MU­SIC MA­KER FOUN­DA­TION

Tiempo - - VIVIR -

SHay más que Ma­drid. El Car­ta­ge­na Jazz pre­sen­ta el 11 de no­viem­bre a la Mu­sic Ma­ker Foun­da­tion, que re­clu­ta a ge­nui­nos ar­tis­tas de blues que no han lle­ga­do a las en­ci­clo­pe­dias. El 12 en Barcelona y el 13 en Ma­drid (Cla­mo­res). re­sue­nan en es­ta vi­go­ro­sa mues­tra de que Ver­hoe­ven man­tie­ne su ta­len­to in­dem­ne.

Elle es una pe­lí­cu­la in­có­mo­da por su pun­to de par­ti­da, la vio­la­ción de una mujer ma­du­ra, y desa­so­se­gan­te por su puer­to de arri­bo, la cons­ta­ta­ción de que to­dos, in­clu­so las víc­ti­mas, ali­men­ta­mos una si­mien­te os­cu­ra. La am­bi­güe­dad por la que Ver­hoe­ven ha­ce que su pe­lí­cu­la tran­si­te es tur­ba­do­ra por lo que po­see de de­mo­li­ción de cer­te­zas. Las lí­neas ro­jas del com­por­ta­mien­to han si­do en ella di­na­mi­ta­das. A es­te res­pec­to, jus­to en el cen­tro tem­po­ral de la pe­lí­cu­la, hay una es­ce­na pro­di­gio­sa en la que el ci­neas­ta am­pa­ra el po­ten­cial de los con­flic­tos que, co­mo la­va, aflo­ran a la su­per­fi­cie. En esa es­ce­na Mi­chè­le, la pro­ta­go­nis­ta, in­vi­ta a un fes­te­jo na­vi­de­ño a sus alle­ga­dos. En torno a su me­sa lo que se des­plie­ga es, en reali­dad, el ca­tá­lo­go de men­ti­ras que ar­ti­cu­la ca­da em­ble­ma so­cial. Una ma­dre an­cia­na con su gi­go­ló; un hi­jo que ejer­ce una pa­ter­ni­dad im­pos­to­ra; un ex­ma­ri­do con una no­via que po­dría ser su hi­ja; las ce­re­mo­nias de se­duc­ción a un ve­cino; el en­ga­ño reite­ra­do a la me­jor ami­ga. Na­da es lo que pa­re­ce, to­do si­gue su cur­so.

Ique in­sis­ten en la cons­truc­ción de un ima­gi­na­rio ma­ni­queo, am­pa­ra­do por bue­nos y ma­los, y le­van­ta­do so­bre cer­te­zas de una son­ro­jan­te in­ge­nui­dad. Si el ci­ne, y el ar­te por ex­ten­sión, po­see una ra­zón úl­ti­ma, es­ta no pue­de es­tar ale­ja­da de su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­cu­rar au­top­sias, tan­to de las épo­cas co­mo de los in­di­vi­duos. Y lo que Elle pro­po­ne en úl­ti­ma me­di­da es una plau­si­ble au­top­sia de la os­cu­ri­dad de nues­tro tiem­po. To­do ello, por su­pues­to, sin mo­ra­li­zar, sin es­cán­da­lo, sin re­chi­nar de dien­tes, con los co­men­sa­les, edu­ca­dos y bien ves­ti­dos, sin al­zar la voz ni tor­cer el ges­to, reuni­dos en torno a la me­sa con la ne­gli­gen­cia pro­pia de un mun­do sa­cia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.