Be­go­ña y Gi­se­la Tra­po­te, jun­tas

La ac­tual es­po­sa del em­pre­sa­rio Pedro Tra­po­te coin­ci­dió con su ter­ce­ra ex, la ve­ne­zo­la­na Gi­se­la Betancourt, en un des­fi­le de Sil­via Tche­ras­si or­ga­ni­za­do por la ele­gan­te Carmen Va­li­ño, mas­ter class de las re­la­cio­nes pú­bli­cas en Ma­drid.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MARIÑAS

Ju­gó pe­ro no des­pis­tó en su ca­si co­que­teo in­for­ma­ti­vo. Un sí pe­ro no lleno de in­con­cre­cio­nes al tiem­po que dan­do pis­tas. Es­tu­vo de­li­cio­sa , cá­li­da y bri­llan­te co­mo los dia­man­tes de los que aho­ra es ima­gen. Tal pa­ra cual, ya no le iban los clá­si­cos per­lo­nes de Suá­rez, a los que apor­tó du­ran­te años su opa­ci­dad orien­tal. Pa­re­cían na­ci­dos el uno pa­ra la otra, pe­ro es­te cam­bio sus­tan­cial en lo eco­nó­mi­co re­fle­ja me­jor el es­ta­do aními­co de Isabel aho­ra que re­ba­sa su his­to­rial con el oc­to­ge­na­rio Ma­rio Var­gas Llo­sa, a quien una uni­ver­si­dad aus­tria­ca ha nom­bra­do doc­tor ho­no­ris cau­sa. Isabel lo acom­pa­ña a to­do, es her­mo­so bas­tón en el que apo­yar­se. Su unión su­po­ne do­ble cu­ra re­ju­ve­ne­ce­do­ra co­mo los ma­sa­jes dos ve­ces por se­ma­na que re­ci­ben en Mas­su­meh, una te­ra­pia cu­tá­nea muy de mo­da en­tre las vips ca­pi­ta­li­nas. Cuen­ta lo jus­to sin com­pro­me­ter­se: “Es­pe­ro que nues­tra bo­da sea una sor­pre­sa in­clu­so pa­ra los más ín­ti­mos. Ma­rio y yo so­mos muy so­sos pa­ra eso. Es­ta­mos bien. Ma­rio me pi­dió ma­tri­mo­nio, pe­ro aún no hay ani­llo. Me pa­re­ce in­ne­ce­sa­rio an­dar con pri­sas. Pe­ro ten­go cla­ro que se­rá al­go ín­ti­mo y ca­si se­cre­to. Ya tu­ve una bo­da mul­ti­tu­di­na­ria. Y fue un ho­rror.”

¿Te re­fie­res a la ca­si vein­tea­ñe­ra con Ju­lio Igle­sias aho­ra re­su­ci­ta­da en un li­bro don­de re­cuer­dan que te pa­sas­te to­da la ce­re­mo­nia llo­ran­do? –le pre­gun­to–. Al­fre­do Frai­le tam­bién nos lo con­ta­ba el otro día en la Pe­ña IV Po­der.

“Ado­ro a Al­fre­do y a Ma­ría Eu­ge­nia. So­mos gran­des ami­gos y he­mos com­par­ti­do mu­chas co­sas don­de hu­bo de to­do. No sé por qué ha­cen mar­ke­ting con no­so­tros si lue­go no so­mos los que des­cri­be. No en­tien­do esa pu­bli­ci­dad A su au­to­ra, so­lo la he vis­to dos ve­ces en mi vi­da”, me res­pon­de. Le co­men­to que el li­bro apor­ta de­ta­lles re­ve­la­do­res y pre­ci­sos, y me di­ce: “¿Sí? Nun­ca leo lo que es­cri­ben de mí”. ¿Ni cuan­do re­cien­te­men­te pu­bli­ca­ron que ven­días tu ca­sa?, in­sis­to. “Una ton­te­ría in­ven­ta­da. Ni se me pa­só por la ca­be­za”. Isabel, el tiem­po vue­la y no sois ni­ños... –le di­go con ca­ri­ño. “Vi­vi­mos mo­men­tos de paz, mo­men­tos fe­li­ces”, me res­pon­dió ajus­tán­do­se el am­plio es­co­te de su tra­je blan­co, mo­de­lo que le pa­re­ció “ho­rro­ro­so” a Carmen Lo­ma­na, pre­sen­te en es­te bau­tis­mo don­de ape­nas bri­lló. Isabel en­som­bre­ce cuan­to tie­ne al­re­de­dor. Le so­bra en­can­to. Siem­pre im­pac­ta y cau­ti­va des­de ha­ce cua­ren­ta años, cuan­do lle­gó de Ma­ni­la, su­pues­ta­men­te qui­ta­da de en me­dio pa­ra que se ol­vi­da­se de un play­boy que le do­bla­ba la edad. Man­dar­la a Es­pa­ña fue el re­me­dio de sus con­fia­dos pa­dres, pe­ro apa­re­ció Ju­lio y ca­si fue peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad: la em­ba­ra­zó a las po­cas se­ma­nas, pre­ci­pi­ta­ron la bo­da y, ocul­tan­do el em­ba­ra­zo, Chá­be­li na­ció en Lis­boa. Él to­da­vía no su­peró des­pe­dir­se ella en Ba­ra­jas cuan­do vol­vía de una gi­ra ar­gen­ti­na don­de, se­gún Frai­le, pen­do­neó de lo lin­do. Te­nía Ju­lio una no­via fi­ja lla­ma­da Ga­brie­la, com­par­ti­da con su exó­ti­ca mu­jer.

Carmen Mar­tí­nez-Bor­diú le abrió a Isabel sus achi­na­dos ojos que no creían lo que es­cu­cha­ban. En­ton­ces eran ve­ci­nas en

Los se­ño­res Rabat Ca­ro­li­na He­rre­ra

Paloma La­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.