SU CA­NAL DE YOUTU­BE TIE­NE 21 MI­LLO­NES DE SUS­CRIP­TO­RES

Tiempo - - A FONDO -

“No es lo mis­mo que tus ví­deos los vean un mi­llón de me­xi­ca­nos que un mi­llón de es­ta­dou­ni­den­ses”, ad­vier­te Héc­tor Tu­riel, coau­tor de Ma­má quie­ro ser You­tu­ber que co­no­ce muy bien los en­tre­si­jos de la pla­ta­for­ma de ví­deos en la que a sus 50 años tam­bién ha­ce sus pi­ni­tos ba­jo el nom­bre de El Pa­drino. A las va­ria­cio­nes que su­fren las ta­ri­fas pu­bli­ci­ta­rias de­pen­dien­do del país, ha­bría que aña­dir la os­ci­la­ción de pre­cios de­pen­dien­do del día e in­clu­so de la épo­ca del año. “De la pu­bli­ci­dad no ga­nan ni la dé­ci­ma par­te de lo que se di­ce”, aña­de Tu­riel, que con­si­de­ra que la po­si­bi­li­dad de vi­vir de ser you­tu­ber es un pri­vi­le­gio re­ser­va­do a unos po­cos. “Es co­mo los suel­dos de los ga­lác­ti­cos. So­lo hay unos po­cos en pri­me­ra di­vi­sión”, apun­ta.

Des­de la Co­mu­ni­dad In­ter­na­cio­nal de You­Tu­bers, crea­da pa­ra re­unir a pro­duc­to­res his­pa­nos de la po­pu­lar pla­ta­for­ma de ví­deo on li­ne, re­cuer­dan ade­más que lo ha­bi­tual es que los más co­no­ci­dos ten­gan opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio fue­ra de la web. El­ru­bius co­bra de­re­chos de au­tor de al me­nos tres li­bros. En 2014 pu­bli­có El li­bro troll (Te­mas de Hoy), un li­bro in­ter­ac­ti­vo con re­tos que sus lec­to­res de­bían com­ple­tar. En so­lo seis se­ma­nas ven­dió 40.300 ejem­pla­res y se man­tu­vo co­mo nú­me­ro uno de ven­tas en Es­pa­ña du­ran­te dos me­ses. En sep­tiem­bre de 2015 pu­bli­có su pri­mer có­mic: El Ru­bius:

(Te­mas de Hoy), don­de él mis­mo se con­ver­tía en el pro­ta­go­nis­ta de un mun­do de reali­dad vir­tual. Fue tal el éxi­to que en la úl­ti­ma Fe­ria del Li­bro de Ma­drid se con­vir­tió en el au­tor más bus­ca­do du­ran­te las tra­di­cio­na­les fir­mas de li­bros. En ju­nio de es­te año lle­ga­ba la se­gun­da par­te: Vir­tual He­ro 2: La to­rre im­po­si­ble (Te­mas de Hoy).

Tam­bién ha he­cho sus pi­ni­tos en el ci­ne de la mano de San­tia­go Se­gu­ra en To­rren­te 5, y las com­pa­ñías de vi­deo­jue­gos cru­zan los de­dos pa­ra que sus pro­duc­tos es­tén en­tre los ele­gi­dos en los ví­deos de El­ru­bius. En ge­ne­ral, to­das las mar­cas que tie­nen a los mi­llen­nials co­mo tar­get sa­ben que no hay na­die me­jor que un you­tu­ber pa­ra lle­gar a su pú­bli­co, por­que ade­más lo ha­cen uti­li­zan­do su pro­pio ca­nal y su mis­mo len­gua­je, lo que les ga­ran­ti­za que los ví­deos se­rán vi­ra­les en cues­tión de se­gun­dos. Por ejem­plo, una de las pri­me­ras ac­cio­nes de de El­ru­bius sir­vió pa­ra pro­mo­cio­nar una co­no­ci­da fran­qui­cia de piz­zas, y lo hi­zo col­gan­do en su ca­nal un ví­deo en el que se de­di­ca­ba a in­cor­diar a los clien­tes pi­dién­do­les que com­par­tie­ran con él el bor­de de la ma­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.