Cuan­do di­ces lo que li­bre­men­te pien­sas, los dog­má­ti­cos te lla­man dog­má­ti­co. Siem­pre

Tiempo - - VIVIR -

dis­tin­ta, en­te­rra­dos has­ta los mus­los en un odio co­mún des­de que allí los pin­tó Fran­cis­co de Go­ya.

Es­te cos­mo­nau­ta, gra­cias a una no­vie­ta que tu­vo de un mi­ni­par­ti­do que ha­bía, Uni­fi­ca­ción Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña, apren­dió que no hay que te­ner mie­do a ha­blar en pú­bli­co y que es un dis­pa­ra­te que la iz­quier­da ha­ya re­nun­cia­do a la idea de Es­pa­ña pa­ra caer bien a los na­cio­na­lis­tas, que son, por de­fi­ni­ción, con­ser­va­do­res. Y apren­dió que cuan­do di­ces lo que li­bre­men­te pien­sas, los dog­má­ti­cos te lla­man dog­má­ti­co. Siem­pre. Pe­ro no es so­lo lo que Juan cuen­ta; es có­mo lo cuen­ta. Re­la­ta el día del 11-M y lo pri­me­ro que con­fie­sa es que no re­cuer­da si aquel día llo­vió o no. Y lue­go usa la alu­ci­nan­te téc­ni­ca na­rra­ti­va con que Um­ber­to Eco nos con­tó có­mo era una por­ta­da ro­má­ni­ca, o la que Wi­lliam Man­ches­ter uti­li­zó pa­ra re­la­tar, se­gun­do a se­gun­do, có­mo ma­ta­ron a Ken­nedy, y yux­ta­po­ne in­nu­me­ra­bles tra­zos, anéc­do­tas de co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos, ges­tos mí­ni­mos, fra­ses fu­ga­ces, te­se­las de un in­men­so mo­sai­co que, si uno se ale­ja lo bas­tan­te, for­man la ima­gen atroz de aque­llos tre­nes re­ven­ta­dos y de aque­llas ho­ras. Y re­su­me: “Ma­drid te­nía ca­ra de pas­mo, Ma­drid te­nía ca­ra de pe­na, Ma­drid te­nía ca­ra de no pa­sa­rán”.

Juan, mur­ciano en la cor­te del des­tro­na­do rey Ar­tur (Mas), ha apren­di­do que “na­die se mues­tra tan a dis­gus­to en Es­pa­ña, y en com­pa­ñía de otros es­pa­ño­les, co­mo un es­pa­ñol cual­quie­ra”; que la ma­rea ali­men­ta­da de la fra­se “pu­tos ca­ta­la­nes” es re­trans­mi­ti­da, re­co­pi­la­da, au­men­ta­da y fi­nal­men­te di­fun­di­da en Ca­ta­lu­ña por los me­dios ofi­cia­les, has­ta lo­grar otra ma­rea igual­men­te ira­cun­da, la del “pu­tos es­pa­ño­les”: el esparcimiento del odio. Juan, ese cos­mo­nau­ta que pa­re­ce di­se­ña­do por Saint-Exu­péry y que ya ha en­con­tra­do la flor a la que amar, sa­be que los es­pa­ño­les so­mos los úni­cos se­res vi­vos del pla­ne­ta ca­pa­ces de dis­fru­tar con su pro­pia des­gra­cia; de des­do­blar­se en dos en­tes cor­pó­reos pa­ra ser, a la vez, el ahor­ca­do por im­bé­cil y el que se bur­la del ahor­ca­do al pie del ca­dal­so.

Y lue­go se va a la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da y em­pie­za a ha­blar con la gen­te, con esa in­men­sa mul­ti­tud enamorada de un sue­ño, de una uto­pía, del se­ñue­lo cien ve­ces re­pe­ti­do de la fe­li­ci­dad; y ha­bla con unas chi­qui­llas pin­ta­rra­jea­das co­mo pa­ra un car­na­val, que se po­nen muy se­rias pa­ra de­cir­le: “Es­ta­mos pi­dien­do li­ber­tad por­que es­ta­mos har­tas de Es­pa­ña”; y lo ve to­do con ojos de cos­mo­nau­ta asom­bra­do y lue­go es­cri­be, sin anes­te­sia: “Es­ta de­mos­tra­ción mul­ti­tu­di­na­ria ha­ce que uno se pre­gun­te cuán­to tiem­po más pue­de pos­ter­gar­se la ava­lan­cha”.

No llo­vió el 11-M, Juan. No por la ma­ña­na. Sí por la tar­de. Pe­ro da igual. Tú si­gue con lo que es­tás ha­cien­do. No te do­bles ni te rom­pas. Y si­gue con­tán­do­lo así. Exac­ta­men­te así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.