CA­DA DÍA 4 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS VEN AL­GÚN VÍ­DEO DE EL­RU­BIUS

Tiempo - - A FONDO -

que­rían acer­car­se a sa­lu­dar a su ído­lo. “Hu­bo tan­tos em­pu­jo­nes que in­clu­so ti­ra­ron a un guar­da de se­gu­ri­dad. Le pro­vo­ca­ron un des­ga­rro mus­cu­lar y tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do”, re­cuer­da. Los ví­deos del mo­men­to son tan an­gus­tio­sos que El­ru­bius llegó a com­pa­rar la si­tua­ción con una es­ce­na de The Wal­king Dead y con­fe­só por Twit­ter su ago­bio: “Ca­si no po­día res­pi­rar”. Ese día les hu­bie­ra ve­ni­do bien un des­plie­gue si­mi­lar al que se pu­so en mar­cha en julio de 1999 du­ran­te el con­cier­to de los Backs­treet Boys en Ma­drid, don­de ha­bía un po­li­cía por ca­da cien fans; pe­ro na­die pen­só que un you­tu­ber pu­die­ra con­gre­gar a tan­tos se­gui­do­res.

“El­ru­bius es la per­so­na más nor­mal del mun­do”, in­ten­ta re­su­mir Bo­na­ga, in­ca­paz de enu­me­rar las cla­ves de su éxi­to. Y es que de­trás de ese chi­co con go­rra que ha­bla des­de el es­cri­to­rio de su ha­bi­ta­ción de es­tu­dian­te con una voz un tan­to en­go­la­da y unos ges­tos al­go so­bre­ac­tua­dos, al me­nos pa­ra los que no so­mos mi­llen­nials, se es­con­de Ru­bén Do­blas Gun­der­sen (Mi­jas, Má­la­ga, 1990), un jo­ven de 26 años, hi­jo de un es­pa­ñol y una no­rue­ga. Pa­só su in­fan­cia en Es­pa­ña pe­ro tras el di­vor­cio de sus pa­dres se tras­la­dó con su ma­dre a No­rue­ga sien­do un ado­les­cen­te. Se­gún ha ex­pli­ca­do en más de una oca­sión, te­ner la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo nór­di­co le ayu­dó a ser más abier­to de men­te y a bus­car nue­vas mo­ti­va­cio­nes.

Y así un buen día em­pe­zó a su­bir ví­deos a YouTu­be en los que co­men­ta­ba, al mis­mo tiem­po que ju­ga­ba, las par­ti­das de vi­deo­jue­gos que más le di­ver­tían. Pron­to em­pe­zó a ver có­mo esos ví­deos ha­cían gra­cia a sus ami­gos y con­se­guían una cier­ta vi­ra­li­dad, di­fu­sión en el ar­got, lo que le lle­vó a de­di­car ca­da vez más tiem­po a es­tas ac­ti­vi­da­des. Así, ter­mi­nó por de­jar apar­ca­dos sus es­tu­dios de Ani­ma­ción y Mo­de­la­do 3-D, pa­ra con­ver­tir­se en you­tu­ber pro­fe­sio­nal.

Han pa­sa­do diez años des­de que en 2006 subie­ra su pri­mer ví­deo, y aho­ra las ci­fras asus­tan. Es el you­tu­ber más se­gui­do de Es­pa­ña, el se­gun­do del mun­do his­pano (su­pe­ra­do úni­ca­men­te por el chi­leno Ho­laSo­yGer­mán) y el cuar­to del mun­do. Su ca­nal cuen­ta con más de 21 mi­llo­nes de sus­crip­to­res, más que los de Be­yon­cé y Lady Ga­ga jun­tos. Ca­da mes tie­ne de me­dia 120 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes, lo que su­po­ne que al día hay cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas que ven al­guno de sus ví­deos. Su crea­ción más re­pro­du­ci­da es una pa­ro­dia de la can­ción To­re­ro de Cha­yan­ne con los per­so­na­jes del vi­deo­jue­go Mi­ne­craft. Se ha vis­to más de 25 mi­llo­nes de ve­ces, una au­dien­cia inal­can­za­ble pa­ra las te­le­vi­sio­nes.

So­lo un ejem­plo. En agosto de es­te año anun­ció en un ví­deo que iba a sor­tear va­rias vi­deo­con­so­las y un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.