La es­tu­pi­dez del in­te­li­gen­te

Tiempo - - VIVIR - IG­NA­CIO VIDAL-FOLCH

Ano­che ce­né con un ami­go que, des­de que fue nú­me­ro uno de su pro­mo­ción en unas opo­si­cio­nes de má­xi­ma exi­gen­cia, se ha man­te­ni­do muy in­for­ma­do en su es­pe­cia­li­dad, de for­ma que se pue­de de­cir que en esa ma­te­ria es uno de los hom­bres más sa­bios, lú­ci­dos y fia­bles de Es­pa­ña. Aho­ra bien, nos pu­si­mos a ha­blar de po­lí­ti­ca y cons­ta­té, cons­ter­na­do, que se aca­lo­ra­ba en la de­fen­sa de las ideas más sim­ples, re­duc­cio­nis­tas, ele­men­ta­les y equi­vo­ca­das del es­pec­tro de ba­ga­te­las po­lí­ti­cas de hoy. ¿Có­mo es po­si­ble, pen­sé, que sien­do tan in­te­li­gen­te sea tan ton­to?

Su­pon­go que to­dos he­mos co­no­ci­do a gen­te así: ex­ce­len­tes en lo su­yo y muy de­cep­cio­nan­tes en lo de­más, co­mo lo era Ra­ci­ne pa­ra Di­de­rot, se­gún es­te ex­pli­ca en El so­brino de Ra­meau.

Un hom­bre ob­se­sio­na­do por es­to fue el fi­ló­so­fo, po­le­mis­ta e in­flu­yen­te pe­rio­dis­ta Jea­nF­ra­nçois Re­vel (1924-2006). En sus in­tere­san­tes me­mo­rias El la­drón en la ca­sa va­cía vuel­ve una y otra vez al es­tu­por ra­yano con la an­gus­tia que sien­te al co­no­cer a per­so­na­li­da­des de gran in­te­li­gen­cia pe­ro en su es­pe­cia­li­dad; en lo de­más, ton­tos del bo­te. En­tien­do que es­te fe­nó­meno le in­tere­sa­se mu­cho pues él lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en sí mis­mo: sien­do un bri­llan­te egre­sa­do de Fi­lo­so­fía de la Éco­le Nor­ma­le Su­pé­rieu­re, la ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria más pres­ti­gio­sa y se­lec­ti­va de Fran­cia, ca­yó co­mo un pa­le­to en la sec­ta del char­la­tán ar­me­nio Geor­ge Gurd­jieff, hom­bre pró­di­go en pa­tra­ñas tras­cen­den­ta­les. Cuan­do se li­be­ró de la adic­ción a aquel ven­de­dor de hu­mo des­cu­brió, me­di­tan­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia, que “la ca­pa­ci­dad de los hom­bres pa­ra per­sua­dir­se de la ve­ra­ci­dad de cual­quier teo­ría, de cons­truir en su ca­be­za el an­da­mia­je jus­ti­fi­ca­ti­vo de cual­quier sis­te­ma, por ex­tra­va­gan­te que sea, sin que la in­te­li­gen­cia ni la cul­tu­ra pue­dan im­pe­dir esa in­to­xi­ca­ción ideo­ló­gi­ca” es in­men­sa. A par­tir de en­ton­ces, co­mo guia­do con un sex­to sen­ti­do, de­tec­ta­ba la in­cur­sión de los de­más en el error, en unos ca­sos, por pe­re­za de pen­sar y en otros, por la con­ve­nien­cia aco­mo­da­ti­cia de adap­tar­se a la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria.

Así, di­ce de un gran bió­lo­go: “En el in­te­rior de su dis­ci­pli­na po­seía una gran ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción exac­ta y de ra­zo­na­mien­to ri­gu­ro­so. Pe­ro es­ta ca­pa­ci­dad le aban­do­na­ba en cuan­to sa­lía de su te­rreno. En­ton­ces se im­buía de otra per­so­na­li­dad. Es­te

TO­DOS HE­MOS CO­NO­CI­DO GEN­TE EX­CE­LEN­TE EN LO SU­YO Y DE­CEP­CIO­NAN­TE EN LO DE­MÁS

des­do­bla­mien­to cau­sa mu­chas víc­ti­mas en­tre los cien­tí­fi­cos”. No so­lo en­tre los cien­tí­fi­cos: “En los ar­tis­tas más ad­mi­ra­bles, el ge­nio crea­dor pue­de co­exis­tir con la es­tu­pi­dez y la co­bar­día –Pi­cas­so es un ejem­plo ca­la­mi­to­so–, y uno se pre­gun­ta có­mo es que nues­tra épo­ca no ha re­vi­sa­do más el mi­to del in­te­lec­tual co­mo fa­ro y guía de su épo­ca, y, so­bre to­do, co­mo maes­tro de vir­tud in­fa­li­ble­men­te si­tua­do del la­do de los de­fen­so­res de la jus­ti­cia”. La ne­ce­dad de los ne­cios la da­mos por des­con­ta­da y no nos tur­ba. Es la ne­ce­dad de los in­te­li­gen­tes lo tur­ba­dor, lo sor­pren­den­te, lo in­quie­tan­te. Tal vez por­que cues­tio­na la ín­ti­ma con­vic­ción de ca­da uno de ser in­te­li­gen­te en un mun­do lo­co, lleno de bo­bos y gen­te ex­tra­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.