In­cer­ti­dum­bre y mis­te­rio en Tai­lan­dia

Las exó­ti­cas li­tur­gias del lu­to y las mues­tras po­pu­la­res de do­lor por el fa­lle­ci­mien­to del rey Bhu­mi­bol no lo­gran di­si­mu­lar la in­quie­tud an­te el in­cier­to pa­no­ra­ma po­lí­ti­co que se abre a par­tir de aho­ra en el país asiá­ti­co.

Tiempo - - ACTUALIDAD - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Tris­te­za es la pa­la­bra que do­mi­na los sen­ti­mien­tos y las de­cla­ra­cio­nes en Tai­lan­dia des­pués de la muer­te del rey Bhu­mi­bol. El pri­mer ministro, Pra­yut Chano-cha, anun­ció la muer­te del so­be­rano di­cien­do que es­ta­ba muy tris­te; el prín­ci­pe he­re­de­ro, Maha Va­ji­ra­long­korn, de­cla­ró que an­tes de ac­ce­der al trono te­nía que com­par­tir la tris­te­za con el pue­blo; el re­gen­te, el ge­ne­ral Prem Tin­su­la­no­da, de 96 años, ma­ni­fes­tó que es­ta­ba pa­ra­li­za­do por la tris­te­za. La rei­na Si­ri­kik, co­no­ci­da co­mo la ma­dre de to­dos los tai­lan­de­ses, no di­ce na­da por­que tam­bién ella es­tá gra­ve­men­te en­fer­ma. El pue­blo llo­ra des­con­so­la­do y com­pra pren­das de co­lor ne­gro o blan­co pa­ra ves­tir el lu­to. El do­lor que es­ce­ni­fi­can los tai­lan­de­ses por la muer­te de su rey so­lo es com­pa­ra­ble al que ex­hi­bie­ron los co­rea­nos del nor­te cuan­do fa­lle­ció Kim Jong-il.

Tai­lan­dia es uno de los paí­ses con más ti­rón pa­ra el tu­ris­mo y don­de flo­re­ce con fuer­za y va­rie­dad la in­dus­tria del se­xo. El año pa­sa­do re­ci­bió 33 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, lo que re­pre­sen­ta el 10% de la eco­no­mía del país. Las zo­nas don­de se des­plie­ga el se­xo pa­ra tu­ris­tas cie­rran es­tos días pa­ra sin­to­ni­zar con el do­lor po­pu­lar, no sa­be­mos has­ta cuán­do, por­que el Go­bierno llo­ra al rey, pe­ro mi­ra de reojo a la eco­no­mía. No se sa­be lo que ha­rá el Eje­cu­ti­vo, pe­ro es se­gu­ro que ha­rá al­go pa­ra no ma­tar la ga­lli­na de los hue­vos de oro que es el tu­ris­mo, y el cen­tro de gra­ve­dad del tu­ris­mo tai­lan­dés se si­túa en las geo­gra­fías del se­xo. Lo que con­vie­ne que se­pan los tu­ris­tas es que no po­drán vi­si­tar el pa­la­cio real mien­tras es­té allí el ca­dá­ver de Bhu­mi­bol. ¿Cuán­to tiem­po es­ta­rá? De mo­men­to, na­die lo sa­be, pue­de ser un año. Los ri­tos que han se­gui­do al fa­lle­ci­mien­to, que se se­gui­rán ce­le­bran­do, han te­ni­do y ten­drán un gran co­lo­ris­mo por las exó­ti­cas li­tur­gias que prac­ti­ca el cle­ro bu­dis­ta con sus tú­ni­cas de aza­frán. Cuan­do con­si­de­ren que ya lo han llo­ra­do bas­tan­te in­ci­ne­ra­rán a Bhu­mi­bol con­for­me a la tra­di­ción. Du­ran­te un año ves­ti­rán de ne­gro o blan­co (pre­fe­ren­te­men­te de ne­gro) y las fá­bri­cas tex­ti­les ya es­tán pla­ni­fi­can­do pa­ra abas­te­cer el mer­ca­do.

Un ha­lo di­vino.

Bhu­mi­bol te­nía 88 años y lle­va­ba 70 en el trono. Era ve­ne­ra­do co­mo una vie­ja re­li­quia san­ti­fi­ca­da, un se­mi­diós. Es­te ha­lo ca­si di­vino lo cul­ti­va­ron los es­tra­te­gas de la mo­nar­quía con le­yes es­pe­cia­lí­si­mas. La Ley de Le­sa Ma­jes­tad prohí­be cual­quier crí­ti­ca al rey y a sus de­ci­sio­nes. Hi­cie­ra lo que hi­cie­ra, lo cu­brían de ala­ban­zas por­que las críticas es­tán cas­ti­ga­das con pe­nas de pri­sión que pue­den lle­gar a los 15 años. El mo­nar­ca y la rei­na Si­ri­kit eran la ima­gen de la fe­li­ci­dad y de ellos se de­ri­va­ba la di­cha a to­do el país, de­cían al­gu­nas can­cio­nes. A los pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros que tra­ba­jan allí tam­bién les afec­ta la Ley de Le­sa Ma­jes­tad e in­cu­rren en las mis­mas pe­nas que los na­cio­na­les. Du­ran­te su rei­na­do hu­bo 19 gol­pes de Es­ta­do y 19 Cons­ti­tu­cio­nes, el po­der es­tu­vo mu­chas ve­ces

Una tai­lan­de­sa con el re­tra­to del rey Bhu­mi­bol en la co­la de con­do­len­cias an­te el Pa­la­cio Real de Bang­kok.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.