Pe­li­gro pa­ra Su­sa­na Díaz

Tiempo - - PORTADA -

cuen­ta que en las ge­ne­ra­les del pa­sa­do 26 de ju­nio ob­tu­vo el 22,7% de los su­fra­gios y que en di­ciem­bre de 2015 ha­bía ob­te­ni­do un 22,01%, pe­ro que la subida del PP en­tre am­bas hi­zo ba­jar en cin­co el nú­me­ro de dipu­tados del PSOE (de 90 a 85). Con ese 15% a 17% de su­fra­gios, la he­ca­tom­be elec­to­ral del PSOE po­día ser de tal mag­ni­tud que, ade­más de po­ner en ban­de­ja al PP que sa­ca­ra una di­fe­ren­cia de más de 50 dipu­tados a la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca (que no se­ría el PSOE), trae­ría con­si­go un nue­vo ma­pa po­lí­ti­co que pon­dría en se­rio pe­li­gro al­gu­nos Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos en los que los pre­si­den­tes son so­cia­lis­tas gra­cias a los apo­yos re­ci­bi­dos en las in­ves­ti­du­ras por fuer­zas tan dis­pa­res co­mo Po­de­mos o Ciu­da­da­nos. Y den­tro de ese sa­co de po­si­bles pac­tos ro­tos fi­gu­ra tam­bién el de An­da­lu­cía, don­de Su­sa­na Díaz, a la que no po­cos mi­li­tan­tes acu­san de to­dos los ma­les del PSOE, fue in­ves­ti­da pre­si­den­ta con los vo­tos de Ciu­da­da­nos des­pués de 81 días de ne­go­cia­cio­nes. “Con un PP ins­ta­la­do en la ma­yo­ría ab­so­lu­ta con la úni­ca ayu­da de Ciu­da­da­nos, Su­sa­na Díaz se ve­ría abo­ca­da muy pro­ba­ble­men­te a te­ner que echar­se en ma­nos de Po­de­mos pa­ra se­guir go­ber­nan­do o ti­rar por la ca­lle de en me­dio y con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das y eso, en es­tos mo­men­tos, po­dría ser un sui­ci­dio”. Así ra­zo­na una de es­tas fuen­tes so­cia­lis­tas cuan­do jus­ti­fi­ca que lo úni­co que no po­día ha­cer el PSOE en es­tos mo­men­tos es ir a unas ter­ce­ras elec­cio­nes, “por­que ade­más –ar­gu­men­ta– tam­bién po­drían caer co­mo fi­chas de do­mi­nó de­ce­nas de Go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les”.

Y acer­ca del pa­pel de Su­sa­na Díaz en to­da es­ta re­frie­ga y los con­ti­nuos di­mes y di­re­tes so­bre si la lí­der de la fe­de­ra­ción an­da­lu­za (la más po­de­ro­sa y nu­me­ro­sa del PSOE) quie­re ser la pró­xi­ma se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, hay quie­nes tie­nen du­das de si fi­nal­men­te da­rá el pa­so. Pa­ra ello po­nen so­bre la me­sa el he­cho de que una par­te im­por­tan­te de los apo­yos re­ci­bi­dos por quie­nes quie­ren exi­gir una con­sul­ta a la mi­li­tan­cia cuan­to an­tes vie­nen pre­ci­sa­men­te de An­da­lu­cía. “Ade­más –aña­de la mis­ma fuen­te–, hay que te­ner en cuen­ta que fue­ra de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz tie­ne muy po­co apo­yo en­tre la mi­li­tan­cia y los vo­tan­tes”. “De ahí –se­ña­la des­pués– que la man­da­ta­ria an­da­lu­za y su en­torno quie­ran re­tra­sar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.