ES­TA­MOS DIS­PUES­TOS A PA­GAR TRES VE­CES MÁS POR UN PRO­DUC­TO ECO­LÓ­GI­CO

Tiempo - - A FONDO -

En la cén­tri­ca ca­lle de O’Don­nell de Ma­drid ha abier­to re­cien­te­men­te sus puer­tas un su­per­mer­ca­do eco­ló­gi­co: li­nea­les im­po­lu­tos, fru­ta va­ria­da, zu­mos de to­da ín­do­le que in­vi­tan a la de­gus­ta­ción, pas­tas, cho­co­la­tes... To­do muy ape­te­ci­ble, pe­ro el sus­to vie­ne cuan­do pa­sas por la ca­ja: un zu­mo que no lle­ga a los 50 ml, cues­ta más de 3 eu­ros... Cla­ro, es eco­ló­gi­co pen­sa­rán, y es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pa­gar por es­ta ali­men­ta­ción dos o tres ve­ces más que por la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal. To­do sea por con­su­mir sano... ¿Real­men­te?

So­bre los ali­men­tos eco­ló­gi­cos se es­cu­chan vo­ces de to­do ti­po, a me­nu­do, en­fren­ta­das. Hay quien di­ce que es un sim­ple mar­cha­mo, una me­ra eti­que­ta de mar­ke­ting pa­ra ven­der (más ca­ro) pe­ro que en reali­dad no son ali­men­tos más sa­nos que el res­to. Y hay otros que de­fien­den jus­to lo con­tra­rio: que sí, que tie­nen más nu­trien­tes y sien­tan me­jor al cuer­po y que, ade­más, con­ta­mi­nan me­nos el me­dio am­bien­te. Vea­mos.

Ac­tual­men­te co­exis­ten tres tér­mi­nos: or­gá­ni­co, más po­pu­lar en el mer­ca­do an­glo­sa­jón; bio­ló­gi­co (o bio), que se da so­bre to­do en Ale­ma­nia y el nor­te de Eu­ro­pa, y eco­ló­gi­co (eco), el que co­no­ce­mos en el mun­do his­pano. El pri­mer re­gla­men­to de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca da­ta de 1991. En Es­pa­ña, des­de 1993, los tér­mi­nos bio y eco se re­ser­va­ban pa­ra ali­men­tos de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca. La nor­ma­ti­va so­bre es­te ti­po de pro­duc­ción es co­mún en to­da la UE, pe­ro su apli­ca­ción de­pen­de de ca­da país. En Es­pa­ña, las com­pe­ten­cias, co­mo en otros mu­chos ám­bi­tos, es­tán trans­fe­ri­das a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que de­ci­den si se en­car­gan di­rec­ta­men­te o las sub­con­tra­tan a agen­cias cer­ti­fi­ca­do­ras pri­va­das. Ca­da una de es­tas agen­cias, pú­bli­cas o pri­va­das, tie­ne un se­llo pro­pio que acre­di­ta la cer­ti­fi­ca­ción. La pri­me­ra co­mu­ni­dad que pu­so en mar­cha una agen­cia cer­ti­fi­ca­do­ra fue An­da­lu­cía, que creó el Co­mi­té An­da­luz de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca (CAAE) en 1991. “Que un ali­men­to es­té eti­que­ta­do co­mo eco­ló­gi­co so­lo quie­re de­cir una co­sa: que el pro­duc­tor ha cum­pli­do con la nor­ma­ti­va eu­ro­pea de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca, que un ins­pec­tor lo ha cer­ti­fi­ca­do, que el agri­cul­tor o ga­na­de­ro ha pa­ga­do y le han da­do el se­llo que per­mi­te ven­der­lo así”, co­men­ta en el li­bro Co­mer sin mie­do J.M. Mu­let, li­cen­cia­do en Quí­mi­ca y doc­tor en Bio­quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia. Esa nor­ma­ti­va si­gue un prin­ci­pio: que to­do lo que se pon­ga en el cul­ti­vo sea na­tu­ral, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no se uti­li­cen pes­ti­ci­das ni fer­ti­li­zan­tes en es­tas pro­duc­cio­nes:

eco­ló­gi­co de plan­tas de aloe ve­ra, uno de los más ren­ta­bles, en An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.