Pro­duc­cio­nes so­fis­ti­ca­das

Tiempo - - A FONDO -

que el you­tu­ber es una nue­va ca­te­go­ría de ar­tis­ta. Y sus pro­duc­cio­nes son ví­deos cor­tos, de unos 10-12 mi­nu­tos, don­de él se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta. La mis­ma fór­mu­la sir­ve pa­ra ven­der piz­zas, pa­ra co­men­tar vi­deo­jue­gos, pa­ra acep­tar re­tos de sus fans, pa­ra na­rrar sus via­jes o pa­ra con­tar pa­sa­jes de su vi­da co­ti­dia­na. Un vis­ta­zo rá­pi­do al ca­nal de El­ru­bius bas­ta pa­ra sal­tar en po­cos mi­nu­tos de un ví­deo don­de te­le­vi­sa una cla­se prác­ti­ca de la au­toes­cue­la, sin ob­viar al­gu­na que otra te­me­ri­dad al vo­lan­te, a otro don­de res­pon­de a pre­gun­tas de sus se­gui­do­res, a ca­da cual más ab­sur­da, pa­ra ter­mi­nar en un ter­ce­ro en el que da ideas a los es­pec­ta­do­res so­bre có­mo con­ver­tir­se en el ve­cino más mo­les­to del edi­fi­cio. To­do ello con un len­gua­je don­de ha­bla a su pú­bli­co sin cen­su­rar un vo­ca­bu­la­rio no ap­to pa­ra los ho­ra­rios in­fan­ti­les de las te­le­vi­sio­nes o uti­li­zan­do com­ple­men­tos de du­do­so gus­to, co­mo un con­so­la­dor co­lor fuc­sia, fle­xi­ble y un tan­to exa­ge­ra­do, con el que si­mu­la dar la­ti­ga­zos.

“Los jó­ve­nes con­fían más en la gen­te de su edad”, ex­pli­ca Gon­za­lo Fuen­tes, pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad CEU San Pablo, que ha es­tu­dia­do el fe­nó­meno YouTu­be en pro­fun­di­dad. De he­cho, se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por la red so­cial, los usua­rios de en­tre 18 y 24 años es­co­gen los ví­deos crea­dos por gen­te anó­ni­ma fren­te a los que per­te­ne­cen a ca­na­les ofi­cia­les, sean de la ín­do­le que sean. Pa­ra Fuen­tes, una de las cla­ves de esa elec­ción es­tá en la co­mu­ni­ca­ción de “tú a tú” que em­plean los you­tu­bers, que en­cuen­tran en In­ter­net un es­pa­cio li­bre don­de pue­den “ha­cer y de­cir” lo que quie­ran. “El len­gua­je no es un tru­co, te tie­ne que sa­lir na­tu­ral por­que si no, se te ve el plu­me­ro”, aña­de Bo­na­ga. Una cer­ca­nía que sin em­bar­go no de­be lle­var a en­ga­ños. De me­dia los you­tu­bers pa­san unas 12 ho­ras de­lan­te del or­de­na­dor por ca­da ví­deo y en ellos ca­si to­do es­tá cal­cu­la­do al mi­lí­me­tro. “Se­gu­ro que hay un guion, una pre­pro­duc­ción, un pro­ce­so de pro­duc­ción, y una cui­da­da pos­pro­duc­ción”, ex­pli­ca Fuen­tes, al­go ne­ce­sa­rio pa­ra crear unos pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les que no es­ca­ti­man en efec­tos es­pe­cia­les. Cris­ti­na Bo­na­ga con­si­de­ra que el sec­tor ha vi­vi­do una trans­for­ma­ción des­de las fil­ma­cio­nes ama­teurs de ha­ce una dé­ca­da has­ta los pro­duc­tos cui­da­do­sa­men­te edi­ta­dos de la ac­tua­li­dad.

En efec­to, la ma­yo­ría de los you­tu­bers em­pe­zó co­men­tan­do vi­deo­jue­gos, una de las te­má­ti­cas que más uni­da es­tá al desa­rro­llo de In­ter­net. Ade­más re­sul­tan ser los con­te­ni­dos más ren­ta­bles, por­que al pa­re­cer, los al­go­rit­mos de bús­que­da de la pla­ta­for­ma pri­vi­le­gian es­ta te­má­ti­ca, otor­gan­do un me­jor po­si­cio­na­mien­to a sus se­gui­do­res. Pe­ro ade­más, gra­cias a YouTu­be, en es­tos úl­ti­mos años los blogs se han que­da­do ob­so­le­tos fren­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.