LA RE­SI­DEN­CIA QUE NUN­CA FUE

Tiempo - - A FONDO -

En oc­tu­bre de 2010, el Eje­cu­ti­vo de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro apro­bó la cons­truc­ción de una nue­va re­si­den­cia pa­ra el em­ba­ja­dor en Ma­rrue­cos, que en aquel mo­men­to era Al­ber­to Na­va­rro. La li­ci­ta­ción de las obras se pre­su­pues­tó en ca­si 6,5 mi­llo­nes de eu­ros, con un pla­zo de 18 me­ses pa­ra rea­li­zar los tra­ba­jos, y se pre­pa­ra­ron unos pla­nos y bo­ce­tos co­mo los de la ima­gen. Al fi­nal, la re­si­den­cia nun­ca se llegó a edi­fi­car por­que el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy con­si­de­ró que se tra­ta­ba de una obra fa­raó­ni­ca que iba a arran­car en lo peor de la cri­sis eco­nó­mi­ca: se can­ce­ló la li­ci­ta­ción y los fon­dos fue­ron de­vuel­tos a Ha­cien­da. Des­de en­ton­ces, el em­ba­ja­dor es­pa­ñol vi­ve en una re­si­den­cia al­qui­la­da en Ra­bat por la que el Es­ta­do pa­ga 12.960 eu­ros al mes. La an­ti­gua re­si­den­cia se en­con­tra­ba en mal es­ta­do y era po­co re­pre­sen­ta­ti­va de Es­pa­ña en el país ve­cino. En 2013 vol­vió a ser no­ti­cia es­ta re­si­den­cia cuan­do des­de el in­de­pen­den­tis­mo catalán se pu­so el gri­to en el cie­lo por los 6,5 mi­llo­nes pre­su­pues­ta­dos pa­ra con­tra­rres­tar las que­jas de Ma­drid por la red de em­ba­ja­das ca­ta­la­nas en el ex­te­rior. ERC llegó a pre­sen­tar una pre­gun­ta al Go­bierno, pe­ro la re­ti­ró tras en­te­rar­se de que nun­ca sa­lió de los pla­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.