HA­BRÁ QUE VOL­VER A LAS ME­DI­DAS IMPOPULARES CO­MO LAS DE RA­JOY EN 2012

Tiempo - - A FONDO -

Luis de Guin­dos lle­va va­rias se­ma­nas azu­zan­do el mie­do a unas nue­vas elec­cio­nes con una fra­se que re­su­me sus te­mo­res a que la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca con­ta­gie fi­nal­men­te a la eco­no­mía: “La iner­cia (eco­nó­mi­ca) no du­ra pa­ra siem­pre; es ne­ce­sa­rio ali­men­tar­la”, co­men­tó el día de la pre­sen­ta­ción de su li­bro Es­pa­ña ame­na­za­da. El ministro con­fía en que la for­ma­ción de un nue­vo Go­bierno pro­vo­que un “shock po­si­ti­vo de con­fian­za” en las cuen­tas es­pa­ño­las pues el ho­ri­zon­te es­tá lleno de nu­ba­rro­nes, aun­que Mon­cloa si­gue con­fian­do en que se creen 900.000 em­pleos netos acu­mu­la­dos en­tre es­te año y el pró­xi­mo.

Si Ma­riano Ra­joy con­si­gue sa­car ade­lan­te su in­ves­ti­du­ra, el nue­vo Eje­cu­ti­vo de­be­rá aco­me­ter en sus pri­me­ros me­ses de vi­da un ajus­te de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit del 3,6% al 3,1% a lo lar­go de 2017, tal y co­mo le exi­ge la Co­mi­sión Eu­ro­pea si quie­re evi­tar una mul­ta de has­ta 2.000 mi­llo­nes (el 0,2% del PIB) por las su­ce­si­vas tar­je­tas ama­ri­llas que Bru­se­las le ha sa­ca­do a Es­pa­ña en los úl­ti­mos años por los des­equi­li­brios en las cuen­tas pú­bli­cas. Esa re­duc­ción del dé­fi­cit so­lo es po­si­ble por la vía del ajus­te del gas­to o por el au­men­to de los in­gre­sos me­dian­te una subida de im­pues­tos. Es de­cir, ha­brá que vol­ver a las me­di­das impopulares que Ra­joy tu­vo que apro­bar al ini­cio de su man­da­to pa­ra evi­tar el res­ca­te eu­ro­peo del con­jun­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la. La di­fe­ren­cia con 2012 es que el PP se en­cuen­tra aho­ra en mi­no­ría par­la­men­ta­ria y ne­ce­si­ta­rá de al me­nos dos de los gran­des par­ti­dos –en prin­ci­pio PSOE y Ciu­da­da­nos– pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos. Esa arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria plan­tea el ho­ri­zon­te de un even­tual pac­to de Es­ta­do al que se po­drían su­mar otras fuer­zas po­lí­ti­cas y que re­cor­da- ría, en cier­ta ma­ne­ra, a los Pac­tos de la Mon­cloa de 1977, en los que una si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­sos­te­ni­ble y la ne­ce­si­dad de man­te­ner la paz so­cial pro­pi­cia­ron unos acuer­dos con los que se sal­vó la Tran­si­ción po­lí­ti­ca.

Aho­ra pa­re­ce­ría ca­si de chis­te, pe­ro lo cier­to es que el pri­mer Go­bierno en el que Adol­fo Suá­rez fue pre­si­den­te, en julio de 1976, no te­nía ministro de Eco­no­mía. Ha­bía un Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y otro de In­dus­tria, así que aquel Eje­cu­ti­vo he­re­da­ba las vie­jas cos­tum­bres del fran­quis­mo. Es­pa­ña era un país en el que el Im­pues­to so­bre la Ren­ta no exis­tía co­mo im­pues­to ge­ne­ral y la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca so­lo te­nía co­mo fin el cre­ci­mien­to den­tro de una si­tua­ción de ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal. Los acer­ca­mien­tos pau­la­ti­nos a las en­ton­ces Co­mu­ni­da­des Eco­nó­mi­cas Eu­ro­peas ha­bían abier­to los in­ter­cam­bios in­ter­na­cio­na­les, pe­ro Es­pa­ña se­guía sien­do una is­la.

Por aquel en­ton­ces, con el ge­ne­ral Fran­co re­cién des­apa­re­ci­do, la prio­ri­dad era la po­lí­ti­ca. La eco­no­mía no iba bien, pe­ro na­die se atre­vía a en­fren­tar­se al pro­ble­ma. Suá­rez era cons­cien­te de que a una cri­sis po­lí­ti­ca no se le po­día su­per­po­ner otra eco­nó­mi­ca por­que to­do po­día es­ta­llar. Sin em­bar­go, al­go ha­bía que ha­cer. El mun­do oc­ci­den­tal es­ta­ba su­mi­do en una pro­fun­dí­si­ma cri­sis pro­vo­ca­da por la subida de los pre­cios del pe­tró­leo.

En Es­pa­ña, el pa­ro, que du­ran­te dé­ca­das ha­bía si­do un fe­nó­meno ca­si des­co­no­ci­do de­bi­do a la emi­gra­ción, al­can­za­ba co­tas des­co­no­ci­das has­ta en­ton­ces. En 1977 era del 5,7% y co­men­za­ba a preo­cu­par. Hay que te­ner en cuen­ta que diez años an­tes la ta­sa de des­em­pleo era del 1,3%, lo que da­ba cuen­ta de un rá­pi­do cre­ci­mien­to. De he­cho, en 1978 el pa­ro al­can­zó ya al 7,6% de la po­bla­ción ac­ti­va y el nú­me­ro de des­em­plea­dos su­peró el mi­llón por pri­me­ra vez en la his­to­ria des­de que hay re­gis­tros.

Des­de los úl­ti­mos Go­bier­nos de la eta­pa fran­quis­ta se re­pe­tía una y otra

Ri­ve­ra y Ra­joy en la firma del acuer­do pa­ra la in­ves­ti­du­ra del se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.