La re­si­den­cia de Doha.

Tiempo - - A FONDO -

de se­gu­ri­dad, se les asig­na una re­si­den­cia, bien en in­mue­bles del Es­ta­do o bien en ré­gi­men de al­qui­ler.

La ti­po­lo­gía de las re­si­den­cias es muy va­ria­da de­pen­dien­do del país don­de se ubi­can. En al­gu­nos ca­sos, la re­si­den­cia y la can­ci­lle­ría es­tán jun­tas, de ahí que al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res le sea di­fí­cil des­glo­sar el al­qui­ler de es­te ti­po de vi­vien­da. Pa­ra re­sol­ver ese en­tuer­to en si­tios co­mo Pe­kín, Ad­dis Abe­ba o An­do­rra la Ve­lla se ha cal­cu­la­do el cos­te de la ca­sa en fun­ción de los me­tros cua­dra­dos ocu­pa­dos por la vi­vien­da al tra­tar­se de un con­tra­to con­jun­to.

El al­qui­ler de esas 50 vi­vien­das ofi­cia­les pa­ra em­ba­ja­do­res y re­pre­sen­tan­tes per­ma­nen­tes con­lle­vó en sep­tiem­bre un gas­to glo­bal de 505.320,80 eu­ros, lo que su­po­ne un me­dia de más de 10.000 eu­ros por ca­da uno de es­tos in­mue­bles. O 6,5 mi­llo­nes si se ha­ce el cómpu­to del año com­ple­to. Asi­mis­mo, 16 cón­su­les dis­pu­sie­ron de re­si­den­cias al­qui­la­das por un im­por­te to­tal de 76.005,22 eu­ros (una me­dia de unos 4.750 eu­ros al mes). Las ci­fras más lla­ma­ti­vas son las de las re­si­den­cias pa­ra el em­ba­ja­dor que Es­pa­ña pa­ga en Ca­tar (32.073 eu­ros al mes), An­go­la (25.585), Ru­sia (23.373), Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (19.735) y Singapur (17.528). Las ca­pi­ta­les de es­tos paí­ses son de las más ca­ras del mun­do a la hora de al­qui­lar vi­vien­das, aun­que en Ex­te­rio­res hay di­plo­má­ti­cos que con­si­de­ran ex­ce­si­vas es­tas ci­fras y creen que se po­drían

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.