“La gue­rra de los án­ge­les de pa­ja” de Pe­dro Sán­chez

Tiempo - - NEWS - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Jo­sep Pla, ca­ta­lán y uno de los me­jo­res es­cri­to­res en cas­te­llano del si­glo XX, es­cri­bió en sus crónicas de la Re­pú­bli­ca que Ma­drid, en aque­llos tiem­pos, era “una ciu­dad in­fes­ta­da de ru­mo­res ca­tas­tró­fi­cos”. Ca­si cien años des­pués, mien­tras Ma­nue­la Car­me­na –y so­bre to­do su equi­po– es­pe­ra con ilu­sión –es así– el mo­men­to en el que pue­da prohi­bir la cir­cu­la­ción a la mi­tad de las vehícu­los, en fun­ción de su ma­trí­cu­la, los ru­mo­res go­zan de una sa­lud ex­ce­len­te, aun­que aho­ra no son tan ca­tas­tró­fi­cos, al me­nos por el mo­men­to.

La re­tran­ca y la ga­lai­ca con­cep­ción del tiem­po de Mariano Ra­joy ali­men­ta­ron ru­mo­res y qui­nie­las so­bre el nue­vo Gobierno has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Na­die sa­bía na­da an­tes del miér­co­les, pe­ro no im­pe­día que los nom­bres de quié­nes en­tra­ban y sa­lían del Gabinete flu­ye­ran con nor­ma­li­dad. El fi­nal, por aho­ra, de Pe­dro Sán­chez, tras la que mu­chos de sus par­ti­da­rios con­si­de­ran pa­té­ti­ca y erró­nea in­ter­ven­ción en el pro­gra­ma de Jor­di Évo­le, con­cen­tra ca­si la to­ta­li­dad del res­to de la ru­mo­ro­lo­gía. Des­ta­ca una ex­pli­ca­ción de có­mo se pre­ci­pi­tó su caí­da a raíz de la di­mi­sión de ca­si la mi­tad de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va del PSOE.

Miem­bros de con­fian­za del equi­po de Pe­dro Sán­chez, se­gún los ru­mo­res, se ha­brían pues­to en con­tac­to con el PNV, sin que na­die acla­re si fue con el por­ta­voz par­la­men­ta­rio, Ai­tor Es­te­ban, con el len­da­ka­ri, Íñi­go Ur­ku­llu, o con el pre­si­den­te del par­ti­do, An­do­ni Or­tú­zar. El ob­je­ti­vo de los so­cia­lis­tas era que los pe­neu­vis­tas, de na­cio­na­lis­ta/in­de­pen­den­tis­ta a na­cio­na­lis­ta/in­de­pen­den­tis­ta, ave­ri­gua­ran si los ca­ta­la­nes de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia y los de ERC apo­ya­rían de ver­dad un Gobierno de Pe­dro Sán­chez. An­tes, co­mo el pro­pio ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ad­mi­tió en Sal­va­dos, ha­bía ha­bi­do con­ver­sa­cio­nes con los na­cio­na­lis­ta/in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. “No hu­bo ne­go­cia­cio­nes”, pre­ci­san quie­nes es­tu­vie­ron al la­do de Sán­chez, pe­ro las con­ver­sa­cio­nes es­tu­vie­ron ahí.

Los lí­de­res del PNV, que aho­ra mis­mo es­tán en una po­si­ción po­lí­ti­ca re­la­ti­va­men­te có­mo­da, sin ma­yo­ría en el Par­la­men­to vas­co, pe­ro con más mar­gen de ma­nio­bra que an­tes, hi­cie­ron sus ges­tio­nes tras la con­sul­ta de los so­cia­lis­tas de Sán­chez. Con­sul­ta­ron, con o sin se­gun­da in­ten­ción, con los crí­ti­cos del en­ton­ces lí­der del PSOE que, en pri­mer lu­gar, pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo y, en se­gun­do lu­gar, con­si­de­ra­ron que se ha­bía en­cen­di­do la luz ro­ja. Aho­ra sí, te­nían in­di­cios de que Pe­dro Sán­chez es­ta­ba cer­ca de alum­brar un pac­to con Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas. El res­to de la his­to­ria es co­no­ci­da, con el es­pec­tácu­lo del Co­mi­té Fe­de­ral que aca­bó con la di­mi­sión del se­cre­ta­rio ge­ne­ral y que el ca­ta­lán Pe­re Gim­fe­rrer, el ma­yor poe­ta vi­vo ca­ta­lán –y qui­zá de la his­to­ria–, que vuel­ve a pu­bli­car en cas­te­llano, ha re­su­mi­do en dos ver­sos: “La gue­rra de los án­ge­les de pa­ja / se ha desata­do en ple­na os­cu­ri­dad”. No los pu­do in­cluir en su mag­ní­fi­co y di­fí­cil No en mis días, por­que es­ta­ba ya en má­qui­nas, a pun­to de apa­re­cer, y en el que, no sin al­go de her­me­tis­mo, ejer­ce su par­ti­cu­lar, du­ra y cul­tí­si­ma crí­ti­ca po­lí­ti­ca, por­que co­mo ha de­cla­ra­do en ABC, “me in­tere­sa más Sha­kes­pea­re, pe­ro lo que veo en los te­le­dia­rios me em­pu­ja a es­cri­bir”.

Gim­fe­rrer, miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, que ocu­pó el si­llón que de­jó va­can­te Vi­cen­te Alei­xan­dre, y que

MIEM­BROS DEL EQUI­PO DE SÁN­CHEZ HA­BRÍAN SON­DEA­DO AL PNV PARA QUE EXPLORASE LAS VER­DA­DE­RAS IN­TEN­CIO­NES DE LOS IN­DE­PEN­DEN­TIS­TAS CA­TA­LA­NES. LOS PE­NEU­VIS­TAS LO HA­BRÍAN CO­MEN­TA­DO CON LOS ME­NOS IDÓ­NEOS EN EL PSOE Y LOS CRÍ­TI­COS DE SÁN­CHEZ, CON ESA EX­CU­SA, ACE­LE­RA­RON SUS PLA­NES

es­cri­be y pu­bli­ca con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y bri­llan­tez en cas­te­llano co­mo en ca­ta­lán, cri­ti­ca en sus ver­sos al PSOE, al par­la­men­ta­ris­mo ac­tual, al po­pu­lis­mo que re­co­rre Eu­ro­pa y el mun­do e in­clu­so a al­gu­nas pro­pues­tas de Ciu­da­da­nos. El poe­ta ad­mi­te que qui­zá el 90% de sus lectores no en­tien­dan to­do lo que es­cri­be –des­de lue­go no es sen­ci­llo– y por eso, más o me­nos a su pe­sar, ofre­ce las cla­ves para me­jo­rar la com­pren­sión de sus ver­sos. Es­cri­be en Diós­cu­ros de Ju­lian As­san­ge y Ch­ris­ti­ne La­gar­de y no du­da en lla­mar fas­cis­tas a Do­nald Trump y Vla­di­mir Pu­tin: “Hoy las ca­mi­sas ne­gras van pli­sa­das. / Un maes­tral de Ven­ten­nio es­tá aran­do en Eu­ro­pa”. Tan bri­llan­te co­mo di­fí­cil para mu­chos, por­que hay que sa­ber que “el Ven­ten­nio” era el man­da­to de Mus­so­li­ni en Ita­lia, de 1923 a 1943. Ga­briel Ru­fián y otros no ves­ti­rían de ne­gro en cier­tos paí­ses.

Gim­fe­rrer, en Par­la­men­ta­ris­mo 2016, re­su­me en dos ver­sos el blo­queo po­lí­ti­co ya fi­na­li­za­do: “La mo­na de Te­tuán, el ai­re ro­jo, / la no­che de los án­ge­les sin voz”. El lec­tor, cla­ro, tie­ne que sa­ber que “la mo­na de Te­tuán” vie­ne de unos ver­sos de Cal­de­rón de la Bar­ca y que, en de­fi­ni­ti­va, es una for­ma de se­ña­lar a quie­nes ha­blan mu­cho para no de­cir na­da. El poe­ta es se­ve­ro con los so­cia­lis­tas y se re­mon­ta has­ta el con­gre­so de Su­res­nes, el que con­vir­tió en lí­der a Fe­li­pe Gon­zá­lez. Gim­fe­rrer vio allí “la ni­tro­gli­ce­ri­na dis­fra­za­da de rosa” y “es­ta­fa­dos” que qui­zá por eso “no da­rán se­pul­tu­ra al Sab­bat de Su­res­nes”. Y, co­mo ca­ta­lán, si­túa en el pac­to ori­gi­nal del PSOE y el PSC de Joan Ra­ven­tós los pro­ble­mas de los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes, que en­ton­ces ori­lla­ron a Jo­sep Pa­llach y los su­yos, al­go que des­cri­be co­mo “farsa de abril, lo­cos de abril, pe­ris­tas /cri­men de so­cie­dad en su­ce­dá­neo. / La pa­sión del er­satz (su­ce­dá­neo-re­cam­bio) con­de­nó a los mi­mé­ti­cos”. Qui­zá no sea fá­cil leer a Gim­fe­rrer, pe­ro tam­po­co en­ten­der la de­ri­va del PSOE y su “gue­rra de án­ge­les de pa­ja / desata­da en ple­na os­cu­ri­dad”, una gue­rra per­di­da por Pe­dro Sán­chez, cu­yo fu­tu­ro no se­rá el op­ti­mis­ta “oro de las ha­das” so­ña­do por el poe­ta.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.