MARIO E ISABEL, DE PUEN­TE EN DOHA

Tiempo - - NEWS -

El lunes 31 de oc­tu­bre se vio a Isabel Preys­ler en Ca­tar. La fi­li­pi­na lle­ga­ba a su ca­pi­tal, Doha, y se la po­día ver acom­pa­ña­da de una mu­jer que, di­cen, es una ami­ga. Pron­to sal­ta­ron las te­rro­rí­fi­cas alar­mas, en un día en que el mie­do y los sus­tos es lo que más po­ne al per­so­nal. Doha en 2001 fue la se­de de la pri­me­ra reunión a ni­vel mi­nis­te­rial para las ne­go­cia­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, lo que se co­no­ció co­mo la Ron­da de Doha. Allí, y por es­te mo­ti­vo, ha via­ja­do en an­te­rio­res oca­sio­nes el ex­po­lí­ti­co y pre­mio No­bel pe­ruano, para par­ti­ci­par en con­fe­ren­cias y en­tre­vis­tas y apor­tar su vi­sión y defensa de la cons­truc­ción de una Amé­ri­ca La­ti­na más eman­ci­pa­da del re­dil Atlán­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos. A prio­ri, no pa­re­ce un des­tino para que Isabel ha­ga un via­je en so­li­ta­rio, hu­yen­do de su pa­re­ja.

No hay cri­sis en­tre la da­ma y el es­cri­tor. Ella ha via­ja­do a la ca­pi­tal de Ca­tar para acu­dir a su en­cuen­tro. Pa­re­ce que Mario Var­gas Llo­sa ha­bría lle­ga­do an­tes, por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les. Po­co an­tes de em­bar­car en el avión, y des­pués del even­to de jo­ye­ría al que ella acu­die­ra po­nien­do su ima­gen, los dos se des­pi­die­ron en una ce­na en el aco­ge­dor res­tau­ran­te El Qüen­co de Pe­pa, en Ma­drid.

En Doha se ha visto a la de Ma­ni­la jun­to a una mu­jer que ca­li­fi­can de “ami­ga”. Han jus­ti­fi­ca­do la pre­sen­cia de es­ta ha­cien­do creer que con ella bus­ca­ba con­fi­den­cias y com­pa­ñía, tras po­ner dis­tan­cia de su no­vio. Pe­ro la acom­pa­ñan­te no es otra que una per­so­na de con­fian­za del es­cri­tor, que ha­bría acu­di­do a re­co­ger­la al ae­ro­puer­to, ya que él se en­con­tra­ba en me­dio de una se­sión de tra­ba­jo. La fi­li­pi­na ha que­ri­do acom­pa­ñar a su ya ca­si es­po­so a otro de sus múl­ti­ples com­pro­mi­sos.

Qui­zá a Isabel no le in­tere­se en ex­ce­so la la­bor pro­fe­sio­nal ni la evo­lu­ción po­lí­ti­ca de su nue­va pa­re­ja, le in­tere­sa Mario y có­mo se adapta a ella. Él, que es­cri­bió su en­sa­yo La ci­vi­li­za­ción del es­pec­tácu­lo,

“En nues­tros días, el in­te­lec­tual se ha es­fu­ma­do de los de­ba­tes pú­bli­cos, por lo me­nos de los que im­por­tan, y so­lo in­tere­sa si si­gue el jue­go de mo­da y se vuel­ve bu­fón”, ha lle­ga­do a de­cir el No­bel. Don Mario, in­te­lec­tual don­de los ha­ya, no se ha es­fu­ma­do de su en­cla­ve por de­fi­ni­ción, pe­ro pa­re­ce ha­ber co­men­za­do a co­ger­le el gus­to y el in­te­rés, tam­bién, a lo de se­guir el jue­go de mo­da. Lo de vol­ver­se bu­fón, son pa­la­bras del es­cri­tor, no de la que es­to es­cri­be.

Qui­zá in­ter­cam­bien co­no­ci­mien­tos y ella va­ya em­pa­pán­do­se, po­co a po­co, del vas­to sa­ber de su no­ble (el rey Juan Car­los con­ce­dió al re­pu­bli­cano el tí­tu­lo de mar­qués de Var­gas Llo­sa) y No­bel pa­re­ja. Doha es un buen des­tino para un via­je en el que él tra­ba­ja y ella acom­pa­ña y apren­de. Tam­bién una es­ca­la téc­ni­ca. El pe­ri­plo con­ti­núa. Y los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da, tam­bién.

Les que­dan to­da­vía mu­chas co­sas por ha­cer y apren­der jun­tos y, así, al Tiem­po le pi­den tiem­po. A ver si el Tiem­po es ge­ne­ro­so, y tiem­po les da. Ya lo es­cri­be Var­gas Llo­sa en su úl­ti­ma novela,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.