De Fiesta Na­cio­nal a fies­tón se­vi­llano

El pa­sa­do 12 de oc­tu­bre se ce­le­bró por to­do lo al­to el Día de la his­pa­ni­dad con una re­cep­ción en el Pa­la­cio Real a la que asis­tió una par­te de la Fa­mi­lia Real y per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca y el ar­tis­teo.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Tres looks fe­me­ni­nos so­bre­sa­lie­ron en la pa­la­cie­ga ga­la de la Fiesta Na­cio­nal, co­mo el de Cris­ti­na Ci­fuen­tes, am­pa­ra­da en el pa­ra al­gu­nos pro­vo­ca­dor pa­ra­guas ro­ji­gual­do, al­go tan co­mún en­tre sou­ve­nirs nor­te­ame­ri­ca­nos e in­gle­ses, que usan sus co­lo­ris­tas ban­de­ras has­ta en slips. Co­mo Es­pa­ña es di­fe­ren­te, te­ne­mos a la en­se­ña na­cio­nal más res­pe­to que de­vo­ción. La sen­ti­mos co­mo pen­dón re­pre­sen­ta­ti­vo sin atre­ver­nos a con­ver­tir­la en al­go co­ti­diano, cer­cano o ins­pi­ra­ción de re­cur­sos tu­rís­ti­cos. Se­gui­mos ven­dien­do lu­na­res y pan­de­re­tas cuan­do el ro­jo con ama­ri­llo es muy lu­ci­do.

Ges­to his­tó­ri­co el de la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña con Ja­vier al la­do, fiel a su co­le­ta so­bre una es­pe­cie de abri­go-tú­ni­ca ani­man­do la có­mo­da ne­gru­ra. A ella re­cu­rrie­ron la te­le­vi­si­va Ana Ro­sa Quintana. Y tam­bién muy ele­gan­tes ne­gru­ras lle­vó Su­san­na Gri­so. Quintana en­ti­bió su tra­je en cue­ro y es­pal­da ce­lo­sía, fue atre­vi­da co­mo siem­pre y cau­ta en sus co­men­ta­rios, don­de con me­dias pa­la­bras lo di­ce to­do. Re­pa­so a los la­bios de Su­san­na, cre­ci­da en san­da­lias de ti­ras. Su­sa­na Díaz des­ta­có en ro­jo vi­vo. Con­cen­tró aten­ción con son­ri­sa siem­pre lu­mi­no­sa co­mo la de la vi­ce­pre­si­den­ta en fun­cio­nes So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Pa­ra ella fue­ron los co­rri­llos más nu­me­ro­sos an­te el ges­to ten­so de Luis De Guin­dos y el es­cu­rri­do Cris­tó­bal Mon­to­ro bus­can­do ano­ni­ma­to. Im­po­si­ble. Lo con­tra­rio pro­di­gó Jorge Fer­nán­dez Díaz, quien man­tu­vo son­ri­sa in­fre­cuen­te. Del ar­tis­teo, Víc­tor Ulla­te y María Jo­sé Mon­tiel. Pe­ro la pal­ma fue pa­ra la in­men­sa Án­ge­la Mo­li­na. Acu­día por pri­me­ra vez y oyó piropos.

Sa­lón de Ala­bar­de­ros.

Ana Pa­la­cio, que fue mi­nis­tra en­tra­ña­ble, tie­ne des­pa­cho en Bru­se­las. Elo­gia­ban su dul­zu­ra con­tra­pun­tea­da de iro­nía. Lle­vó un dos pie­zas azu­la­do y tai­lleur gris Án­ge­la Mo­li­na, la ca­ra más be­lla y dra­má­ti­ca de nues­tro ci­ne. An­du­vo so­bre ta­co­nes in­creí­ble­men­te fi­nos acom­pa­ña­da de su du­ra­de­ro ma­ri­do fran­cés. Es tan res­pal­do pro­tec­tor co­mo el arro­gan­te y adel­ga­za­do Juan de Ana Ro­sa. El du­que de Al­ba es­tre­nó su nue­vo tí­tu­lo res­pal­da­do por el rin­go­rran­go pa­la­cie­go de sa­lo­nes ates­ta­dos. Nun­ca hu­bo tan­to in­vi­ta­do y en el Sa­lón de Ala­bar­de­ros mu­chos se re­tra­ta­ron an­te el re­tra­to de la an­ti­gua Fa­mi­lia Real de An­to­nio Ló­pez. Es­tá fren­te a re­do­ra­da si­lla de Car­los V (1530). Así jun­ta dos gran­des eta­pas de nues­tra mo­nar­quía. El pin­tor hi­per­rea­lis­ta op­tó por to­nos gris cla­ro, na­da de cla­ros­cu­ros go­yes­cos. Juan Car­los, so­lo an­te el pe­li­gro. Fe­li­pe, dis­tan­cia­do co­mo aho­ra, cie­rra el re­ve­la­dor po­sa­do. So­bre­pa­sa los dos me­tros y lo fe­cha en­tre 1994 y 2014. Co­mo Ve­láz­quez y Go­ya, na­da la­me­te­ros pin­to­res de Cor­te, re­tra­ta más de lo que se ve. Lu­mi­no­si­dad acla­ra­do­ra. Cris­ti­na es pri­me­ra a la iz­quier­da, con su ha­bi­tual ges­to se­co y fal­da mi­di, al la­do de Ele­na, a quien don Juan Car­los, muy afec­tuo­so, pa­sa el bra­zo por en­ci­ma del hom­bro. Son co­le­gas y he­re­dó su ca­rác­ter co­mo

Cris­ti­na Ci­fuen­tes y So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría Luis del Ol­mo con su mujer Su­san­na Gri­so

Mar Utre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.