ONDIÑAS VE­ÑEN E VAN

Tiempo - - VIVIR -

Qui­zá us­te­des for­men par­te de la legión de me­lin­dro­sos de in­te­rior que, cuan­do se van a me­ter en el mar en ve­rano, po­nen ca­ra de las Sie­te An­gus­tias cuan­do una oli­ta les sal­pi­ca el me­dio mus­lo. Bien. Ahí tie­nen a los par­ti­ci­pan­tes en el con­cur­so anual de surf de Na­za­ré, un pue­blo de Por­tu­gal que es­tá a unos cien ki­ló­me­tros al nor­te de Lis­boa. La par­ti­cu­lar con­fi­gu­ra­ción oro­grá­fi­ca de la cos­ta ha­ce que allí las ondiñas al­can­cen, con to­da na­tu­ra­li­dad, los vein­te me­tros de al­tu­ra. Lle­gan cam­peo­nes de to­do el mun­do a ca­bal­gar so­bre ellas con una ta­bla. No sa­len de la pla­ya: se ti­ran a por ellas des­de mo­tos de agua. Y, co­mo pue­den ima­gi­nar, ni uno so­lo di­ce el cé­le­bre ja­cu­la­to­ria que co­no­ce­mos bien: “Brrr, es­tá he­la­da”. Que lo es­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.