ROGER CA­SALS

Tiempo - - VIVIR - HER­NAN­DO F. CALLEJA MA­TE­MÁ­TI­CO

Pre­mio Vi­cent Ca­se­lles de In­ves­ti­ga­ción Ma­te­má­ti­ca y pre­mio Luis Ru­bio de Fran­cia, es una jo­ven y fir­me reali­dad de la al­ta in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­la. Tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts.

Co­lec­ciono sus­pen­sos en ma­te­má­ti­cas. Pa­ra con­so­lar­me me di­cen que tu­ve ma­los pro­fe­so­res; de lo con­tra­rio, me ha­bría enamo­ra­do de ellas.

Es­toy se­gu­ro de que po­dría­mos en­con­trar una ra­ma que le apa­sio­na­se. La ta­rea de los pro­fe­so­res de ma­te­má­ti­cas es to­do un desafío, da­do que se tra­ta de en­se­ñar una ma­ne­ra de pen­sar y, tan­to el pro­ce­so de com­pren­sión co­mo el crea­ti­vo, son ex­pe­rien­cias muy per­so­na­les. Es un go­zo ver có­mo los bue­nos pro­fe­so­res son to­da­vía ca­pa­ces de acer­car las ma­te­má­ti­cas a los alum­nos e ilu­sio­nar­nos en el mar de perlas que es­tas pro­veen.

Nos di­vi­den en­tre los de cien­cias y los de le­tras. Sin em­bar­go, us­ted ha­bla de la be­lle­za y uti­li­dad del len­gua­je ma­te­má­ti­co.

El len­gua­je ma­te­má­ti­co al­ber­ga, de­trás de ca­da pa­la­bra téc­ni­ca, una idea abs­trac­ta. Es­te sue­le ser fru­to de la crea­ti­vi­dad de mu­chos ma­te­má­ti­cos y un lar­go pro­ce­so de ma­du­ra­ción, cris­ta­li­zan­do al fi­nal las ideas que pro­vie­nen de la in­tui­ción y la ex­pe­ri­men­ta­ción. Por un la­do, es­to nos per­mi­te en­ten­der los pa­tro­nes de la na­tu­ra­le­za o de las ma­ra­vi­llo­sas te­se­las de la Al­ham­bra, y por el otro, su­po­ne una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de for­ma pre­ci­sa y efi­cien­te.

Se di­ce que la ca­li­dad de vi­da de­pen­de en gran me­di­da de los avan­ces en las ma­te­má­ti­cas. ¿Es­ta­mos en sus ma­nos pa­ra ser fe­li­ces?

En la es­truc­tu­ra so­cial eu­ro­pea y ame­ri­ca­na, el bie­nes­tar de­pen­de de nues­tra ca­pa­ci­dad de ga­ran­ti­zar ser­vi­cios co­mo la de­tec­ción de un tu­mor o la se­gu­ri­dad de una cuen­ta ban­ca­ria y, a su vez, me­jo­rar la ma­ne­ra en la que lle­va­mos es­tos a ca­bo. En pro­veer es­tos ser­vi­cios, las ma­te­má­ti­cas ejer­cen un pa­pel in­dis­pen­sa­ble: por ejem­plo, las trans­for­ma­das in­te­gra­les se usan cons­tan­te­men­te en to­mo­gra­fía y la arit­mé­ti­ca de las cur­vas elíp­ti­cas es una fuen­te esen­cial de pro­to­co­los de se­gu­ri­dad. Es­tá en las ma­nos de to­dos ser fe­li­ces, pe­ro in­ver­tir en ma­te­má­ti­cas es uno de los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra con­se­guir­lo.

Mu­chos ma­te­má­ti­cos, en­tre los que se en­cuen­tra, de­di­can sus in­ves­ti­ga­cio­nes a de­mos­trar con­je­tu­ras for­mu­la­das por otros. ¿No so­por­tan de­jar tras de sí una in­cóg­ni­ta?

¡Nos en­can­tan las in­cóg­ni­tas! En el pro­ce­so de re­sol­ver una con­je­tu­ra se pro­du­cen mu­chas más pre­gun­tas que res­pues­tas, y es­to es lo que man­tie­ne la bue­na di­ná­mi­ca en in­ves­ti­ga­ción. Una de las vir­tu­des de los ma­te­má­ti­cos es la cu­rio­si­dad y la con­se­cuen­te ca­pa­ci­dad de ha­cer pre­gun­tas: cuan­do se en­cuen­tra una so­lu­ción, in­me­dia­ta­men­te ten­de­mos a “¿se pue­de me­jo­rar la so­lu­ción?, ¿po­de­mos ge­ne­ra­li­zar el re­sul­ta­do?”. Pa­ra mí, la me­jor par­te de las ma­te­má­ti­cas es el pro­ce­so ha­cia la re­so­lu­ción.

Ha re­suel­to una con­je­tu­ra abier­ta más de cin­cuen­ta años. Con­se­gui­do el ob­je­ti­vo, ¿que­da el va­cío o va a for­mu­lar la pa­ra mor­ti­fi­car a sus co­le­gas?

¡Se­rá por fal­ta de con­je­tu­ras! La pro­pie­dad cen­tral de una con­je­tu­ra es que ten­ga la ca­pa­ci­dad de atraer in­te­rés y ge­ne­rar nue­vas ideas. Las con­je­tu­ras más cé­le­bres a lo lar­go de la his­to­ria son aque­llas cu­yos in­ten­tos de re­so­lu­ción han en­ri­que­ci­do las ma­te­má­ti­cas has­ta ex­tre­mos ex­cep­cio­na­les, lle­van­do mu­chas ve­ces a la crea­ción de nue­vas áreas en­te­ras de in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.