ÚBEDA

Tiempo - - VIVIR -

SEn di­ciem­bre, mú­si­cos, com­po­si­to­res y can­tan­tes de to­do el mun­do se dan ci­ta en su Fes­ti­val de Mú­si­ca An­ti­gua, cu­yo ob­je­ti­vo es ha­cer un re­co­rri­do so­bre la mú­si­ca des­de las com­po­si­cio­nes más con­ser­va­do­ras has­ta las más pro­gre­sis­tas, pa­san­do por aque­llas más clá­si­cas y más van­guar­dis­tas. Ha­ce unas se­ma­nas, los in­ge­nie­ros de Goo­gle pu­bli­ca­ron un ar­tícu­lo en el que re­ve­la­ban sus pla­nes de ha­cer­se con la “su­pre­ma­cía cuán­ti­ca”. Sin más de­ta­lles que su par­ti­ci­pa­ción en la ca­rre­ra por desa­rro­llar el pri­mer or­de­na­dor cuán­ti­co pro­gra­ma­ble, mu­chos in­ves­ti­ga­do­res de es­te cam­po creen que el equi­po es­tá a pun­to de con­se­guir el dis­po­si­ti­vo más avan­za­do del pla­ne­ta, se­gún la re­vis­ta New Scien­tist.

En 2013, Goo­gle y la NASA ad­qui­rie­ron uno de los tres or­de­na­do­res cuán­ti­cos que la ca­na­dien­se D-Wa­ve Sys­tems ha­bía co­mer­cia­li­za­do en el mun­do, cu­yo pre­cio ron­dó los 15 mi­llo­nes de dó­la­res (13,7 mi­llo­nes de eu­ros). Mu­chos ex­per­tos se­ña­la­ron que no se tra­ta­ba de un or­de­na­dor es­tric­ta­men­te cuán­ti­co de­bi­do a que las le­yes de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca son vá­li­das en el mun­do mi­cros­có­pi­co; a una es­ca­la ma­yor, las im­per­fec­cio­nes se mul­ti­pli­can.

Un gran cam­bio.

Los ex­per­tos aseguran que es­ta­mos an­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma cien­tí­fi­co y eco­nó­mi­co, con re­per­cu­sio­nes a es­ca­la glo­bal. Y to­do gra­cias a una ra­ma de la fí­si­ca que con­tra­ria­ba al mis­mí­si­mo Eins­tein, que a pe­sar de ha­ber da­do con sus prin­ci­pios se­guía sin po­der creer que el Uni­ver­so “ju­ga­se a los da­dos”, pues el fí­si­co ne­ga­ba que las par­tí­cu­las se com­por­ta­sen de una for­ma tan apa­ren­te­men­te alea­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.