Pro­ta­go­nis­mo par­la­men­ta­rio

Tiempo - - PORTADA -

le­gis­la­tu­ra so­lo con su ma­yo­ría ab­so­lu­ta, los diseñadores de la ho­ja de ru­ta han te­ni­do en cuen­ta que to­do de­pen­de del qué, el có­mo y el cuán­do. La Cons­ti­tu­ción y el re­gla­men­to del Con­gre­so (que es una ley or­gá­ni­ca) de­jan cla­ro que el Go­bierno pue­de ve­tar in­clu­so la to­ma en con­si­de­ra­ción por el Par­la­men­to de las pro­po­si­cio­nes de ley que se ha­gan des­de los par­ti­dos de la opo­si­ción siem­pre que su­pon­gan mo­di­fi­ca­cio­nes de gas­tos o in­gre­sos. “La opo­si­ción no go­bier­na; lo ha­ce el Go­bierno con con­trol de la opo­si­ción –se­ña­lan las fuen­tes con­sul­ta­das por TIEM­PO–, pe­ro eso no se­rá un obs­tácu­lo pa­ra que ha­ya con­tra­rre­for­mas en al­gu­nos de los pun­tos en los que ca­si to­dos es­ta­mos de acuer­do, me­nos, ob­via­men­te, el PP”. Una de esas re­for­mas a tum­bar es la la­bo­ral. “El cam­bio de mu­chos de los pre­cep­tos que aho­ra de­jan en ma­nos de los em­pre­sa­rios las de­ci­sio­nes so­bre las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, sin ne­ce­si­dad in­clu­so de ne­go­ciar con los tra­ba­ja­do­res, pue­den ser rea­li­za­dos sin que el Go­bierno se opon­ga por mo­ti­vo de cam­bios en el gas­to de di­ne­ro pú­bli­co, por­que no afec­tan en ab­so­lu­to al Pre­su­pues­to del Es­ta­do”, aseguran. E igual pa­sa con la lla­ma­da Ley Mor­da­za, que tam­po­co tie­ne im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas. Sen­das pro­po­si­cio­nes de ley po­drían aca­bar con­vir­tién­do­se en le­yes, aun­que to­do pa­re­ce in­di­car que el Par­ti­do Po­pu­lar se aven­drá a ne­go­ciar pa­ra di­la­tar los pla­zos y se­guir go­ber­nan­do.

Don­de sí se pue­de to­par con pro­ble­mas es en la con­tra­rre­for­ma pa­ra tum­bar la nue­va ley de edu­ca­ción (la Lom­ce), por­que aquí sí que el cam­bio de cri­te­rio en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos tie­ne un cos­te pa­ra el era­rio pú­bli­co. “Pe­ro siem­pre se pue­de pac­tar una mo­di­fi­ca­ción pre­su­pues­ta­ria o la con­va­li­da­ción de otras nor­mas por el Con­gre­so a cam­bio de un nue­vo pac­to edu­ca­ti­vo que eli­mi­ne la im­pron­ta que de­jó el Par­ti­do Po­pu­lar en el tex­to le­gal”.

La otra ley fun­da­men­tal pa­ra se­guir go­ber­nan­do es la de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, que el nue­vo Eje­cu­ti­vo que for­me Ma­riano Ra­joy ten­drá que ela­bo­rar, en­viar al Con­gre­so y ne­go­ciar su apro­ba­ción, por­que los 170 es­ca­ños que su­ma con Ciu­da­da­nos no se la aseguran. Le ha­cen fal­ta seis vo­tos más. Pe­ro aquí Ra­joy pa­re­ce muy tran­qui­lo, a pe­sar de que Ja­vier Fer­nán­dez, el pre­si­den­te de la ges­to­ra so­cia­lis­ta, ha­ya di­cho que el PSOE no va a apo­yar los Pre­su­pues­tos del PP.

Otro asun­to ur­gen­te es el del sis­te­ma de pen­sio­nes. Ra­joy se com­pro­me­tió en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra a con­vo­car el Pac­to de To­le­do, pe­ro los vo­tos del PSOE son ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios pa­ra que ha­ya acuer­do y sus pos­tu­la­dos es­tán más cer­ca de los de Po­de­mos que de los del PP, con lo que la ne­go­cia­ción pue­de ser du­ra. Y to­do ello sin ol­vi­dar que es­ta le­gis­la­tu­ra pue­de ser la que aco­me­ta fi­nal­men­te la re­for­ma elec­to­ral, en la que la pos­tu­ra de los po­pu­la­res tam­bién es­tá le­jos de la del res­to de los gru­pos po­lí­ti­cos.

El PSOE quie­re re­cu­pe­rar vo­tos y fre­nar a Pa­blo Igle­sias, que ya se ha au­to­nom­bra­do lí­der de la opo­si­ción, aun­que Po­de­mos tie­ne me­nos es­ca­ños.

Ma­ni­fes­ta­ción fren­te a la se­de del PSOE el 1 de oc­tu­bre, po­co an­tes de la reunión del Co­mi­té Fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.