Las po­ten­cias que en 1918 crea­ron Che­cos­lo­va­quia la sa­cri­fi­ca­ron an­te Hitler en 1938

Tiempo - - VIVIR -

na­cio­nes his­tó­ri­cas cos­lo­va­quia, amal­ga­man­do dos pue­blos es­la­vos de len­gua pa­re­ci­da, pe­ro dis­tin­tos por su re­li­gión y per­fil de desa­rro­llo.

Ma­saryk lo­gró ejer­cer una gran in­fluen­cia. En 1916 creó un Con­se­jo Na­cio­nal Che­cos­lo­va­co, pre­si­di­do por él, que se con­ver­ti­ría en el Go­bierno en el exi­lio, y tam­bién una or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na pa­ra con­tro­lar a los in­de­pen­den­tis­tas que ha­bía en Che­cos­lo­va­quia, a la que lla­mó sin ru­bor la Maf­fia. Tras la caí­da del zar fue a Ru­sia y, con los pri­sio­ne­ros che­cos­lo­va­cos que te­nían los ru­sos, lo­gró for­mar un ejér­ci­to pa­ra lu­char con­tra los aus­tria­cos, aun­que ter­mi­na­ría en Si­be­ria, par­ti­ci­pan­do en la gue­rra ci­vil ru­sa. La Legión Che­ca se con­vir­tió en la prin­ci­pal fuer­za mi­li­tar fren­te al Ejér­ci­to Ro­jo, lo que pro­mo­vió las sim­pa­tías por Che­cos­lo­va­quia en Oc­ci­den­te. Lue­go, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos en­tró en la gue­rra, Ma­saryk fue allí y ob­tu­vo el apo­yo del pre­si­den­te Wil­son. En oc­tu­bre de 1918 el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro en­tró en co­ma pro­gre­si­vo. Ma­saryk lan­zó la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia en Was­hing­ton, mien­tras que los na­cio­na­lis­tas to­ma­ron el po­der en Pra­ga, pro­cla­man­do la Re­pú­bli­ca el día 28. El 14 de no­viem­bre, Ma­saryk fue ele­gi­do pri­mer pre­si­den­te de un país que ade­más de jun­tar a che­cos y es­lo­va­cos –con po­co en­tu­sias­mo de es­tos– se ex­ten­día por la Ru­te­nia de et­nia ucra­nia­na e in­cluía mi­no­rías muy nu­me­ro­sas de ale­ma­nes, hún­ga­ros e in­clu­so po­la­cos. ¡Tan­to cri­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.