“Oja­lá mu­chas más per­so­nas se in­tere­sen por Ro­ma con es­te pre­mio”

Tiempo - - VIVIR -

Re­gi­na Bui­tra­go

Por qué cree us­ted que a la mujer le cues­ta tan­to ser con­si­de­ra­da en la His­to­ria? Creo que el des­pre­cio del po­der de la mujer ha exis­ti­do en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal des­de sus orí­ge­nes. En las dé­ca­das de los años 60 y 70 del siglo pa­sa­do yo pen­sa­ba que se po­dían cam­biar las co­sas y creo que sí, efec­ti­va­men­te, que las he­mos cam­bia­do bas­tan­te, pe­ro es­ta im­pre­sión mi­só­gi­na nos ro­dea por to­das par­tes: en las imá­ge­nes, en los li­bros, en las his­to­rias que nos con­ta­mos y tam­bién en el idio­ma. No sé si ocu­rre lo mis­mo en cas­te­llano, pe­ro en la len­gua in­gle­sa de­cir que “esa mujer es am­bi­cio­sa” no es nin­gún elo­gio. Tam­bién pa­de­ció la dis­cri­mi­na­ción co­mo do­cen­te por ser mujer... A lo lar­go de mi ca­rre­ra la res­pues­ta se­ría que sí, pe­ro he te­ni­do mu­cha suer­te, soy bas­tan­te resiliente y fuer­te y he apro­ve­cha­do al má­xi­mo. He es­ta­do en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, que es muy mas­cu­li­na pe­ro, en con­cre­to, es­tu­ve en un co­lle­ge de mu­je­res don­de me apo­ya­ron mu­chí­si­mo. En su úl­ti­mo li­bro, ana­li­za el con­cep­to que te­nían de sí mis­mos los ro­ma­nos. ¿Qué con­cep­to cree que tie­ne el eu­ro­peo de sí mis­mo? Es una pre­gun­ta muy di­fí­cil, pe­ro pa­ra ha­blar a tí­tu­lo per­so­nal, pa­ra mí es uno de los mo­ti­vos por los cua­les me dis­gus­té tan­to con el bre­xit, y es que a lo lar­go de mi vi­da he cam­bia­do mi sen­ti­do de iden­ti­dad de tal for­ma que, cuan­do era ado­les­cen­te, o te­nía vein­ti­tan­tos años, si al­guien me pre­gun­ta­ba “¿qué eres?” yo de­cía “in­gle­sa, o bri­tá­ni­ca”. Más re­cien­te­men­te, en al­gu­nos con­tex­tos, no en to­dos, de­cía “soy eu­ro­pea”. Creo que uno de los gran­des pro­yec­tos que, me te­mo, se ha­ya vis­to muy per­ju­di­ca­do por el bre­xit, es es­ta idea de con­tem­plar có­mo es po­si­ble y bueno, y có­mo su­po­ne un re­to emo­cio­nan­te, pre­sen­tar­se co­mo bri­tá­ni­ca y eu­ro­pea, o co­mo es­pa­ño­la y eu­ro­pea. Y no­so­tros lo he­mos da­do por per­di­do. Pe­ro cuan­do es­cu­cho el Himno de la ale­gría si­go pen­san­do que ahí hay un pro­yec­to, un pro­yec­to de ser eu­ro­peos, sea cual sea. Cuan­do se le con­ce­dió el pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias afir­mó: “Es­toy es­pe­cial­men­te en­can­ta­da por el he­cho de que sea un pre­mio pro­ce­den­te de Eu­ro­pa fren­te al mo­men­to que vi­ve mi país”... Por eso, pre­ci­sa­men­te, sig­ni­fi­ca tan­tí­si­mo. No creo que sor­pren­da a na­die de­cir que me de­cep­cio­nó mu­cho el vo­to a fa­vor del bre­xit. Co­mo ciu­da­da­na bri­tá­ni­ca, va­lo­re el fu­tu­ro del y las úl­ti­mas in­for­ma­cio­nes que ha­blan de un au­men­to de los de­li­tos xe­nó­fo­bos en el Reino Uni­do en un 41%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.