Carmen Mar­tí­nez Bor­diú si­gue in­tere­san­do y pren­dan­do co­mo ha­ce me­dio si­glo

Tiempo - - VIVIR -

Fue el ma­ri­do que le lle­gó más hon­do. Des­pués se di­vor­cia­ría al en­ca­pri­char­se du­ran­te sie­te años del ita­liano Ro­ber­to Fe­de­ri­ci. En­vi­dia­ban no so­lo su be­lle­za, tam­bién se­me­jan­te pal­ma­rés amo­ro­so, inad­mi­si­ble en la nie­ta pre­fe­ri­da de Fran­co. Carmen trans­gre­dió la fal­sa y ab­sur­da do­ble mo­ral de aque­lla épo­ca, na­da nue­vo cuan­do, sien­do no­via de Jai­me de Rivera, se lió (y lió una bue­na) con Fernando de Ba­vie­ra, y su pa­dre, el aco­mo­da­ti­cio mar­qués de Vi­lla­ver­de, los pi­lló ha­cien­do la “es­ce­na del so­fá”. Es­ta­ba ca­sa­do y era her­mano de las prin­ce­sas Cris­ta y la aún re­fi­na­da Tes­sa. Carmen rom­pió mol­des, hi­zo tam­ba­lear­se El Par­do, don­de se crió, aun­que siem­pre tu­vo el apo­yo de su abue­la, la Ge­ne­ra­lí­si­ma. Man­tie­ne com­pli­ci­dad con Isabel, a la que su­peró en in­creí­ble pro­gre­sión sen­ti­men­tal, y a la que su sue­gra bau­ti­zó des­pre­cia­ti­va­men­te co­mo “la chi­na”. Ahí si­gue Carmen in­tere­san­do, pren­dan­do y en­tu­sias­man­do co­mo ha­ce me­dio si­glo. Que se di­ce pron­to.

Aun­que pa­ra sus­pen­se emo­cio­nal, nin­guno pa­re­ci­do a la mor­bo­sa coin­ci­den­cia de la ter­ce­ra es­po­sa de Pedro Tra­po­te con la ac­tual. Las in­vi­ta­ron al mis­mo des­fi­le de la ex­qui­si­ta Sil­via Tche­ras­si y se vie­ron las ca­ras por obra, gra­cia y re­cla­mo de Carmen Va­li­ño, una mas­ter class de las re­la­cio­nes pú­bli­cas. Na­da que ver con Lau­ra Sán­chez, odio­sa y ma­la co­le­ga, ale­jan­do a los in­for­ma­do­res que, en un an­ti­ci­po de mo­da fla­men­ca, vie­ron de le­jos a la muy pe­chu­go­na (los años lo des­cuel­gan to­do) Naty Abas­cal y a una des­fon­da­da Adria­na Ca­ro­li­na He­rre­ra. Tu­vo la ha­bi­li­dad de sen­tar en pri­me­ra fi­la a Be­go­ña Tra­po­te, cu­ña­da de Fe­li­pe González tras ca­sar­se el pre­si­den­te con su her­ma­na Mar. Siem­pre re­mo­re­na, Be­go­ña vio có­mo des­pla­za­ba a la exu­be­ran­te ve­ne­zo­la­na que la pre­ce­dió co­mo se­ño­ra Tra­po­te. Se dis­pa­ra­ron las mi­ra­das, más pen­dien­tes de ellas que de las re­crea­cio­nes mi­ni­ma­lis­tas ins­pi­ra­das en la ame­ri­ca­na Ann Truitt. Co­no­ce­do­res de cuán gene-

Mó­ni­ca Pont, Pi­lar Opor­to y Elsa An­ka Na­tas­ha Yo­lo­ven­ko Ivonne Re­yes Ma­ría Jo­sé Suá­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.