GUE­RRA RES­PAL­DA LA ABS­TEN­CIÓN

“LAS CON­SE­CUEN­CIAS DE NUES­TROS AC­TOS”

Tiempo - - PORTADA - Por Álvaro Nie­to AL­FON­SO GUE­RRA

El ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno es­cri­be so­bre la cri­sis del PSOE, abo­ga por de­jar go­ber­nar al PP y cri­ti­ca las con­sul­tas a los mi­li­tan­tes

“El so­cia­lis­mo de­be de­fen­der un pro­yec­to au­tó­no­mo, lo que no im­pi­de acuer­dos con otras or­ga­ni­za­cio­nes cuan­do los in­tere­ses del país lo re­quie­ran”

“Las pri­ma­rias eli­mi­nan la es­truc­tu­ra del par­ti­do […] No es com­pa­ti­ble as­pi­rar a di­ri­gir un co­lec­ti­vo y pre­fe­rir que las de­ci­sio­nes las to­men otros”

La tar­de del pa­sa­do 3 de oc­tu­bre, jus­to el lu­nes pos­te­rior al es­per­pén­ti­co fin de se­ma­na en el que Pe­dro Sán­chez di­mi­tió co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, una do­ce­na lar­ga de pe­rio­dis­tas se arre­mo­li­na­ba a las puer­tas de la se­de del Ins­ti­tu­to Fran­cés de Ma­drid, en la cén­tri­ca ca­lle del Mar­qués de la En­se­na­da. El ob­je­ti­vo de tan­ta ex­pec­ta­ción era Al­fon­so Gue­rra, quien a sus 76 años si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes del so­cia­lis­mo es­pa­ñol, y que ese día pre­ten­día dar una con­fe­ren­cia, jun­to al his­to­ria­dor fran­cés Mi­chel Wi­nock, so­bre “la re­for­ma de la de­mo­cra­cia”.

Los re­por­te­ros in­ten­ta­ban lo­grar una de­cla­ra­ción del ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno so­bre la cri­sis vi­vi­da por el PSOE los días pre­vios, y que cul­mi­nó la no­che del sábado 1 de oc­tu­bre con el nom­bra­mien­to de una ges­to­ra pre­si­di­da por el as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez. Pe­ro no lo lo­gra­ron.

Gue­rra, que con el pa­so de la edad es ca­da vez me­nos ami­go de las de­cla­ra­cio­nes en ca­lien­te, re­mi­tió a los pe­rio­dis­tas a un ar­tícu­lo su­yo es­cri­to tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 20 de di­ciem­bre de 2015 y pu­bli­ca­do por la re­vis­ta TIEM­PO el 22 de enero. En ese tex­to, ti­tu­la­do “De elec­cio­nes y pac­tos”, el ex nú­me­ro dos del PSOE des­car­tó la po­si­bi­li­dad de for­mar un Go­bierno al­ter­na­ti­vo al Par­ti­do Po­pu­lar y re­du­jo las op­cio­nes a dos: o in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy o nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Aho­ra, con la cal­ma y el so­sie­go que dan las tres se­ma­nas que han pa­sa­do, Gue­rra ha de­ci­di­do res­pon­der a los re­por­te­ros apos­ta­dos en el Ins­ti­tu­to Fran­cés y fi­jar su po­si­ción en la cri­sis que es­tá vi­vien­do el PSOE du­ran­te los úl­ti­mos días. Y una vez más lo ha­ce me­dian­te un ar­tícu­lo en es­ta re­vis­ta.

Ba­jo el tí­tu­lo “Las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos”, Gue­rra se ra­ti­fi­ca en sus tex­tos an­te­rio­res y res­pal­da que el PSOE lle­gue a acuer­dos con el PP en aras del bien co­mún. Asi­mis­mo, car­ga sin com­pa­sión con­tra la mo­da de las con­sul­tas a los mi­li­tan­tes por­que, en su opi­nión, su­po­nen una for­ma de huir de sus res­pon­sa­bi­li­da­des por par­te de los lí­de­res de un par­ti­do. Por eso pa­re­ce co­le­gir­se que el ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno re­cha­za que una po­si­ble abs­ten­ción de los so­cia­lis­tas pa­ra que go­bier­ne Ra­joy de­ba ser so­me­ti­da a la opi­nión de los mi­li­tan­tes, co­mo re­cla­man al­gu­nos emi­nen­tes so­cia­lis­tas.

El ar­tícu­lo de Al­fon­so Gue­rra apa­re­ce jus­to en el mo­men­to en que el Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE de­be de­ci­dir es­te fin de se­ma­na si cam­bia su po­si­ción res­pec­to a una po­si­ble nue­va in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, que se vo­ta­ría en el Con­gre­so de los Dipu­tados a fi­na­les de mes des­pués de que el Rey es­cu­che por úl­ti­ma vez a los re­pre­sen­tan­tes de los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos los días 24 y 25 de oc­tu­bre.

la épo­ca de glo­ba­li­za­ción que vi­vi­mos ha en­gen­dra­do una ge­ne­ra­ción que tien­de a la irres­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­tos. La te­le­vi­sión, los reali­ties, los de­ba­tes que son pe­leas de ga­llos, la im­pu­ni­dad que pro­por­cio­nan las re­des so­cia­les ha­cen que no se to­me con­cien­cia de las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos. Una in­ter­pre­ta­ción in­co­rrec­ta del prin­ci­pio kan­tiano, se­gún el cual ac­tuar éti­ca­men­te es res­pon­der des­de nues­tro con­cep­to del de­ber, con­du­ce a pen­sar que no son im­por­tan­tes las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos, que so­lo cuen­tan los mo­ti­vos de los ac­tuan­tes. Se nie­ga to­da res­pon­sa­bi­li­dad en las con­se­cuen­cias de los ac­tos, pues se ac­túa si­guien­do la con­vic­ción per­so­nal de ca­da uno.

Tal ac­ti­tud, que sa­tis­fa­ce nues­tra con­cien­cia, pue­de im­pli­car con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra to­dos. Es lo que ex­pli­ca que en el Reino Uni­do se vo­ta­se la sa­li­da del país de la UE e in­me­dia­ta­men­te des­pués se pro­tes­ta­se por­que no cre­ye­ron que sus vo­tos pu­die­sen pro­vo­car ta­les re­sul­ta­dos con­tra­rios a sus in­tere­ses. Igual­men­te, en un país arra­sa­do por 52 años de vio­len­cia, Co­lom­bia, ató­ni­tos que­da­ron to­dos al com­pro­bar que ellos mis­mos, vo­tan­do o de­jan­do de vo­tar, han pro­pi­cia­do una si­tua­ción que no quie­ren. Tam­bién en nues­tro país se vi­ve un he­cho se­me­jan­te en un par­ti­do, el PSOE, y en la so­cie­dad cuan­do se en­jui­cia la si­tua­ción plan­tea­da.

El vie­jo prin­ci­pio fiat ius­ti­tia, et pe­reat mun­dus, que pro­pug­na la pre­fe­ren­cia por el hun­di­mien­to del mun­do en aras de la jus­ti­cia, tie­ne en nues­tro ca­so un co­rre­la­to. Una di­ri­gen­te so­cia­lis­ta ha es­cri­to: “Y si al fi­nal los

Las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos

po­de­res fác­ti­cos aca­ban con no­so­tros, en nues­tra lá­pi­da pon­drá: ‘Muer­tos por vo­tar no a la de­re­cha”, apos­tan­do por la muer­te, se su­po­ne que del pro­yec­to so­cia­lis­ta, an­tes que es­ta­ble­cer un de­ba­te so­se­ga­do so­bre qué es más con­ve­nien­te ha­cer. Pe­ro no se tra­ta de im­pul­sar la muer­te del pro­yec­to so­cia­lis­ta sino de dar­le vi­da ac­tuan­do en ca­da oca­sión co­mo me­jor ga­ran­ti­ce la su­per­vi­ven­cia de las ideas.

lo que su­ce­dió en el co­mi­té fe­de­ral del psoe el 1 de oc­tu­bre no es gra­ve, lo gra­ve es có­mo su­ce­dió. Ima­gi­ne­mos los mis­mos he­chos en un es­ce­na­rio di­fe­ren­te: los miem­bros del Co­mi­té acu­den a la ca­lle Fe­rraz pa­ra ce­le­brar una reunión. Se co­no­ce el or­den del día: pro­pues­ta de la di­rec­ción, pa­ra que la aprue­be el Co­mi­té Fe­de­ral, de un ca­len­da­rio que im­pli­ca pri­ma­rias pa­ra ele­gir al se­cre­ta­rio ge­ne­ral el 23 de oc­tu­bre y con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio pa­ra ra­ti­fi­car­lo el 13 de no­viem­bre. La ca­lle es­tá va­cía, na­da atrae el in­te­rés de los mi­li­tan­tes ni de la pren­sa.

¿Qué hi­zo pues que en la ca­lle Fe­rraz y en el in­te­rior del Co­mi­té se or­ga­ni­za­ra el es­pec­tácu­lo la­men­ta­ble aquel día? Que to­do el mun­do sa­bía que unos días an­tes la mi­tad de los di­ri­gen­tes de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va ha­bía pre­sen­ta­do su di­mi­sión. Se sa­bía que es­ta­tu­ta­ria­men­te tal ac­to sig­ni­fi­ca­ba el ce­se del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. A par­tir de es­te co­no­ci­mien­to se des­en­ca­de­na una reunión na­da ra­cio­nal, con la ayu­da de los que per­ma­ne­cían en la ca­lle, so­cia­lis­tas y de otros par­ti­dos. Una vo­ta­ción de­mo­crá­ti­ca ter­mi­nó re­sol­vien­do el con­flic­to, pe­ro el da­ño es­ta­ba he­cho. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de un par­ti­do pier­de una vo­ta­ción de­mo­crá­ti­ca y de­ci­de aban­do­nar el pues­to. Un ac­to nor­mal en un par­ti­do fun­cio­nan­do co­mo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 6 de nues­tra Cons­ti­tu­ción. Si se hu­bie­se evi­ta­do la di­mi­sión co­lec­ti­va de los miem­bros de la di­rec­ción, la reunión del 1 de oc­tu­bre hu­bie­se si­do una más, im­por­tan­te des­de lue­go, de la prác­ti­ca ha­bi­tual de un par­ti­do de­mo­crá­ti­co. En el fon­do, ¿cuál era el de­ba­te? Có­mo se es­truc­tu­ra el po­der en una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca y pro­gre­sis­ta en el siglo XXI. El PSOE ha prac­ti­ca­do a lo lar­go de su his­to­ria una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, en la que los mi­li­tan­tes eli­gen a sus lí­de­res, a los que en­car­gan la di­rec­ción de la po­lí­ti­ca a tra­vés de sus es­truc­tu­ras eje­cu­ti­va (Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Fe­de­ral) y de­li­be­ra­ti­va (Co­mi­té Fe­de­ral), con los con­se­cuen­tes ór­ga­nos te­rri­to­ria­les, pro­vin­cia­les y lo­ca­les.

la pues­ta en prác­ti­ca de unas pri­ma­rias pa­ra ele­gir el can­di­da­to pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en 1998 ge­ne­ró un de­seo que anida en mu­chos mi­li­tan­tes de que to­das las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes sean to­ma­das me­dian­te re­fe­ren­dos o ple­bis­ci­tos. Es otra fór­mu­la, otra con­cep­ción de la de­mo­cra­cia que re­du­ce la mar­cha de la or­ga­ni­za­ción a la co­ne­xión del lí­der y las ba­ses, eli­mi­nan­do de fac­to la es­truc­tu­ra par­ti­da­ria.

La po­si­bi­li­dad de con­sul­ta per­ma­nen­te es un ali­cien­te pa­ra los mi­li­tan­tes en la edad de las re­des so­cia­les, por lo que pa­re­ce ló­gi­co que lo reivin­di­quen. Lo que sor­pren­de es que no po­cos di­ri­gen­tes cla­men por que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que les co­rres­pon­den en una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va se alo­jen en las ba­ses de la or­ga­ni­za­ción. No es muy com­pa­ti­ble as­pi­rar a di­ri­gir un co­lec­ti­vo y pre­fe­rir que las de­ci­sio­nes las to­men otros.

La pug­na por la evo­lu­ción del mo­de­lo que de­be pre­ser­var o cam­biar el PSOE se ha atra­ve­sa­do con un ac­to pun­tual en la vi­da po­lí­ti­ca, la po­si­ción a adop­tar en la

EL SO­CIA­LIS­MO DE­BE DE­FEN­DER UN PRO­YEC­TO AU­TÓ­NO­MO, LO QUE NO IM­PI­DE ACUER­DOS CON OTRAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES CUAN­DO LOS IN­TERE­SES DEL PAÍS LO RE­QUIE­RAN”

en­cru­ci­ja­da que ha plan­tea­do un Par­la­men­to frag­men­ta­do sin que los par­ti­dos ha­yan sa­bi­do en­con­trar una fór­mu­la de acuer­do pa­ra for­mar un Go­bierno.

Ya el 20 de di­ciem­bre los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes apun­ta­ban con cla­ri­dad a un di­le­ma inexo­ra­ble: o el PSOE se abs­te­nía en la vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra del di­ri­gen­te del par­ti­do que más vo­tos ha­bía ob­te­ni­do o se re­pe­ti­rían las elec­cio­nes. Así lo ex­pre­sé yo en­ton­ces en es­ta mis­ma pu­bli­ca­ción. An­tes de que efec­ti­va­men­te se re­pi­tie­ran las elec­cio­nes se pro­du­jo un dis­pa­ra­te po­lí­ti­co in­ca­li­fi­ca­ble y un ac­to de in­ten­cio­nes muy po­si­ti­vo, pe­ro que ter­mi­nó en fra­ca­so, fue abor­ta­do por Po­de­mos. El dis­pa­ra­te fue la in­só­li­ta fin­ta del lí­der que ga­nó las elec­cio­nes: ne­gar­se a acep­tar el en­car­go de for­mar Go­bierno que le hi­zo el je­fe del Es­ta­do. El ac­to de vo­lun­tad de de­mos­trar que el acuer­do era po­si­ble lo pro­ta­go­ni­zó el lí­der del PSOE lo­gran­do un acuer­do con Ciu­da­da­nos al que res­pon­die­ron con un vo­to en con­tra los di­ri­gen­tes de Po­de­mos, lo que no les ha im­pe­di­do se­guir con la ma­tra­ca de que un Go­bierno con el PSOE es po­si­ble. Son los cul­pa­bles de que hoy no ha­ya un Go­bierno de cen­tro iz­quier­da.

Ce­le­bra­das las elec­cio­nes, re­pe­ti­das, en ju­nio, el PP avan­zó de 123 a 137 dipu­tados, y aho­ra se plan­tea la dis­yun­ti­va de si re­pe­tir de nue­vo las elec­cio­nes o for­mar Go­bierno gra­cias a la alian­za con Ciu­da­da­nos, que su­ma­ría 170 dipu­tados. Y aquí es don­de la pa­sión ideo­ló­gi­ca pue­de ce­gar a unos y otros. Una per­so­na­li­dad cu­ya al­ta ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual se le su­po­ne de­cla­ra­ba a la pren­sa: “Pre­fie­ro las ter­ce­ras elec­cio­nes a un Go­bierno del PP”, co­mo si fue­sen tér­mi­nos ex­clu­yen­tes, es de­cir, que si hu­bie­ra ter­ce­ras elec­cio­nes se evi­ta­ría el Go­bierno del PP, cuan­do la reali­dad dic­ta que se­ría aún más pro­ba­ble ese Go­bierno.

cla­ro que los que se sien­ten in­có­mo­dos con la for­ma­ción de un Go­bierno del par­ti­do que ga­nó las elec­cio­nes tie­nen ra­zo­nes pa­ra sos­te­ner la idea con­tra­ria. Bas­ten dos pa­ra ex­pli­car­lo, la po­lí­ti­ca de re­cor­tes de los úl­ti­mos años, cau­san­te de mu­cho do­lor en las ca­pas más hu­mil­des de la so­cie­dad, y la ver­gon­zo­sa trama de co­rrup­ción que ha en­ri­que­ci­do ilí­ci­ta­men­te a al­gu­nos di­ri­gen­tes po­pu­la­res. Tie­nen pues ra­zo­nes, pe­ro te­ner ra­zo­nes no siem­pre sig­ni­fi­ca te­ner ra­zón. No se pue­de ac­tuar so­lo en fun­ción de la dig­ni­dad ul­tra­ja­da de ca­da per­so­na, hay que con­si­de­rar lo que afec­ta a la co­lec­ti­vi­dad.

Y to­do ello en una épo­ca en la que la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea ha per­di­do el nor­te de sus pro­yec­tos an­te la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca. El ejem­plo más cla­ro es­tá en el Reino Uni­do, don­de el la­bo­ris­mo cre­yó cum­plir con sus ob­je­ti­vos op­tan­do por la ter­ce­ra vía de Tony Blair (de he­cho, la acep­ta­ción de los pre­cep­tos neo­li­be­ra­les) pa­ra pa­sar a la in­tran­si­gen­cia sin fu­tu­ro de Je­remy Cor­bin.

El so­cia­lis­mo es­pa­ñol de­be cons­truir su sen­da his­tó­ri­ca de­fen­dien­do un pro­yec­to au­tó­no­mo, lo que no sig­ni­fi­ca la im­po­si­bi­li­dad de acuer­dos con otras or­ga­ni­za­cio­nes –co­mo su­po ha­cer en la tran­si­ción po­lí­ti­ca en 1978– cuan­do los in­tere­ses del país lo re­quie­ran.

LAS PRI­MA­RIAS ELI­MI­NAN LA ES­TRUC­TU­RA PAR­TI­DA­RIA. NO ES COM­PA­TI­BLE AS­PI­RAR A DI­RI­GIR UN CO­LEC­TI­VO Y PRE­FE­RIR QUE LAS DE­CI­SIO­NES LAS TO­MEN OTROS”

Ima­gen de la reunión que dipu­tados y se­na­do­res so­cia­lis­tas ce­le­bra­ron el pa­sa­do día 18 en la Cá­ma­ra Al­ta. En el cen­tro, el pre­si­den­te de la ges­to­ra del PSOE, Ja­vier Fer­nán­dez.

El ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral Pe­dro Sán­chez en la se­de del PSOE, días an­tes de su di­mi­sión, y la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz, en el pa­la­cio de San Tel­mo, se­de del Go­bierno au­to­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.