LOS TRA­FI­CAN­TES DE DU­TER­TE

Tiempo - - ACTUALIDAD - Www.tiem­po­dehoy.com

Rodrigo Du­ter­te, pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas des­de ju­nio pa­sa­do, es un hom­bre de ex­tra­or­di­na­ria cla­ri­vi­den­cia. Na­da más lle­gar a la pre­si­den­cia des­cu­brió que el país es­ta­ba lleno de tra­fi­can­tes de dro­ga. Unos tres mi­llo­nes, di­jo su ex­ce­len­cia que ha­bía. La gen­te se sor­pren­dió de que esos cri­mi­na­les coin­ci­die­sen con in­creí­ble fre­cuen­cia con los opo­si­to­res po­lí­ti­cos a Du­ter­te, pe­ro ya se sa­be que es­tas co­sas pa­san. Su ex­ce­len­cia de­ci­dió aca­bar con los tra­fi­can­tes, mu­chas ve­ces a ti­ro lim­pio (a la Po­li­cía na­die le pre­gun­ta na­da) y otras, las más com­pa­si­vas, en­car­ce­lán­do­los, co­mo se ve en la ima­gen: 4.000 per­so­nas hay en es­ta pri­sión pen­sa­da pa­ra 800. Du­ter­te se con­fie­sa ad­mi­ra­dor de Hitler. Pues, una ca­sua­li­dad co­mo tan­tas otras, ¿ver­dad?

Por Luis Al­go­rri Fo­to: Noel Ce­lis/AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.