La fa­ma you­tu­ber tam­bién cues­ta

Tiempo - - A FONDO -

eco­nó­mi­cos”, ex­pli­ca Fuen­tes. Un en­torno que pro­vo­ca que el cha­val es­pon­tá­neo y na­tu­ral de YouTu­be pier­da “su esen­cia”, y ter­mi­ne sien­do re­cha­za­do por el pú­bli­co. Héc­tor Tu­riel aña­de que la idea de una te­le­vi­sión que se ve a una hora de­ter­mi­na­da en fun­ción de la pro­gra­ma­ción de ese día es­tá “ob­so­le­ta”. En al­gu­nos paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, el tra­di­cio­nal da­to de sha­re ha per­di­do re­le­van­cia y los ca­na­les pres­tan más aten­ción a las lla­ma­das au­dien­cias re­tar­da­das, que mi­den ade­más las vi­sua­li­za­cio­nes on li­ne, lo que a su jui­cio les per­mi­te ha­cer­se una idea más real de a cuán­tos es­pec­ta­do­res han con­se­gui­do lle­gar. Y si la te­le les in­tere­sa po­co, el res­to de me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les les in­tere­sa to­da­vía me­nos. “El­ru­bius no con­ce­de en­tre­vis­tas”, zan­jan des­de su en­torno ca­da vez que co­men­ta­mos la po­si­bi­li­dad de po­ner­nos en con­tac­to con él. De he­cho, hu­bo que es­pe­rar has­ta 2015 pa­ra es­cu­char la voz de Ru­bén Do­blas en te­le­vi­sión. Lo hi­zo sen­tán­do­se en El rin­cón de pen­sar, de Ris­to Me­ji­de, y ter­mi­nó llo­ran­do al re­cor­dar los ma­los tra­gos que ha pa­sa­do co­mo con­se­cuen­cia de su po­pu­la­ri­dad. Con­fe­só que in­clu­so llegó a re­cluir­se en una ca­sa ale­ja­da de los su­yos y que vi­vió du­ran­te me­ses con las per­sia­nas ba­ja­das pa­ra in­ten­tar huir del aco­so de los fans.

Por mu­cho que in­ten­ten huir de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les, es­tos ído­los cur­ti­dos en las en­tra­ñas de la Red no es­tán exen­tos de la per­se­cu­ción de la pren­sa del co­ra­zón. El­ru­bius lo vi­vió en pri­me­ra per­so­na ha­ce un mes, cuan­do se des­per­tó un día y vio que una pu­bli­ca­ción ha­bía des­cu­bier­to su se­cre­to me­jor guar­da­do: una re­la­ción con una mo­de­lo ma­dri­le­ña de 23 años. Co­mo res­pues­ta, con­tes­tó en su me­dio ha­bi­tual y mos­tran­do su ca­ra más se­ria con un ví­deo don­de no es­con­día su en­fa­do.

Y es que es­te chi­co que es­tá a pun­to de ro­zar la trein­te­na po­co tie­ne ya que ver con el Ru­bén Do­blas que subía ví­deos co­men­tan­do vi­deo­jue­gos con 16 años. “Con el tiem­po ma­du­ran y van evo­lu­cio­nan­do los con­te­ni­dos”, ex­pli­ca Cris­ti­na Bo­na­ga, que cree que en los úl­ti­mos años se es­tá crean­do una bur­bu­ja que aca­ba­rá por ex­plo­tar. “YouTu­be que­ma mu­cho y exi­ge una de­di­ca­ción de 24 ho­ras”, ex­pli­ca, por eso es­tá con­ven­ci­da de que los que no ten­gan ver­da­de­ro ta­len­to terminarán por que­dar­se atrás. El pro­pio El­ru­bius tu­vo que ha­cer una re­fle­xión en sus re­des so­cia­les ha­ce unos me­ses tras re­ci­bir va­rios co­men­ta­rios de sus sus­crip­to­res en los que se que­ja­ban de que “ya no era el mis­mo”. En ella ex­pli­ca­ba que ca­da día in­ten­ta­ba se­guir sien­do él mis­mo, pe­ro que no le re­sul­ta fá­cil con la “pre­sión” que su­po­ne sa­ber que hay miles de per­so­nas que cons­tan­te­men­te es­pe­ran ví­deos en­tre­te­ni­dos.

Pa­ra el pro­fe­sor Gon­za­lo Fuen­tes, con­for­me van cre­cien­do, es­tos you­tu­bers co­rren el ries­go de per­der el gan­cho con la au­dien­cia y que es­ta “se can­se”. “Al fin y al ca­bo su tar­get son los mi­llen­nials por­que les con­si­de­ran par­te de su ge­ne­ra­ción, pe­ro esa fór­mu­la no ser­vi­rá pa­ra en­gan­char a los que ven­gan de­trás”, aña­de. Sin em­bar­go, to­dos coin­ci­den en que es ne­ce­sa­rio con­tem­plar el fe­nó­meno en una di­men­sión más glo­bal. “Se­ría pa­té­ti­co ver a los you­tu­bers de aho­ra ha­cien­do lo mis­mo con 40 años, pe­ro ven­drán otros que en­gan­cha­rán con las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, por­que es una fór­mu­la que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se”, opi­na Héc­tor Tu­riel. An­te es­tas pa­la­bras su com­pa­ñe­ra Cris­ti­na Bo­na­ga asien­te con la cabeza mien­tras ad­vier­te que, pe­se a to­do, El­ru­bius se­rá “irre­pe­ti­ble”.

El­ru­bius, a la iz­quier­da, con San­tia­go Se­gu­ra, en el cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.