Vi­vien­da “in­ha­bi­ta­ble”.

Tiempo - - A FONDO -

so­bre el cos­te de la vi­da en más de 200 ur­bes que pu­bli­có la em­pre­sa de con­sul­to­ría de re­cur­sos humanos Mer­cer. Luan­da fue di­se­ña­da pa­ra aco­ger a 600.000 per­so­nas y llegó a al­ber­gar a 6 mi­llo­nes du­ran­te el con­flic­to ci­vil que se desa­rro­lló en­tre 1975 y 2002, el más lar­go de Áfri­ca y cu­yo le­ga­do es una in­men­sa bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que los di­ri­gen­tes an­go­le­ños no lo­gran pin­char y que trae por el ca­mino de la amar­gu­ra a los ex­tran­je­ros.

En Bang­kok, ca­pi­tal de Tai­lan­dia, se ha te­ni­do que op­tar des­de 2014 por el al­qui­ler de una re­si­den­cia pro­vi­sio­nal tras una pe­ti­ción en es­te sen­ti­do de la em­ba­ja­do­ra Car­men Mo­reno. El Es­ta­do cuen­ta en pro­pie­dad con una man­sión de tres plan­tas y 1.200 me­tros cua­dra­dos en el cen­tro de la ciu­dad y a po­ca dis­tan­cia del ras­ca­cie­los don­de se en­cuen­tran las ofi­ci­nas de la em­ba­ja­da es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, la em­ba­ja­do­ra ale­gó en 2013, al po­co de lle­gar, una se­rie de pro­ble­mas en la re­si­den­cia que la ha­cían “in­ha­bi­ta­ble”. Ex­te­rio­res acep­tó pre­su­pues­tar cer­ca de 500.000 eu­ros pa­ra una re­for­ma in­te­gral.

A la iz­quier­da, em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Ye­men, ce­rra­da re­cien­te­men­te. Aba­jo, re­si­den­cia del em­ba­ja­dor es­pa­ñol en Moscú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.