­go de su in­su­pe­ra­ble ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, de su ener­gía vi­tal y su vo­lun­tad, lo que lla­ma la aten­ción de es­ta ac­triz y di­rec­to­ra tea­tral es la em­pa­tía, la cor­du­ra y hu­mil­dad con la que ob­ser­va cuan­to la ro­dea. Se ha po­si­cio­na­do en mo­men­tos de ries­go; lo hi­zo con­tra la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y, en su mo­men­to, con­tra la gue­rra de Irak. Se ma­ni­fies­ta tal co­mo es y to­ma par­ti­do siem­pre que se re­quie­re su pre­sen­cia, pe­ro es com­pren­si­va con quie­nes no com­par­ten sus ideas y pien­san de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Se agra­de­ce que en tiem­pos con­vul­sos, de es­pe­cial cris­pa­ción, al­guien tan no­ta­ble ca­rez­ca de pre­jui­cios y de­mues­tre que el mun­do es­tá lleno de ma­ti­ces y su­ti­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.