Los ga­lác­ti­cos de In­ter­net

Tiempo - - A FONDO -

te­les­co­pio. Pa­ra par­ti­ci­par ha­bía que re­tui­tear uno de los men­sa­jes de su per­fil de Twit­ter: “li­mo­na­da”; y en tan so­lo 48 ho­ras más de un mi­llón de per­so­nas ya ha­bían com­par­ti­do esas ocho le­tras, con­vir­tién­do­lo en uno de los diez men­sa­jes cor­tos más di­fun­di­dos en to­dos los tiem­pos. Una re­per­cu­sión que ha lle­va­do a la re­vis­ta Ti­me a in­cluir­le en su lis­ta de lí­de­res de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción (Next Ge­ne­ra­tion Lea­ders). “Es­to es in­creí­ble”, es­cri­bía El­ru­bius en Twit­ter na­da más co­no­cer la no­ti­cia; y al cie­rre de es­ta edi­ción su men­sa­je ha­bía ob­te­ni­do más de 14.800 re­tuits y 50.000 me gus­ta. “Es una pa­sa­da lo que mue­ve”, re­su­me Bo­na­ga, que con­si­de­ra que la cla­ve de su éxi­to es­tá en su na­tu­ra­li­dad y cer­ca­nía: “Ha­blar de tú a tú y es­cu­char a la gen­te”. Más de uno ha in­ten­ta­do des­ci­frar en cuán­tos ce­ros se tra­du­cen esa in­fluen­cia en su cuen­ta co­rrien­te. Al­gu­nos es­tu­dios ba­sa­dos en el cos­te de la pu­bli­ci­dad en la pla­ta­for­ma, te­nien­do en cuen­ta el nú­me­ro de se­gui­do­res, han cal­cu­la­do que El­ru­bius po­dría ga­nar 2,5 mi­llo­nes de eu­ros al año; es de­cir, más de 200.000 eu­ros ca­da mes. Son ci­fras a las que no lle­gan la ma­yo­ría de fut­bo­lis­tas de pri­me­ra di­vi­sión. Sin em­bar­go, los ex­per­tos con­sul­ta­dos creen que ga­nar ese di­ne­ro so­lo de la pu­bli­ci­dad es im­po­si­ble, por­que el cálcu­lo no es tan sen­ci­llo co­mo mul­ti­pli­car el nú­me­ro de re­pro­duc­cio­nes por el pre­cio de ca­da anun­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.