Tru­co o tra­to pa­ra un de­cre­to-ley in­ter­mi­na­ble

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ma­riano Ra­joy –“el que re­sis­te, ga­na” (Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la)– ha re­no­va­do el con­tra­to de al­qui­ler pa­ra vi­vir en La Mon­cloa. El lí­der del PP, aun­que ha ne­ce­si­ta­do más de 300 días, ha lo­gra­do su ob­je­ti­vo –en al­gu­nos mo­men­tos, ob­se­sión– de no ser el pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia que no re­pi­te man­da­to. Al fi­nal, ha de­mos­tra­do ser el más lis­to de to­dos y, aun­que no tie­ne fir­ma­do nin­gún pla­zo so­bre la du­ra­ción de la pró­rro­ga de su al­qui­ler, pue­de ser más lar­go de lo que mu­chos pre­vén. Ha­brá días du­ros, mo­men­tos im­po­si­bles y si­tua­cio­nes ex­tre­mas, pe­ro tam­po­co es des­car­ta­ble una le­gis­la­tu­ra ca­si com­ple­ta. To­do de­pen­de de un PSOE, que so­bre­vi­ve en­tre sus­to o muer­te, en­tre tru­co o tra­to, aho­ra en vís­pe­ras de Ha­llo­ween y de To­dos los San­tos, y que se ha vis­to obli­ga­do a un tra­to que, de al­gu­na ma­ne­ra ten­drá que ir más allá de la in­ves­ti­du­ra. Tam­bién de­pen­de del par­ti­do de Al­bert Rivera, con­de­na­do al tra­to des­de el día si­guien­te de las úl­ti­mas elec­cio­nes. PSOE y Ciu­da­da­nos, jun­tos y ca­da uno por su par­te, pue­den rom­per la ba­ra­ja, pe­ro eso con­du­ce a unas ter­ce­ras elec­cio­nes que, aho­ra mis­mo, eran la me­jor op­ción pa­ra Ra­joy y que pue­den ser­lo du­ran­te bas­tan­te tiem­po.

El in­qui­lino de La Mon­cloa, que tras las elec­cio­nes del 20-D de ha­ce ca­si un año lo te­nía to­do muy di­fí­cil, es más de To­dos los San­tos que de Ha­llo­ween, pe­ro al mis­mo tiem­po, con su am­bi­güe­dad ga­lle­ga cal­cu­la­da, le di­vier­te la dis­yun­ti­va tru­co o tra­to y se ma­ne­ja con sol­tu­ra en am­bos es­ce­na­rios. Las pe­ri­pe­cias de la po­lí­ti­ca han pro­vo­ca­do que el nue­vo Go­bierno de Ra­joy lle­gue con la ci­ta anual de Don Juan Te­no­rio, el dra­ma de Zo­rri­lla que, se­gún la tra­di­ción, se re­pre­sen­ta la no­che del Día de di­fun­tos y que, cuan­do el lí­der del PP era jo­ven, siem­pre pro­gra­ma­ba la en­ton­ces úni­ca te­le­vi­sión. Ha­llo­ween, que es la con­trac­ción en in­glés de All Ha­llow’s Eve –vís­pe­ra de To­dos los San­tos–, to­da­vía era al­go exó­ti­co fue­ra de los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, y ca­si na­die plan­tea­ba la dis­yun­ti­va tru­co o tra­to a la que se ha vis­to abo­ca­da la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Ra­joy, una vez re­no­va­do su con­tra­to de al­qui­ler en La Mon­cloa, de­di­ca­rá to­dos sus es­fuer­zos al úni­co asun­to que de ver­dad le preo­cu­pa. Se lo ex­pli­có en su mo­men­to a Pedro Sán­chez, sin que el so­cia­lis­ta –que es­cu­chó con aten­ción– le hi­cie­ra el me­nor ca­so. El en­ton­ces je­fe del PSOE es­ta­ba en otras ba­ta­llas y aho­ra ru­mia sus errores mien­tras to­da­vía sue­ña en que tie­ne po­si­bi­li­da­des de emu­lar a McArt­hur y su fa­mo­so “volveré”. Ba­ra­ja vol­ver a pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias pa­ra se­cre­ta­rio ge­ne­ral, sean cuan­do sean, pe­ro sa­be que sus po­si­bi­li­da­des de éxi­to se re­du­cen a una con­fron­ta­ción con Su­sa­na Díaz o con al­guien que se pre­sen­te ba­jo la pro­tec­ción y el im­pul­so de la pre­si­den­ta an­da­lu­za, que pa­ra al­gu­nos ha de­ja­do de ser la Sul­ta­na, pa­ra con­ver­tir­se en una mo­der­na lady Mac­beth del Gua­dal­qui­vir. Cual­quier otro as­pi­ran­te a lí­der so­cia­lis­ta, bus­ca­do co­mo si fue­ra un Te­no­rio, no ten­dría es­pe­cia­les di­fi­cul­ta­des en de­rro­tar a Sán­chez en unas pri­ma­rias que se ce­le­bra­rán cuan­do la ges­to­ra que pre­si­de Ja­vier Fer­nán­dez otee un lí­der via­ble –de tran­si­ción o per­ma­nen­te– y que tam­po­co es el ex­mi­nis­tro Jo­sé Bo­rrell, a pe­sar de sus ha­bi­li­da­des y su ver­bo bri­llan­te.

Ra­joy, cuan­do cre­yó o qui­so creer –no des­con­fian­za ga­lle­ga– que Sán­chez fa­ci-

LA AU­TÉN­TI­CA PREO­CU­PA­CIÓN DE RA­JOY ES PO­DER SA­CAR ADE­LAN­TE UNOS PRE­SU­PUES­TOS QUE EVI­TEN LAS MUL­TAS DE BRU­SE­LAS. SU­PE­RA­DO ESE ES­CO­LLO, EL DÍA A DÍA DE LA LE­GIS­LA­TU­RA MÁS COM­PLI­CA­DA DE LA DE­MO­CRA­CIA NO IN­QUIE­TA AL LÍ­DER DEL PP, QUE HA DE­MOS­TRA­DO SUS HA­BI­LI­DA­DES PO­LÍ­TI­CAS Y SER MÁS LIS­TO QUE SUS AD­VER­SA­RIOS

li­ta­ría me­dian­te abs­ten­ción su in­ves­ti­du­ra, le ex­pli­có que su úni­ca preo­cu­pa­ción era –y es– apro­bar unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que per­mi­tie­ran a Es­pa­ña evi­tar las po­si­bles mul­tas de Bru­se­las. Aho­ra, en­tre Ha­llo­ween y To­dos los San­tos, en­tre tru­co y tra­to, Ra­joy si­gue en sus tre­ce. Tra­ba­ja ya a con­tra­rre­loj pa­ra sa­car ade­lan­te unos Pre­su­pues­tos y, cuan­do lo con­si­ga, to­do lo de­más pa­sa­rá a un se­gun­do plano. In­clu­so el más que po­si­ble in­fierno par­la­men­ta­rio que le pre­pa­ran des­de el PSOE has­ta Po­de­mos, por­que unos y otros que­rrán vi­sua­li­zar el li­de­raz­go de la opo­si­ción, mien­tras Rivera in­ten­ta­rá se­guir a flo­te en un es­ce­na­rio tan re­vuel­to. El lí­der de Ciu­da­da­nos tie­ne la ven­ta­ja de que sin sus dipu­tados, cual­quier tra­to se com­pli­ca mu­cho más, aun­que Ra­joy, a par­tir de ma­yo, dis­pon­drá del ar­ma fi­nal de con­vo­car elec­cio­nes cuan­do le con­ven­ga.

Ja­vier Fer­nán­dez, tras dar la ca­ra e im­pul­sar la abs­ten­ción del PSOE co­mo mal me­nor, ha anun­cia­do la opo­si­ción so­cia­lis­ta a la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos. Es­tá en el guion, pe­ro los so­cia­lis­tas qui­zá ten­gan que des­de­cir­se, aun­que sea par­cial­men­te. El Go­bierno en mi­no­ría de Ra­joy tie­ne al­gu­nas ba­zas im­por­tan­tes en la mano. La pri­me­ra es apro­bar un de­cre­to-ley de pró­rro­ga pre­su­pues­ta­ria en el que po­dría in­cluir subida de pen­sio­nes y sa­la­rios de fun­cio­na­rios, fon­dos pa­ra la “Y vas­ca” del AVE y pa­ra las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Asun­tos a los que, en de­fi­ni­ti­va, al PSOE po­dría re­sul­tar­le di­fí­cil opo­ner­se y que, por otra par­te, el PNV, por ejem­plo, po­dría apo­yar, no so­lo sin pro­ble­mas, sino con un cier­to en­tu­sias­mo, por­que lo pre­sen­ta­ría a su clien­te­la co­mo éxi­tos de una ne­go­cia­ción. Se­ría –y ha­bría al­go de tru­co– un de­cre­to-ley in­ter­mi­na­ble, por­que in­clui­ría al­go así co­mo unos Pre­su­pues­tos en la som­bra. Tam­bién se­ría lo más prác­ti­co pa­ra cal­mar a Bru­se­las y evi­tar mul­tas. Lue­go, avan­za­ría una le­gis­la­tu­ra in­fer­nal por la que, sin em­bar­go, Ra­joy es­tá con­ven­ci­do de que pue­de tran­si­tar in­có­mo­do pe­ro se­gu­ro. Y si to­do fa­lla, elec­cio­nes otra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.