“Quie­nes pro­me­ten la sal­va­ción ape­lan­do a la pa­tria han abier­to bre­chas pro­fun­das en nues­tras so­cie­da­des”

Tiempo - - VIVIR -

(que en aquel mo­men­to era es­ca­so), sino del bie­nes­tar ju­rí­di­co: el in­ten­to de un re­par­to jus­to de la po­bre­za que otor­ga­ba de­re­chos e im­po­nía obli­ga­cio­nes. Quie­nes hoy se nie­gan a re­par­tir con sus so­cios re­cha­zan sus obli­ga­cio­nes, pe­ro al ha­cer­lo re­cha­zan tam­bién los de­re­chos e in­cli­nan la po­lí­ti­ca al te­rreno de los he­chos más o me­nos con­su­ma­dos, lo que nos lle­va, en efec­to, a otro mo­de­lo, que no tie­ne na­da de nue­vo. Es el mo­de­lo que ha exis­ti­do siem­pre fue­ra de ese ar­chi­pié­la­go ex­cep­cio­nal que fue, y aún es en par­te, el Es­ta­do so­cial de De­re­cho.

La reac­ción re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­da an­te la pér­di­da de al­gu­nas de las cer­te­zas y se­gu­ri­da­des de las que he­mos dis­fru­ta­do ex­pre­sa ¿in­cre­du­li­dad, te­mor, in­di­vi­dua­lis­mo exa­cer­ba­do, al­gu­na otra en­fer­me­dad so­cial?

La reac­ción pa­re­cía mo­de­ra­da cuan­do so­lo po­día ex­pre­sar­se me­dian­te los cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les. Pe­ro en la me­di­da que se han ido crean­do ins­ti­tu­cio­nes pa­ra­le­las pa­ra ren­ta­bi­li­zar po­lí­ti­ca­men­te esa nos­tal­gia de cer­te­za y se­gu­ri­dad, se ha pa­sa­do de la apa­ren­te mo­de­ra­ción a la ame­na­za gra­ve. Quie­nes hoy pro­me­ten la sal­va­ción ape­lan­do a la pa­tria, a la iden­ti­dad y a la gen­te, han em­pe­za­do a crear bre­chas pro­fun­das en las so­cie­da­des eu­ro­peas y ame­ri­ca­nas y a ero­sio­nar las es­truc­tu­ras, no ya del bie­nes­tar, sino del Es­ta­do de De­re­cho en cuan­to tal. Y eso ex­pre­sa más bien sim­ple­za, te­me­ri­dad y gre­ga­ris­mo. Eso es lo que re­cla­ma, a mi mo­do de ver, la aten­ción del pen­sa­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.