QUE UN CUL­TI­VO SEA ECO­LÓ­GI­CO NO SIG­NI­FI­CA QUE ES­TÉ LI­BRE DE PES­TI­CI­DAS

Tiempo - - A FONDO - Www.tiem­po­dehoy.com

“Hay una lis­ta de fi­to­sa­ni­ta­rios que son pro­du­ci­dos por las mis­mas com­pa­ñías que fa­bri­can los con­ven­cio­na­les (Mon­san­to, Syn­gen­ta...). No se pue­den uti­li­zar fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos, pe­ro sí na­tu­ra­les”, ex­pli­ca Mu­let. ¿Es­to es me­jor? No ne­ce­sa­ria­men­te, di­ce es­te ex­per­to: “El Spi­no­sad, que es na­tu­ral, es tó­xi­co pa­ra las abe­jas, por ejem­plo. Tam­bién hay otros com­pues­tos na­tu­ra­les autorizados muy tó­xi­cos, co­mo el co­bre, la po­ta­sa, el alum­bre... Ade­más, en com­pa­ra­ción con los abo­nos quí­mi­cos, los fer­ti­li­zan­tes na­tu­ra­les (co­mo el es­tiér­col) pro­du­cen más emi­sio­nes de óxi­do ni­tro­so, un po­ten­te gas de efec­to in­ver­na­de­ro”, afir­ma.

Y es que con­si­de­ra­mos eco­ló­gi­co a la for­ma en la que sem­bra­ban nues­tros abue­los, pe­ro des­de siem­pre se han uti­li­za­do pes­ti­ci­das, has­ta ellos lo ha­cían. Mu­cha gen­te que com­pra pro­duc­tos eco­ló­gi­cos no sa­be que se usan pes­ti­ci­das en su ob­ten­ción: “En las en­cues­tas de con­su­mo [la au­sen­cia de pes­ti­ci­das] es uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les pa­ra com­prar­los, tam­bién es cier­to que se anun­cian co­mo cul­ti­va­dos sin pes­ti­ci­das y no re­ci­ben san­cio­nes por pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa”, con­ti­núa Mu­let.

“En el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio el uso de pro­duc­tos por ries­gos pa­ra los cul­ti­vos, so­lo se pue­den usar una se­rie de sus­tan­cias de un lis­ta­do li­mi­ta­do. En­tre esas sus­tan­cias es­tá el Spi­no­sad, un pro­duc­to pro­du­ci­do por un mi­cro­or­ga­nis­mo. Co­mo cual­quier pro­duc­to que se use en agri­cul­tu­ra de­be ha­cer­se en las con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das pa­ra un uso se­gu­ro. En la ma­yo­ría de los ca­sos, la muer­te de las abe­jas es­tá de­ri­va­da por un mal uso de los pro­duc­tos más que por la sus­tan­cia en sí. El uso del Spi­no­sad en agri­cul­to­res eco­ló­gi­cos es­tá so­me­ti­do a las ins­pec­cio­nes pe­rió­di­cas por los or­ga­nis- mos de con­trol y de­be ser co­rrec­to en la sus­tan­cia y la apli­ca­ción. En agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal no hay un sis­te­ma obli­ga­to­rio de vi­gi­lan­cia del co­rrec­to uso de los pro­duc­tos”, de­fien­de Francisco Ma­se­ro, res­pon­sa­ble de In­dus­trias en el CAAE. Pa­ra pro­du­cir ali­men­tos eco­ló­gi­cos tie­nes que ob­te­ner el se­llo, que vie­ne por el vis­to bueno de los cer­ti­fi­ca­do­res. Es­tas eva­lua­cio­nes se rea­li­zan co­mo mí­ni­mo una vez al año y con ci­ta pre­via. Mu­let es es­cép­ti­co con es­tas vi­si­tas: “Te tie­nes que fiar de que el res­to del año el agri­cul­tor no eche mano de otros pes­ti­ci­das”, es­cri­be en su li­bro. No lo ve así Fe­li­pe Sil­ve­la, uno de los so­cios de la py­me de ali­men­ta­ción cor­do­be­sa Cal­se­sa que, en­tre otros, pro­du­ce un acei­te de oli­va eco­ló­gi­co: “El asun­to de los ali­men­tos eco­ló­gi­cos se lle­va en se­rio y con unas me­di­das es­tric­tas que ga­ran­ti­zan su au­ten­ti­ci­dad. To­dos es­tos ali­men­tos es­tán con­tro­la­dos por una en­ti­dad cer­ti­fi­ca­do­ra, en nues­tro ca­so, el CAAE. Con­tro­lan to­do, des­de el aco­pio de ma­te­rias pri­mas has­ta el pro­ce­so de pro­duc­ción y al­ma­ce­na­mien­to. Cual­quier tram­pa o irre­gu­la­ri­dad se cas­ti­ga con se­ve­ri­dad y pue­des per­der tu au­to­ri­za­ción pa­ra es­te ti­po de pro­duc­ción”, ase­gu­ra.

Pro­duc­tos co­mo el ca­fé re­sul­tan sen­si­ble­men­te más ca­ros si son eco­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.